Lammens, Marziotta y la campaña porteña

Cierre con rap y mucha selfie

Los candidatos del Frente de Todos arrancaron el día con Alberto Fernández. En Plaza Lavalle hubo free style y fotos. 
Imagen: Sandra Cartasso

Luego de un largo recorrido por diversos lugares tradicionales de la ciudad, el candidato a jefe de Gobierno porteño por el Frente de Todos, Matías Lammens, cerró su campaña junto a su compañera de fórmula, Gisela Marziotta, y la candidata a legisladora Ofelia Fernández. Fue en Plaza Lavalle, frente a Tribunales, sin acto pero con música, y mucha selfie. 

"Tenemos una oportunidad única para construir una sociedad más igualitaria. Nunca hice política, esta es mi primera experiencia, pero después de tres meses de campaña y de escuchar la preocupación que nos transmiten los porteños y porteñas en cada recorrido, creo que hemos logrado transformar esa angustia en esperanza", sostuvo Lammens en diálogo con PáginaI12. "Tenemos la posibilidad de volver a poner en orden los ejes de la movilidad social argentina, que son la Educación, la Salud, la Vivienda. Y esa confianza en que podemos salir de la difícil situación a la que nos llevó el macrismo, me llena de emoción y responsabilidad", agregó. 

Rodeado de jóvenes, así como varias familias que se acercaban constantemente para pedirle una foto, el presidente de San Lorenzo comentó que, cuando empezó la campaña, su único objetivo era encontrarse acompañado de "los docentes, los trabajadores de la salud pública, el mundo de la cultura y los jóvenes" cuando esta terminase. "Hoy, todos estos sectores están acá y nos apoyan", afirmó Lammens, que venía de reunirse, junto a su compañera de fórmula Gisela Marziotta y varios legisladores porteños, con los médicos y trabajadores del Hospital Durand y con la comunidad educativa del Mariano Acosta.

"Doce años de macrismo en la Ciudad ya son suficientes", siguió Lammens, en diálogo con varios de los medios de comunicación que se habían acercado a la plaza para entrevistarlo. "Queremos una ciudad donde las personas puedan progresar, que Buenos Aires vuelva a ser el faro cultural de América latina y poner en valor los recursos humanos del distrito en materia de ciencia y técnica, para desarrollar un plan económico que ayude a las pymes, fomente la producción y genere empleo".

La elección del domingo, tanto la nacional como la porteña, se da en un contexto regional de creciente conflictividad. Consultado por las protestas y represión en Chile, Lammens opinó que esta es "la expresión de una clase media empobrecida que siente que la desigualdad es muy grande". "Chile es uno de los países más desiguales de la región. Las familias de clase media se endeudan para mandar a sus hijos a la universidad. Cuando nosotros hacemos hincapié en la importancia de la educación pública, en su rol como ordenadora del ascenso social, queremos evitar eso".

"Nos encontramos con la necesidad imperiosa de que, luego de su probable triunfo el domingo, el gobierno de Alberto Fernández marque un nuevo rumbo para la región. Necesitamos ganar, pero no sólo para nosotros, sino también para toda la región", sostuvo la periodista y candidata a vicejefa porteña, Gisela Marziotta, sobre las manifestaciones en Chile. "Cuando la gente sufre y la pasa mal, reacciona. La posibilidad de un gobierno de Alberto y Cristina nos da esperanza a nosotros y creo que eso es lo que contiene la reacción de los argentinos frente a la crisis", agregó.

Luego de un recorrido que incluyó un almuerzo con Alberto Fernández, una reunión con jubilados en la confitería Las Violetas y una comida con comerciantes en la pizzería Guerrín, Lammens y Marziotta cerraron la campaña con una plaza sin acto ni discurso, pero con raperos que hacían free style a favor de la fórmula del Frente de Todos. Sentada a unos metros de los candidatos, reunida con varios militantes de la agrupación Les Jovenes, se encontraba la candidata a la Legislatura porteña, Ofelia Fernández, quien destacó la presencia de "los pibes y las pibas" en las listas. Se refirió, además, a las últimas declaraciones del candidato a vicepresidente de Juntos Por el Cambio, Miguel Ángel Pichetto, y a las de la ministra Patricia Bullrich: "Son declaraciones peligrosas, es gente que habla de dinamitar las villas y que sostiene que no hay hambre en el país. Eso es lo que son. Lo prefiero, igual. Me parece más sincero a que mientan, a que finjan ser 'nosotros' y se pongan a hablar de trabajo, salario y rol del Estado. Si van a ser de derecha, que lo sean de verdad". 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ