Después del Martín Fierro de Radio
Gisela Marziotta: "Faltan mujeres y sus voces en los medios"
"El programa se lo merecía, se lo merece, y la radio también", dice la periodista y dirigente política, que el fin de semana fue distinguida por Las ultimas noticias, de la AM 750. 
"No se puede ser un buen profesional sin compromiso con lo humano", señala Marziotta. "No se puede ser un buen profesional sin compromiso con lo humano", señala Marziotta. "No se puede ser un buen profesional sin compromiso con lo humano", señala Marziotta. "No se puede ser un buen profesional sin compromiso con lo humano", señala Marziotta. "No se puede ser un buen profesional sin compromiso con lo humano", señala Marziotta. 
"No se puede ser un buen profesional sin compromiso con lo humano", señala Marziotta.  
Imagen: Alejandro Leiva

Bien plantada, Gisela Marziotta repasa la trayectoria que la llevó a ganar el Martin Fierro de Radio, por el programa Las ultimas noticias, que condujo en la AM 750 (2018). Analiza al periodismo en la era de la virtualidad y, como madre, periodista y dirigente política, evalúa el lugar de las mujeres en la sociedad. “No hemos llegado a ningún lado, esto recién comienza”, sostiene.

El Martin Fierro “llega en un buen momento” dice, aunque ya no forma parte del envío -que continua al aire-, del que se retiró para dedicarse a la actividad política. “Me parece que el programa se lo merecía, se lo merece, y la radio también. Pero fue una sorpresa. Hace años veníamos trabajando en la radio, con este equipo y el formato que se alcanzó, tiene que ver con esa trayectoria y con el profesionalismo con que trabajamos.

-¿Qué tuvo de distintivo el programa, cuál cree que fue su diferencial?

-La sinergia del grupo, la combinación de profesionalismo y calidad humana. Y eso se transmite, porque no es impostado. Si llega al oyente, es porque sucede, en ese estudio, en esas reuniones de producción. La 750 es una familia profesional maravillosa. Lo distintivo es el compromiso con la información y con los sentires. Eso marca la diferencia, del programa y de la radio. Y es también una síntesis a más de veinte años de hacer periodismo en distintos formatos, medios gráficos, televisivos, web. Y por eso fue emocionante y me encanta que haya llegado en este momento.

- Fue nominada también por labor periodística. ¿Penso que ganaría ese, o este premio?

-¡No pensé que ganaba nada! (se ríe) Pero como equipo lo merecíamos, y como labor periodística, creo que Irina (Hauser) es enorme periodista… ¡perder con Irina está bien! Era una terna difícil, como la del programa.

-¿A quiénes reconoce como sus mentores en el medio?

-Un reconocimiento enorme es para Adolfo Castello. Tuve posibilidad de trabajar y de hablar mucho con él, de cómo encarar las cosas en el medio, y fue durísima su ausencia. Yo tenía 24 años cuando trabaje con él y se convirtió en una persona de consulta, yo lo respetaba y admiraba, sobre todo por su calidad humana. Por eso insisto, no se puede ser un buen profesional sin compromiso con lo humano en esta profesión.

- ¿Quiénes eran sus referentes, cuando era oyente, televidente o lectora?

-Adolfo (Castello) era un referente periodístico, ponía humor, ironía, pero informaba. Y también Fernando Peña. Otra forma de informar, donde tampoco quedaban afuera la ironía ni el humor. Y ambos eran enormes entrevistadores. Ellos fueron una gran referencia. Hoy, lo virtual modifica las formas de informarse, uno ya no se sienta a ver el noticiero, no sigue a un columnista. Aunque yo me levanto y prendo la radio. Pero lo virtual cambia el rol de los comunicadores. Se llega distinto a la información.

- Hoy un twit se puede convertir en noticia, y es tomado como un hecho en si mismo…

-Para los periodistas –aclaro que no tengo twitter- se convirtió en una fuente. A mí me genera dudas respecto a la rigurosidad, yo quiero llamar y tener mi declaración, porque se pierde el tema de chequear. ¿Tu fuente es twitter? ¡Me habían enseñado otra cosa! Se hacen notas enteras con twitter, no soy muy amiga de esa red social. Son necesarias hay que usarlas, incorporarlas, pero no convertirlas en fuente.

-¿Por qué eligió el periodismo político?

-Me gusta escuchar y contar sobre lo que me genera preocupación y curiosidad. Hay un gran motor que es la búsqueda de la justicia. A través del periodismo, se puede dar visibilidad a estas historias. Quería mostrar la injusticia para que alguien la resolviera. Después pasé a querer ser parte de los que resuelven y dije, basta de visibilizar, hagamos algo con esto.

-¿Recuerda alguna nota especialmente, en esta trayectoria?

-Hace mucho, entrevisté a un matrimonio que no podía tener hijos, y no tenia recursos. Conseguí que un especialista, Sergio Pascualini, les hiciera el tratamiento, ella quedó embarazada y tuvieron el bebe. Todo lo que tenga que ver con historias en primera persona me interesa, algo central en la radio (AM750), visibilizar en contexto. Y la nota de una mujer que hace un año no tiene trabajo, madre de tres hijos, que fue gerenta de una telefónica, y come en un comedor. Me duele hacer esas notas, pero desde ahí se puede aportar.

Un punto de partida

-En la noche del premio, se escuchó con insistencia la necesidad de un mayor reconocimiento al lugar de las mujeres. ¿Qué opina al respecto?

-Que es un recorrido y no sé si llegaremos a algún lugar. Logramos que el feminismo esté en agenda, pero faltan mujeres y sus voces en los medios, como en el resto de la sociedad. Nos falta el programa político conducido por una mujer, la editorial de fin de semana escrita por una mujer. Pagina/12 tiene mujeres en la dirección y el grupo de la radio (AM 750) esta en permanente deconstruccion, pero no el resto de los medios. La política es reflejo de eso, de una sociedad que hoy por suerte y con mucho esfuerzo, estamos deconstruyendo. Pero esto recién empieza y no tiene un final. Hay un punto de partida pero no de llegada.

-Sigue habiendo ámbitos mas accesibles que otros…

-Ser mujer es difícil en todos los ámbitos. Vamos evolucionando y hoy se puso de moda el feminismo, y está en la agenda de los medios, pero falta pasar a una instancia superior, feminismo aplicado, en forma directa y con políticas públicas directas, gobiernos feministas, transversalmente feministas, con perspectiva de género en todas las áreas, y en un gobierno nacional, popular, democráctico y feminista. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ