La revancha en la Bombonera definirá el futuro de la institución en todos los aspectos
Boca se encuentra entre River y la pared
¿Qué puede pasar en la Bombonera?¿Es definitivo el 2-0 de la ida o Boca tiene alguna chance? ¿Qué peligros acechan a River en un estadio que será un infierno? Dos periodistas de Líbero intentan encontrar las respuestas que se van abriendo en el análisis, poniendo el foco en uno y otro equipo. 
Imagen: Prensa Boca.

Fuimos muy ilusos, demasiado. Al igual que muchos, la mayoría de la cátedra futbolera, creímos que a la hora del desquite copero con River y en el partido más importante de su larga historia como técnico, Gustavo Alfaro dejaría de lado sus viejas ataduras y liberaría sus esquemas mentales. Que ante la necesidad de revertir el 0-2 de la ida en el Monumental para llegar a la final de la Libertadores, el técnico xeneize tomaría riesgos para él desusados y pondría en la cancha, el equipo más ofensivo posible. Pero nada de eso sucederá mañana.

Todo parece indicar que, a la hora de la verdad verdadera, Alfaro será igual a sí mismo. Y no se moverá un paso de sus robustas convicciones. “Si me toca morir, moriré con la mía”, piensa aunque no lo diga tan así. Por eso, saldrá a la Bombonera con el mismo dibujo de siempre: ese 4-4-2 que se hace 4-5-1 en defensa y que lo ha llevado hasta aquí, con todo lo bueno y lo malo.

A pocas horas del gran choque y justo en el momento clave del año, cuando todo el trabajo está puesto a consideración de los hinchas y los periodistas, Boca tambalea, vacila, no ofrece certezas individuales y colectivas, pierde funcionamiento y confianza partido a partido. De aquel equipo que pasó con holgura la llave de cuartos de la Copa ante la Liga Deportiva Universitaria de Quito, y que se deglutió con solidez y autoridad a San Lorenzo por la Superliga, no han quedado rastros. El 0-2 en el Monumental fue como un viento huracanado que no ha dejado nada en pie.

Ni siquiera los boquenses más fundamentalistas destilan esperanza para la revancha. Partidos son partidos, dice el viejo lugar común, y hay que jugarlos. Más en una Bombonera que como pocas veces, será una olla de altísima presión. Boca puede hacerlo sufrir a River. Mucho más si emboca un gol en los 15 minutos iniciales. Y no es una misión imposible hacer los dos goles que lleven la serie a la definición por tiros desde el punto penal. Y hasta los tres que lo pongan directamente en la gran final del 23 de noviembre en Santiago de Chile.

Pero un gol de River casi que cerrará la llave. Mucho más si llega en el arranque del juego. Y pondrá en evidencia el equilibrio emocional de un equipo que puede agrandarse si el estadio ruge a su favor. O achicarse si temprano empiezan los silbidos y la reprobación. No hay escalas intermedias: Boca basculará todo el tiempo entre la gesta de la remontada histórica y el oprobio para muchos inaceptable e insoportable de otro mano a mano perdido ante River. Sería el quinto consecutivo del ciclo presidencial de Daniel Angelici (Copa Sudamericana 2014, Libertadores 2015 y 2018 y Supercopa Argentina 2018).

A esta altura, no caben dudas que Boca saldrá a llevárselo por delante a River. Pero sin obsequiarse en el fondo. Si para Alfaro, nada vale más que el orden y el equilibrio, esos atributos deberán potenciarse para dar pelea hasta el final. Andrada, Buffarini, Lisandro López, Izquierdoz, Mas y Marcone ya saben que estarán desde el comienzo. La gran incógnita pasa por los que tendrán a cargo la otra parte del asunto: generar fútbol para asediar al equipo de Marcelo Gallardo y marcar los dos o tres goles que hacen falta.

Es casi un hecho que Alexis Mac Allister jugará tirado sobre la banda izquierda. Todo lo demás todavía está encerrado entre gruesos signos de interrogación. ¿Hará Eduardo Salvio el ida y vuelta por la derecha? ¿Será Agustín Almendra el reemplazante de Capaldo? ¿Estará Carlos Tevez al frente de la proeza o Mauro Zárate volverá a jugar por detrás del único delantero de punta? ¿Y quién será ese punta? ¿Wanchope Abila pese a sus lesiones recurrentes, Soldano o Hurtado? ¿Tienen chances reales el colombiano Sebastián Villa y el cordobés Emanuel Reynoso de dar un último salto y meterse en la formación inicial?

Si a pocas horas del partido del año, Alfaro todavía no ha resuelto esto es porque todos ellos han tenido sus chances y ninguno le ha dado a Boca lo que Boca necesita: creatividad, ingenio, armonía, ideas de ataque interesantes. El equipo va para delante de compromiso, tirando pelotazos, librado a las ocurrencias individuales, sin un plan ofensivo. Improvisa todo el tiempo, acaso porque el técnico trabaja lo otro, el compromiso y la intensidad defensiva.

Boca estuvo en desventaja ante River y Racing y no pudo empatar los partidos. Ni siquiera fabricar situaciones. Llega sin fútbol al superclásico copero, sostenido sólo por sus columnas del fondo. Tal vez por eso, en el momento más crítico, Alfaro se aferra a su credo y no cambia: primero el 4-4-2 y después, todo lo demás. Aunque no haya mañana luego de esa apuesta de riesgo.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ