El caso de la docente Elina Jagou de Carlen
El Ejército la fusiló en casa.
El TOF de Santa Fe reconoció como "víctima del terrorismo de estado" a una maestra asesinada por la dictadura, que luego ocultó el crimen. 
Una escuela del norte lleva el nombre de Jagou.Una escuela del norte lleva el nombre de Jagou.Una escuela del norte lleva el nombre de Jagou.Una escuela del norte lleva el nombre de Jagou.Una escuela del norte lleva el nombre de Jagou.
Una escuela del norte lleva el nombre de Jagou. 

Desde Santa Fe

Elina Jagou de Carlen nació un 17 de octubre. Tenía 49 años cuando intentó cerrar una ventana en su departamento del primer piso, en Ituzaingó y Las Heras, y la fusilaron. "Heroica inocente", la llamó una escritora santafesina con quien compartía su vocación por la docencia. Cayó sobre un sofá con el cuello destrozado en esa siesta del 19 de enero de 1977. Su hija Graciela, de 18 años, testigo y sobreviviente, quedó shock. Su mamá fue la primera fusilada por una fuerza de tareas del Ejército y la Policía con más de 100 efectivos que después masacró a cuatro militantes montoneros que vivían en frente. Al día siguiente, la dictadura ocultó los crímenes bajo la propaganda del "enfrentamiento" y acusó por la muerte de la maestra a sus vecinos "subversivos" con la excusa de que ella se negó a abrir la puerta para que ocultaran a sus hijos: un niño de dos años y un bebé de 45 días, que sobrevivieron. El juicio ante el Tribunal Oral de Santa Fe fue histórico porque descubrió cómo operaba la maquinaria de la dictadura, calificó el operativo militar como una "emboscada" y una "masacre" que dejó cinco muertos y reconoció a la señora de Carlen como "víctima del terrorismo de estado". El fallo es un precedente en la provincia. "Estoy feliz. Es bueno que aunque hayan pasado tantos años se sepa la verdad y se haga justicia", dijo Graciela Carlen a Rosario 12.

Seis años después de la masacre, en julio de 1983, el último ministro de Educación de la dictadura José Carlos Marí Rousseau le puso el nombre de Elina Jagou de Carlen a una escuela de la Cuña Boscosa: la número 6263 del Kilómetro 302, departamento Vera, en el norte profundo. La resolución pondera su trayecto docente, pero omite el final: el plan de exterminio. "Compete a la obra educativa destacar las acciones de aquellos que comprendieron que en la educación de los niños descansa el futuro de la patria", dice. En noviembre de 1983, dos semanas antes de la vuelta de la democracia, se hizo el acto en la escuela. Graciela recuerda haber asistido a aquel homenaje. Y también recuerda el poema que le dedicó a su madre la escritora santafesina Vénera Vecchio. "Heroica víctima inocente de una época superada", la llamó.

Hasta en el juicio, algunos testigos repitieron la propaganda de la dictadura, que "tenían entendido" que a Carlen la habían matado los "subversivos". Graciela los desmintió. El Tribunal ponderó las pruebas y dio su veredicto. "La primera detonación fue de un proyectil de arma de fuego de grueso calibre". El disparo provino del techo de un vecino copado por la fuerza de tareas, a ocho metros de distancia del departamento de los Carlen, ingresó por la ventana e "impactó en el cuello" de Elina, "quien falleció tendida sobre el sillón del living", relata la sentencia.

Graciela se emociona por el punto 20 del fallo que reconoció la "calidad de víctima del terrorismo de estado" a su madre. "Es bueno que aunque hayan pasado tantos años se sepa la verdad y se haga justicia", dijo. "Al día siguiente de la muerte de mi mama, en un diario importante de la provincia salió que la habían matado los montoneros. ¡A mi mamá, la mataron los militares!", recordó. El diario es El Litoral, que el 20 de enero de 1977 publicó: "La señora que fue ultimada por los subversivos al negarse a que penetraran a su departamento es Elina Esther Jagou de Carlen".

En su alegato, las abogadas querellantes Lucila Puyol y Soledad Sánchez Jeanney le pidieron al Tribunal "medidas simbólicas" que reivindiquen a las víctimas. "Para garantizar un sentido integral de la reparación del daño es necesario rescatar la memoria de las víctimas de las violaciones a los derechos humanos, reconocer su dignidad y reconstruir su valor como personas", explicaron. "La recuperación de la memoria colectiva y el acceso a la verdad son elementos centrales de la reparación y representan además, garantías indirectas de no repetición". El nunca más al terrorismo de estado.

 

"En el juicio, Graciela Carlen, expuso el dolor que ha causado a la memoria de su madre, no haber sido reconocida como víctima directa del terrorismo de estado por no ser militante política". "Durante el debate oral" y conforme a las pruebas "se demostró que la muerte de Carlen fue el resultado directo del accionar represivo" de la fuerza de tareas. "Es necesario que la memoria de la víctima sea reparada", planteó la querella. Y solicitó al Tribunal que reconozca la responsabilidad estatal en el asesinato de Elina, su condición de víctima del terrorismo de estado -que es lo que ocurrió- y comunique la sentencia a los diarios que publicaron noticias "erróneas del caso de Ituzaingó y Las Heras" y "a los sitios digitales del Gobierno de la provincia y el Estado nacional".

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ