Por los once presos evadidos
Fuga de presos: desafectan a cinco policías 

Once presos que estaban alojados en una comisaría del partido bonaerense de Quilmes se fugaron en la tarde del miércoles y por el hecho la Auditoría General de Asuntos Internos de la policía bonaerense desafectó de sus cargos a cinco efectivos. Dos de los detenidos escapados ya fueron recapturados.

La fiscal de la causa, Karina Gallo, imputó a dos de estos policías sancionados de "facilitación de evasión", delito por el que serán indagados a partir de este viernes. De acuerdo a los investigadores, uno de los agentes era el encargado de llevarles la comida a los presos y el otro, de acompañarlo y cerrar la puerta.

Además de estos dos efectivos, Asuntos Internos desafectó al jefe de la seccional 3ª, el segundo jefe y un oficial de servicio.

Uno de los detenidos fue recapturado esta tarde en Garibaldi y avenida Doroteo Yoldi de Quilmes y quedó alojado en la misma comisaría de la que escapó, por lo que quedan nueve reclusos prófugos, ya que anoche había sido detenido otro fugado.

Además,  la madre de otro de los evadidos que estaba siendo buscado fue detenida en la localidad de Plátanos, partido de Berazategui. La mujer, de 62 años, fue apresada por personal de la policía bonaerense cuando fue a buscar a su hijo y constató que ella tenía un pedido de captura en una causa por "tenencia de estupefacientes con fines de comercialización".

La fuga ocurrió alrededor de las 16.30 del miércoles en la comisaría ubicada sobre avenida 12 de Octubre 55, en Quilmes Oeste, cuando un oficial abrió la puerta de uno de los calabozos para pasarle la comida a los internos y, cuando se encontraba dentro de la celda, uno de los detenidos lo empujó y cayó al suelo. Esa circunstancia fue aprovechada por once presos que salieron corriendo del calabozo en dirección al patio de la comisaría, donde abrieron un portón que se encontraba sin llave y escaparon por la avenida 12 de octubre.

Un oficial subayudante comenzó a perseguirlos hasta el cruce con la calle Aristóbulo del Valle, a una cuadra de la seccional, y al ver que varios de los detenidos intentaban subir a un Renault Megane color gris, efectuó un disparo con su arma reglamentaria.

Al momento de la huida en la seccional había 52 presos, cuando la capacidad máxima de la dependencia es de 12 internos.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ