La sesión preparatoria del Senado provincial
Juramentos y  rupturas
El bloque del PJ se dividió entre los seis senadores que lidera Traferri y otros seis que responden a Perotti. 
 Lewandoswski, Kaufmann y Traferri, senadores provinciales. Lewandoswski, Kaufmann y Traferri, senadores provinciales. Lewandoswski, Kaufmann y Traferri, senadores provinciales. Lewandoswski, Kaufmann y Traferri, senadores provinciales. Lewandoswski, Kaufmann y Traferri, senadores provinciales.
 Lewandoswski, Kaufmann y Traferri, senadores provinciales. 

Desde Santa Fe

Omar Perotti recibió otro mensaje desde el Senado. La sesión preparatoria que es un clásico de festejos y aplausos porque se constituyó la Cámara y ocuparon sus bancas los 19 senadores (16 reelectos y sólo tres nuevos) se desarrolló ayer en capítulos. Uno: los juramentos por la “patria”, el “honor” y otras promesas. Dos: la ruptura del bloque del PJ entre los seis senadores que lidera el ex presidente de la bancada Armando Traferri y los seis que responden al gobernador electo. Tres: el acuerdo político entre el grupo Traferri y sus siete colegas del oficialismo. “Una mayoría automática” de 11 votos, la llamó el senador de Rosario, Marcelo Lewandoswski, porque es la misma que aprobó a libro cerrado -y en menos de 24 horas- el presupuesto 2020 que el gobernador saliente Miguel Lifschiz le armó a Perotti. El radical disidente Hugo Rasetto alertó sobre el dilema del Senado y el riesgo de confundir “al adversario con un enemigo al que se pretende eliminar”. “Nos desconocemos, se conforma una mayoría circunstancial y quienes no estamos en esa mayoría quedamos afuera”, les reprochó a sus colegas.

Las causas de la ruptura del bloque peronista en el Senado son distintas, lo que deja a la vista una situación más compleja. Hace dos semanas, el detonante fue el presupuesto 2020 que Lifschitz le armó a Perotti. Ayer, la integración de las comisiones, que salieron con el voto de los 11 (los seis de Traferri y los siete oficialistas aliados a Lifschitz).

En primera fila de los invitados especiales, la vicegobernadora electa Alejandra Rodenas y el presidente del PJ, Ricardo Olivera, fueron testigos directos de los cruces entre sus compañeros. A Traferri lo siguen: Rubén Pirola (que ayer fue ratificado como presidente provisional del Senado), Guillermo Cornaglia y los tres del norte: Joaquín Gramajo, José Baucero y Osvaldo Sosa. Los senadores que responden a Perotti son: Alcides Calvo, Ricardo Kaufmann, Cristina Berra, Eduardo Rosconi y los dos que asumieron ayer: Lewandoswski (Rosario) y Marcos Castelló (La Capital).

La semana pasada, en el cierre del período ordinario, el grupo Traferri rechazó las reacciones en el PJ porque ellos votaron el proyecto Lifschitz. Pirola fulminó a sus críticos, dijo que en su pueblo los llamaban “chupamedias”, y “en otros lugares, les decían de otra manera”. Traferri asoció los ataques a la fractura. “Hubo un antes y un después”, “se rompieron los códigos y los compromisos que teníamos”. “En ocho años, (de los gobiernos de Antonio Bonfatti y Lifschitz), nos respetábamos porque en este bloque no opinaban los de afuera”. Y ahora, “el quiebre tuvo que ver, más con opiniones foráneas, que por nosotros”, abundó.

En la transición, todos los operativos de Traferri están a la vista. 1) Su renuncia al equipo del gobernador electo. 2) El freno a la reforma constitucional que impulsaron diputados del PJ alineados con Perotti. 3) El pedido a Lifschitz para que envíe el presupuesto 2020 a la Legislatura. 4) La media sanción express del proyecto en el Senado, con lo que ayer Lewandoswski llamó “mayoría automática”. 5) El acuerdo con Lifschitz para designar defensores del Pueblo adjuntos al diputado y ex vice Jorge Henn y a su colega Gabriel Sabino hasta 2024, a días de irse de la Casa Gris. 6) El reparto de las comisiones del Senado, sin acuerdo de los senadores de Perotti. El martes –contó Traferri- “nos reunimos los integrantes del bloque. No nos pusimos de acuerdo” y “decidimos por mayoría”. Después, ellos (los de Perotti) “se retiraron” y “nos quedamos solos”.

En la sesión de ayer, también quedó a la vista otro hilván de la trama. Traferri propuso a Pirola como presidente provisional del Senado; a la senadora Berra como vicepresidenta segunda; al ex defensor del Pueblo Carlos Bermúdez como secretario administrativo de la Cámara (un cargo que ocupa desde hace años) y nuevo secretario legislativo, al abogado Rafael Esteban Gutiérrez (hijo del ministro de la Corte Suprema de Justicia, Rafael Gutiérrez, elegido esta semana para presidir el tribunal a partir del 1º de enero de 2020). El jefe del bloque del Frente Progresista, Felipe Michlig completó el cuadro: vice primero será su colega Germán Gicaccomino y subsecretario legislativo Diego Maciel.   

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ