Por un presunto desvío de fondos

Renunció la economista jefa del Banco Mundial en medio de un escándalo financiero

El resultado de una investigación interna arrojó que “los pagos del organismo multilateral a 22 países dependientes de la ayuda durante 1990-2010 fueron seguidos por un salto en sus depósitos en paraísos financieros extranjeros”.
Imagen: Télam

La economista jefa del Banco Mundial, Pinelopi Goldberg, renunció a su cargo luego de una investigación interna sobre un presunto desvío de fondos de ayuda del organismo multilateral a países en desarrollo hacia paraísos financieros. Según un artículo del semanario inglés The Economist, la dimisión de Goldberg se produjo después de que altos oficiales de la entidad bloquearan la difusión de un informe elaborado por un equipo del propio Banco Mundial.

Jorgen Juel Andersen y Neils Johannesen, investigadores de la Escuela de Negocios de Noruega y la Universidad de Copenhague, respectivamente, habían analizado el aumento de depósitos en Suiza a raíz de las subas de los precios del petróleo. Bob Rijkers, miembro del grupo de investigación del banco, convocó a ambos para que investigaran si esto ocurría cada vez que se anunciaban grandes montos de ayudas externas, incluidas las realizadas por el Banco Mundial.

El trabajo final concluyó que “los pagos del Banco Mundial a 22 países dependientes de la ayuda durante 1990-2010 fueron seguidos por un salto en sus depósitos en paraísos financieros extranjeros”. A su vez, estimó que los supuestos desvíos “promediaron alrededor del 5% de la ayuda del banco a estos países en vías de desarrollo”.

La unidad de investigación encabezada por Rijkers, que reportaba directamente a Goldberg, entregó el trabajo para su revisión interna, pero de acuerdo con The Economist, su publicación fue bloqueada por altos oficiales del organismo. Tras el hecho, Goldberg anunció que abandonaba su cargo para volver a su puesto de docente en la Universidad de Yale, tras 15 meses en el organismo multilateral.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ