Alerta del colectivo de Derechos Humanos en Arroyo Seco

El retorno indebido del matador de Lepratti

Pese a haber sido exonerado y condenado, la municipalidad arroyense está por incorporar a su guardia urbana al ex policía que en 2001 asesinó a Pocho Lepratti. 
Velázquez en 2011, cuando salió de prisión y puso un carrito de comidas rápidas.Velázquez en 2011, cuando salió de prisión y puso un carrito de comidas rápidas.Velázquez en 2011, cuando salió de prisión y puso un carrito de comidas rápidas.Velázquez en 2011, cuando salió de prisión y puso un carrito de comidas rápidas.Velázquez en 2011, cuando salió de prisión y puso un carrito de comidas rápidas.
Velázquez en 2011, cuando salió de prisión y puso un carrito de comidas rápidas. 

El ex policía Esteban Velázquez, que el 19 de diciembre de 2001 asesinó al militante popular Claudio "Pocho" Lepratti en el barrio Las Flores, quiere volver a ser un agente del Estado en funciones de control –y está a punto de lograrlo–, a pesar de que fue exonerado de la fuerza de seguridad y condenado a prisión por aquel crimen cometido en la represión policial del estallido social que acabó con el gobierno de Fernando De la Rúa. Es que Velázquez se postuló y avanzó en el proceso de selección para integrar la Guardia Urbana Municipal de Arroyo Seco. Y la reacción no se hizo esperar.

Un arco de organizaciones civiles en defensa de los Derechos Humanos se pronunció ayer para denunciar la situación. "¿La seguridad y la convivencia en una ciudad puede quedar en manos de quién asesinó al Pocho Lepratti? Hay por estas horas una convocatoria para postular ingresantes a la GUM (Guardia Urbana Municipal) de Arroyo Seco, Santa Fe. A la misma se ha presentado y fue preseleccionado el ex agente policial Esteban 'Tiky' Velázquez, quien disparó a Claudio Lepratti el 19 de diciembre de 2001 en Rosario, bajo el gobierno provincial de Carlos Reuteman, cuando reclamaba desde los techos de la Escuela n° 756 de barrio Las Flores –donde trabajaba como asistente escolar– que los policías dejaran de disparar, dado que había chicos comiendo", indicaron en un comunicado. 

"Por ello Velázquez fue juzgado y cumplió una condena, pero creemos en la necesidad de alertar y debatir con la ciudadanía si personalidades como la de él representan el modelo de quien debe brindar la seguridad y el espíritu de convivencia desde un organismo del Estado", señalaron familiares del militante asesinado, la biblioteca que lleva su nombre y varias organizaciones más.

Velázquez cumplió algo más de 9 años de prisión y salió en libertad condicional hacia 2011. Poco después se alistó en las filas del PRO e integró una lista para ser concejal. Su condición le valió la exoneración de la policía, por lo que le está vedada la posibilidad de concursar por un cargo en el Estado, cosa que está haciendo ahora, según observó el arista plástico local Raúl Carrizo, del colectivo Cultura en Movimiento.

En Arroyo Seco hay polémica in crescendo y los organismos movilizados interpelan al intendente Nizar Esper, para que impugne la chance de que Velázquez vuelva a ser un agente estatal, aunque ya no deba ir armado. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ