Una Plaza de Mayo transitable y poco compacta
La despedida de Mauricio Macri: adiós a los fantasmas
Como si buscara crear un espectro, dijo el Presidente que las libertades no son  "negociables". No logró repetir la concentración del Obelisco previa a las elecciones de su derrota y convocó a una multitud que mostró antipatía hacia el peronismo.
Mauricio Macri y Juliana Awada se despiden de la Casa de Gobierno. Ultimo acto de la gestión de Juntos por el Cambio. Mauricio Macri y Juliana Awada se despiden de la Casa de Gobierno. Ultimo acto de la gestión de Juntos por el Cambio. Mauricio Macri y Juliana Awada se despiden de la Casa de Gobierno. Ultimo acto de la gestión de Juntos por el Cambio. Mauricio Macri y Juliana Awada se despiden de la Casa de Gobierno. Ultimo acto de la gestión de Juntos por el Cambio. Mauricio Macri y Juliana Awada se despiden de la Casa de Gobierno. Ultimo acto de la gestión de Juntos por el Cambio. 
Mauricio Macri y Juliana Awada se despiden de la Casa de Gobierno. Ultimo acto de la gestión de Juntos por el Cambio.  
Imagen: Joaquín Salguero

Una Plaza de Mayo transitable y poco compacta en su convocatoria, con Hipólito Yrigoyen y Rivadavia despojadas de público, rejas abiertas y caras largas, despidió al Presidente Mauricio Macri. De espaldas a la Casa Rosada y de frente a su gente, el autor de la célebre frase “pobreza cero” tuvo al menos un adiós edulcorado, durante el que intentó mostrarse como el garante de las libertades futuras. A viva voz dijo en su breve discurso que esas libertades no eran “negociables”, habló de “Justicia independiente” y de que sentía “tristeza por no seguir trabajando juntos en esas reformas que nuestro país necesita”. 

Lejos estuvo de congregar los cientos de miles que hubiera deseado, pero al menos consiguió que lo acompañaran unos cuantos miles, suficientes como para completar bastante cómodos el perímetro del paseo. Como en la autodenominada marcha del millón en el Obelisco, subió al escenario junto a su esposa, Juliana Awada y su candidato a vice, el ubicuo Miguel Angel Pichetto. Macri terminó en andas, la primera dama derramando lágrimas y el senador con su habitual gesto avinagrado.

Si hubo un eje discursivo que eligieron los convocados para el 7D fue su odio visceral a la ex presidenta Cristina Kirchner y la antipatía al peronismo en general. Desde el centro hasta el conservadurismo ultramontano, las distintas tonalidades de derechas le dieron a la Plaza de Mayo una composición social y política bastante homogénea. Estaban los partidarios puros de Macri, los radicales algo avergonzados, los jóvenes militantes del PRO que siguen la dialéctica del “Sí se puede”. Pero especialmente estaban los que detestan al gobierno por venir. Las banderas y las pancartas lo decían todo, pero resultaban más elocuentes sus voces: “No queremos a Cristina, le tenemos un odio total”, dijeron al unísono Josefa y Salvador, de Wilde, un matrimonio que se ubicó de pie junto a la fuente de los descamisados, en el sector enrejado de la Plaza de Mayo.

Al otro lado, frente a la catedral, Norma, una médica bahiense, era la imagen de la desazón. Había llegado desde su ciudad junto al marido y otra pareja para despedir al presidente. “Estamos para defender la democracia, esto es patria”, señaló, mientras comenzaban a sonar los acordes del himno nacional. Antes de alejarse dejó una frase sobre la ciencia: “Yo no creo en esa cantinela del CONICET”.

A unos pasos de la doctora de Bahía Blanca se encontraba la todavía ministra de Desarrollo Social Carolina Stanley. Se sacaba selfies con quien se lo pidiera, aunque lejos del poder de convocatoria que había demostrado un momento antes su par de gabinete Patricia Bullrich. La autora de la doctrina Chocobar llegó por Rivadavia desde el Congreso acompañada por un séquito de mujeres y algún que otro hombre vestidos con una remera blanca que decía: “Patricia sí, falopa no”. Dio notas al paso, sonrió para la ocasión y hasta se la notó sofocada por el afecto que la rodeaba y le hacía flamear su cabellera color caoba recién salida de la peluquería. Unos pasos después su par bonaerense de Seguridad, Cristian Ritondo, fue detenido por el canal de Comunicación Popular para una entrevista, pero no tuvo ni la mitad de la convocatoria de la ministra estrella del gobierno en retirada. Mucho menos el diputado Eduardo Amadeo, un activo militante del macrismo más explícito que departía a metros del Cabildo con dos señoras.

Si hubo un funcionario que podría hacerle un poco de sombra a Bullrich era el senador  entrerriano Alfredo De Angeli. Lo rodeaban seguidores y cholulos, con los que se sacaba fotos a repetición sobre la Diagonal Norte cuando la plaza no estaba ni por la mitad. A diez metros, Gonzalo, un estudiante de Derecho de la UBA volanteaba para su agrupación universitaria. “Soy del PRO y tenemos presencia en mi Facultad y las de Veterinaria e Ingeniería donde nos convertimos en segunda fuerza. Con Franja Morada nos aliamos en algunas Facultades y en otras no” le contó a este cronista, sorprendido por otro experimentado observador de la calle que no paraba de sacarse selfies a pedido de los movilizados: el periodista de Canal 13 y TN Julio Bazán.

A las 18.05 se escuchó por los potentes altavoces colocados en la esquina de Rivadavia y San Martín un “Buenas tardeeeesss” muy sonoro de Hernán Lombardi, el responsable del Sistema Federal de Medios Públicos que batió récords de despidos en sus cuatro años de gestión. Avisó que Macri llegaría a las 18.30, arengó a cantar la palabra más nombrada en la cívica jornada y del himno nacional (“libertad”) y enfatizó que “el presidente va a salir por la puerta grande”, algo así como que si estuviera predestinado a ser el símbolo más fuerte de la mística cambiemita. Dio la sensación que le auguraba un destino de enciclopedia. “Nos vamos con la frente alta y las manos limpias”, se despidió con entusiasmo el funcionario radical acompañado de Marcos Peña y Fernando de Andreis.

El aroma de los chorizos a la pomarola que humeaban sobre una parrilla alejaba a las señoras más atildadas que mostraban orgullosas sus carteles y pancartas. Varias estaban colocados sobre el enrejado de Cabildo: “Mauricio nos devolviste la dignidad”, “Mauricio van a rogar por tu vuelta”, “Esto recién empieza”, el ya clásico “Hay gato para rato” y los más afectivos “Mauri, gracias por tanto” y “Mauri no nos dejes solos”, se habían improvisado sobre cartulinas blancas, como en un sinfín de mensajes dedicados al presidente.

Cuando la concurrencia ya estaba poco entusiasmada con los sones de bachata, cumbia, cuarteto cordobés y otras músicas plurinacionales que habían rodeado a toda la plaza, empezó a verse la figura de Macri, Pichetto y Awuada por una pantalla gigante que había sido colocada en el centro. Salían para despedirse del público desde la Casa Rosada, como si desfilaran por una pasarela. Era el día de su última plaza. Las palabras de ocasión reverberaron con el tono festivo de las tenidas macristas: “Hasta pronto, porque esto recién comienza. Los amo con locura. Gracias, gracias, gracias, gracias”, dijo el Presidente en tono de despedida y con indisimulable afán de regreso.

[email protected]    

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ