Buscaba incentivar a los acreedores del bono AF20 a renovar la deuda

La oferta de Economía quedó desierta

Ahora los acreedores deberían cobrar sus títulos este jueves por más de 90 mil millones de pesos. Una opción es pedirle el dinero al Central y la otra es "reperfilar" la deuda. 
Imagen: AFP

“El Ministerio de Economía informa que la licitación del día de la fecha se ha declarado desierta”. Así lo informó el Palacio de Hacienda el lunes. La secretaría de Finanzas había ofrecido la licitación de tres bonos ajustados por inflación, tasa y tipo de cambio para incentivar a los acreedores del AF20 a renovar la deuda.

Estos acreedores -según el prospecto de la deuda- deberían cobrar sus títulos este jueves por más de 90 mil millones de pesos. En el mercado aseguran que ahora existen dos posibilidades. La primera es que el equipo económico pida pesos al Banco Central para pagar la deuda. La otra es que se anuncie un reperfilamiento.

La incertidumbre con el vencimiento del AF20 viene desde hace algunas semanas. Hubo un intento de canjear el bono por cuatro instrumentos en pesos pero no dio resultados. Esto derivó en un la licitación de nuevos bonos esta semana que tampoco despertaron el interés de los acreedores.

En el Ministerio de Economía deberán evaluar la situación y tomar una decisión. Lo que se haga puede marcar el rumbo de la renegociación de la deuda en los próximos meses. En el primer semestre de este año vencen cerca de 500 mil millones de pesos en títulos con moneda local.

Los operadores de la city hasta ahora aseguraban que la nueva licitación de bonos era atractiva y consideraban que la probabilidad que los bonistas la acepten era elevada. Pero los resultados no fueron los esperados y la licitación se declaró desierta (no hubo colocaciones de los inversores).

Los analistas del mercado no descartan que la secretaría de Finanzas cuente con una jugada preparada y se anuncie en los próximos días. Lo más probable si no es un reperfilamiento es otro canje pero en mejores condiciones para los inversores. En la oferta de canje anterior –en la que sólo entró el 10 por ciento de los acreedores- había una quita implícita muy importante que el mercado no aceptó.

En el mercado plantean que la situación es preocupante. “Si pagan el bono habría una fuerte emisión de pesos. No puede terminar en nada bueno tantos pesos dando vuelta de un día para otro. Si no lo pagan la situación es peor. Se arruinaría todo lo que se hizo hasta ahora para recuperar la curva de bonos en pesos y ofrecer otra vez un mercado de deuda en moneda local normal”.         

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ