Quórum estricto
Media sanción para eliminar las PASO e implementar la boleta única de papel
Con los legisladores justos, la Cámara de Diputados de Salta decidió cambiar el sistema de votación para las elecciones de 2021. Desde el oficialismo urtubeicista - saencista intentaron dejar sin quórum la sesión.

Diputados aprobaron el proyecto de ley que implementa la Boleta Única de Papel y deja sin efecto las Primarias Abierta Simultáneas y Obligatorias (PASO), ahora será el Senado el encargado de definir si definitivamente se deja de lado el voto electrónico en la provincia.

La votación se hizo en un clima de tensión para conseguir quórum, ya que la iniciativa fue la última en tratarse luego de una larga sesión en la que se despidieron 27 de los actuales diputados a los que se le vence el mandato el domingo.

Al momento de comenzar su tratamiento, el presidente de la Cámara, Santiago Godoy, recordó que hace unas semanas el proyecto se había tratado en el recinto con un largo debate que concluyó con su vuelta a comisión. Ante esto sostuvo que no haría falta que los diputados se manifiesten nuevamente al respecto y pidió pasar directamente a la votación, lo que fue apoyado por los diputados presentes, que en ese momento apenas alcanzaban el quórum necesario de 31 legisladores.

Luego de aprobarse en general, hubo un par de diputados que se levantaron de sus bancas dejando sin el mínimo necesario para seguir. Esta maniobra se hizo porque desde el actual oficialismo y del próximo, del electo gobernador Gustavo Sáenz, consideran que la Boleta Única Electrónica sigue siendo el mejor sistema, por eso los diputados que responden a ese sector optaron por salir del recinto para evitar su votación.

Allí comenzaron los llamados de teléfono y la repentina búsqueda de los diputados por los pasillos de la Legislatura, mientras sonaba el timbre que activa el presidente para convocarlos al comienzo de la sesión y antes de alguna votación. El nerviosismo invadió a Ramón Villa, autor del proyecto, al ver que algunos de sus compañeros de bloque en el Partido de la Victoria, no estaban. 

Así, por ejemplo, a Mario Ángel lo fueron a buscar de una “reunión” en la que estaba junto a Esteban Amat y Javier Diez Villa, justamente dos de los más entusiastas en dejar sin quórum la sesión. Mientras tanto, Bettina Romero y Guillermo Martinelli hacían escuchar su desacuerdo con la situación que se vivía y gritaban que era un vergüenza que los diputados se retirasen para no votar. El romerismo es históricamente uno de los detractores del voto electrónico.

En tanto Godoy estiraba la espera, pero advertía, escéptico, que suponía que el proyecto igualmente no sería sancionado en el Senado. Justamente minutos antes, Diputados había aprobado por segunda vez un proyecto para propiciar el mecenazgo y permitir que empresas privadas financien emprendimientos culturales. 

Dicha iniciativa había perdido estado parlamentario en la Cámara Alta luego de que no se tratase en estos últimos tres años. Finalmente, ingresaron los dos diputados que faltaban y otra vez con el estricto número de 31 se logró aprobar en forma unánime.

El proyecto propone que para la próxima elección se utilice la boleta única en papel que ya se usa en Santa Fe y muchos consideran como el sistema ideal y fuera de sospecha de manipulación, tal como sucede con la boleta electrónica.

Además, el proyecto que obtuvo media sanción establece en su artículo 14 que se deroga la ley 7.697 que creó las PASO, aunque en este caso, a diferencia del sistema de votación, no establece alternativa alguna a esas primarias, por lo que los partidos políticos deberán implementar el sistema de internas tal como sucedía antes. Este artículo surgió del proyecto presentado por Julio Moreno y que fue acumulado con el de Villa. 

La sesión de ayer fue extensa por la cantidad de homenajes realizados, en primer lugar a tres ex legisladores que fallecieron este año: Ángel Morales, Carlos González y Domingo Juárez. Además, varios de los diputados tomaron la palabra para despedirse. 

Cuentas generales

Otra vez fue cerrada la votación para aprobar las cuentas generales, en este caso del ejercicio 2017. En total fueron 23 votos a favor y 19 en contra. La semana pasada, con las del 2016, había sido más ajustado el resultado final que se dio por un voto arriba para la aprobación.

De esta manera la Cámara Baja convalida, luego del informe que llega desde la Auditoría, el destino que se le dio a los fondos públicos durante ese año. 

Además,  ayer se aprobó prorrogar las sesiones ordinarias hasta tanto se apruebe el presupuesto provincial, que junto con la Ley de Ministerios, que fija la estructura que tendrá el flamante gobernador, son dos herramientas necesarias del Ejecutivo para funcionar.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ