Alberto Fernández entre el Debate 2 y el fin de campaña
Con otra sorpresa
El candidato del Frente de Todos confía en volver a sorprender a Mauricio Macri hoy en el debate de la Facultad de Derecho. 

Que reniegue del coaching no quiere decir que no se prepare: para el debate de hoy en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Alberto Fernández se va a escribir cada una de sus intervenciones para después leerlas en voz alta y así medir el tiempo, para no pasarse ni quedarse corto, ejercicio al que está acostumbrado por su larga experiencia como docente universitario. Y si su jugada maestra en la Universidad Nacional del Litoral, debate para el que se preparó del mismo modo, fue la presencia en primera fila entre los invitados de Daniel Scioli, para esta noche el candidato a presidente del Frente de Todos también tiene un as en la manga que por obvios motivos no piensa revelar. A partir del lunes, se viene una apretada agenda de final de campaña que incluye una visita al Chaco y el cierre en Mar del Plata, junto a la senadora Cristina Fernández de Kirchner, el candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, y la candidata a intendenta Fernanda Raverta. Cerca de Fernández se ilusionan con que Luis Inácio Lula Da Silva, el detenido ex presidente de Brasil, recupere la libertad en estos días para poder invitarlo el 27 a compartir la probable jornada triunfal. Todas las encuestas que maneja el equipo del candidato a presidente del FdT dan una diferencia, como mínimo, de veinte puntos sobre la fórmula Macri-Pichetto. Y si se produce la victoria, el lunes 28 Fernández va a pensar en tomarse un descanso. Probablemente en México, después de visitar al presidente Andrés Manuel López Obrador. Porque si se consagra ganador el domingo próximo, el secretario de Asuntos Latinoamericanos mexicano , Maximiliano Reyes Zuñiga, con quien estuvo reunido ayer, le dijo a Fernández que el mandatario mexicano va a recibirlo como presidente electo.

--Qué hacés.

Ese fue el saludo que Fernández le dirigió a Macri el domingo pasado cuando lo cruzó en la Universidad del Litoral, minutos antes del debate. En cambio, con el resto de los candidatos, el trato fue más cálido. “Robertoooo”, le dijo a Lavagna. “Nico querido” a Del Caño. La frialdad de esa previa, cuentan cerca del candidato del FdT, quedó registrada en una serie de fotos en la que se ve al presidente aislado y al resto de los adversarios conversando animadamente. No se sabe aún cómo será el saludo de hoy, pero cerca de Fernández dicen que éste debate es más complejo que el anterior por el temario (está incluido, por ejemplo, el tema seguridad ) y en el equipo de Fernández creen que esta vez Macri va a salir a atacar más duramente que en Santa Fe. Pero el candidato del FdT tiene un as en la manga que no va a revelar para no mostrar las cartas, pero que podría surtir un efecto parecido al de la presencia de Daniel Scioli en la primera fila del recinto del Paraninfo de la Universidad del Litoral para describirlo como la persona que en el debate de 2015 había dicho la verdad frente a las mentiras de Macri. “Alberto le adelantó a Daniel lo que iba a hacer. Le dijo ´venite, sentate en primera fila que yo te voy a reivindicar” contaron en el entorno del candidato. La jugada surtió efecto porque a Macri le costó reacomodarse a la alusión de Fernández y se cumplió el proverbio que reza que el que pega primero pega dos veces.

El domingo pasado, la senadora Cristina Fernández de Kirchner no estuvo presente en el primer debate y hoy tampoco va a ser de la partida: va a pasar el día de la madre en Río Gallegos y a celebrar el cumpleaños de la hija del diputado Máximo Kirchner, una de sus nietas. Pero Fernández y la senadora, como siempre, van a estar en permanente contacto telefónico.

Fernández va a terminar hoy de repasar los detalles de la organización de su exposición junto a Santiago Cafiero y el lunes va a seguir su campaña en Bahía Blanca y Olavarría. El martes va a estar en Buenos Aires, en su oficina de la calle México, y se va a sacar fotos con varios escritores que le van a ir a dar apoyo a su candidatura. Los nombres aún no trascendieron. El miércoles vuelven las giras: va a ir a la provincia de Chaco, a un acto al aire libre con los gobernadores del noreste y noroeste argentino. Va a tener una estética pop y cinematográfica parecida al del Día de la Lealtad peronista en La Pampa, acto muy elogiado por haber logrado que la esencia del peronismo conviviera con una puesta moderna en la que no faltaron los fuegos artificiales con los colores del Frente de Todos al final del acto.

El cierre de la campaña va a ser el jueves, en Mar del Plata. Aún se barajan dos locaciones posibles, pero la idea es que sea frente al mar. En los distintos actos se trabajó con el objetivo de mostrar los diferentes paisajes de la argentina: río, montañas, lagos y finalmente el mar. Para el cierre van a estar los integrantes de la fórmula presidencial y se van a sumar el candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, y la candidata a intendenta de Mar del Plata, Fernanda Raverta.

Luego vendrá la veda electoral y el domingo próximo será el gran día. Con la suerte ya echada, los candidatos irán a votar y a esperar los resultados a sus comandos de campaña. El de Fernández será el mismo que en la PASO: el complejo Art C de Chacarita. Y si esta semana, como se rumorea, Lula es liberado, cerca de Fernández no dudan en invitarlo al más que probable festejo de la jornada. Después, el candidato a presidente se tomará unos merecidos días de descanso. Si visita a López Obrador, muy probable si gana el comicio, el lugar elegido para poner una pausa puede que sea México.

Cerca de Fernández dicen que el candidato está tranquilo. Un poco enojado con Macri porque “está de joda mientras el país está incendiado”, dicen que comenta a sus íntimos, pero esperanzado en el triunfo. Una alta fuente contó a este diario que el candidato del FdT no es el único molesto con el presidente . El presidente del Banco Central, Guido Sandleris, lo llamó a Fernández en una ocasión para quejarse de la actitud indolente respecto de las reservas del líder de Juntos por el Cambio. Reservas que Fernández le pidió a Macri cuidar especialmente en la época en la que aún dialogaban.

Si bien Fernández sabe que la herencia que le va a tocar es pesada y no promete a sus votantes un jardín de rosas, cree que la renegociación de la deuda va a ser menos difícil de lo que considera todo el mundo. “Eso es porque los fondos de inversión, con los que él habla, están de su lado y saben que el Fondo Monetario Internacional es corresponsable de esta catástrofe”, dijo a este diario un hombre que pasa muchas horas por día con el candidato del FdT.

Las encuestas que manejan en su equipo son todas presenciales y las menos favorables dan veinte punto de ventajas al candidato del FdT por sobre el presidente Mauricio Macri, que ayer encabezó “La marcha del millón”.

Por lo pronto, hoy será el segundo debate. A las 21 horas y en la Facultad de Derecho, donde Fernández juega de local y el miércoles pasado tomó examen a sus alumnos de Teoría del Delito.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ