La investigación al ex jefe de la federal 
El bolso de Valdés vuelve a Santa Fe
"No podemos soslayar -dice la Cámara Federal de Rosario- la gravedad que representa la posible comisión de delitos de narcotráfico" por autoridades  de la  Federal.

La Cámara Federal de Apelaciones de Rosario resolvió ayer que la causa que investiga la balacera el 9 de septiembre contra el ex jefe de la delegación Santa Fe de la Policía Federal, Mariano Valdés, así como la aparición de restos de drogas en su bolso sea investigada por el juez federal Nº 2 santafesino Francisco Miño. Cabe recordar que el Valdés fue baleado en cercanías de Fighiera por desconocidos, y que tras el ataque su segundo Higinio Bellaggio tomó uno bolso propiedad de su superior y lo trasladó a la capital provincial. Días después y una vez secuestrado, se encontraron restos de estupefacientes dentro del mismo y en una de prenda de Valdés. El bolso fue secuestrado de su camioneta el día en que la sede fue allanada por la Tropa de Operaciones Especiales, el pasado 21 de septiembre. La resolución del magistrado de alzada revocó el rechazo que el propio juez Miño dictó el 21 de octubre, cuando desestimó el pedido del fiscal para que la causa sea tramitada en la capital santafesina tras sostener que "no puede descartarse que las partículas de droga sintética hayan constituido parte representativa de un lote de cantidad superior". 

El episodio que desató la investigación ocurrió el 9 de septiembre pasado, cuando Valdés llegó a una estación de servicio ubicada en la ruta 9, a la altura de Fighiera, con dos impactos de bala -uno en la ingle y el otro en un brazo- . El policía estaba acompañado de la suboficial Roxana González que resultó ilesa del supuesto ataque.

En un primer momento, los investigadores pusieron como principal hipótesis de que el exjefe de la Policía Federal habría sido atacado por miembros de una organización ligada al narcotráfico o quizás por miembros de la misma fuerza, ya que el funcionario policial había llegado a Santa Fe para ocupar el cargo de Marcelo Lepwalts, actualmente preso por una causa que lo investigó por el encubrimiento a narcos de la capital provincial. Sin embargo, la contradicción de los dichos de Valdés y lo declarado por González a lo largo de la pesquisa permitieron a los investigadores abrir una nueva hipótesis: que el exjefe resultó baleado luego de haber mantenido una acalorada discusión con una persona cuya identidad aún no fue establecida. Esto derivó en la detención de Valdés y de su segundo, Iginio Bellagio. En tanto, se estableció después de que el bolso en cuestión tenía restos de anfetaminas y éxtasis, situación que causó que la Justicia provincial se declare incompetente y remita las actuaciones -en parte- al Juzgado Federal N° 2.

El camarista Aníbal Pineda opinó que "se investiga en la presente causa la posible comisión de delitos tipificados en la ley 23.737por parte del Jefe y Sub Jefe de la Delegación Santa Fe de la Policía Federal Argentina. A su vez, como sostiene el fiscal, la experiencia común conduce a sostener que en este estado de la investigación no puede descartarse que las partículas de droga sintética hayan constituido parte representativa de un lote de cantidad superior".

También configura un "especial interés federal habilitante de la competencia de excepción, el hecho de que dicha droga habría sido secuestrada en el interior de una costosa camioneta marca Mitsubishi, que sería propiedad del comisario Valdés estacionada en cercanías de la delegación de la Policía Federal de Santa Fe".

Por otro lado, para establecer la competencia federal, también "resulta determinante valorar que supuestamente el bolso podría haber sido trasladado hasta la ciudad de Santa Fe por el Sub Jefe de la Policía Federal Argentina". Además  "no se puede descartar  que se encuentren implicados agentes de alto rango pertenecientes a la Administración Pública Nacional, por lo cual la estructura policial podría verse involucrada". De igual manera, el posible uso de elementos proporcionados por el Estado Nacional, como armas, teléfonos, autos oficiales a disposición de los posibles delitos objeto de la investigación".

En este sentido, "no podemos soslayar -dice Pineda- la gravedad institucional que representa la posible comisión de delitos de narcotráfico por autoridades superiores de la Policía Federal, quienes tienen a cargo la importante función de prevenir, perseguir e investigar dichos delitos".

 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ