El Banco Central impuso un límite del 55 por ciento

Tope a la tasa de las tarjetas

El directorio del BCRA fijó una reducción sustancial de los intereses que cobraban los bancos, que iban del 140 al 225 por ciento. Además estableció una nueva rebaja de la tasa de referencia.
El Central también congeló por 180 días las comisiones por servicios bancarios.El Central también congeló por 180 días las comisiones por servicios bancarios.El Central también congeló por 180 días las comisiones por servicios bancarios.El Central también congeló por 180 días las comisiones por servicios bancarios.El Central también congeló por 180 días las comisiones por servicios bancarios.
El Central también congeló por 180 días las comisiones por servicios bancarios. 

El Banco Central dispuso un tope del 55 por ciento para las tasas de interés de las tarjetas de crédito. Se trata de una medida fuerte para bajar los costos financieros que afectan al consumo. Las entidades bancarias más grandes cobraban entre 140 y 225 por ciento en intereses con los plásticos. Este margen de tasas era enorme si se lo compara con el 34 por ciento que ofrecen esos mismos bancos por hacer un plazo fijo. El presidente Alberto Fernández había reclamado la baja de las tasas de las tarjetas y el martes se había realizado una reunión entre las autoridades del BCRA y el Ministerio de Desarrollo Productivo con las cámaras que representan a las entidades financieras. Menos de 24 horas después, el directorio de la autoridad monetaria resolvió fijar el nuevo tope del 55 por ciento.

En esa reunión de directorio se tomó otra medida trascendente en beneficio de los clientes bancarios. Durante los próximos 180 días se mantendrán congeladas las comisiones por los servicios que ofrecen las entidades financieras. Los bancos ya habían empezado a difundir entre sus usuarios que a partir de marzo aplicarían un ajuste sobre los costos de servicios como el mantenimiento de cuentas.

La tercera medida de relevancia que dispuso este miércoles el BCRA es una nueva baja de la tasa de referencia de las Leliq, del 44 al 40 por ciento. Desde que asumió la nueva gestión del Central, encabezada por Miguel Pesce, se acumuló una reducción de 23 puntos porcentuales en esa tasa. “El directorio del Banco Central considera que tasas de interés excesivamente elevadas pueden demorar la recuperación de la actividad económica”, indicó un comunicado de la entidad. Entre los lineamientos de la autoridad monetaria presentados a finales de enero se dejó claro que una de las prioridades sería la de proteger el crecimiento y el nivel de empleo.

En los últimos años la banca fue uno de los pocos sectores que consiguió ganancias a pesar de la crisis. Se debió a las políticas del Banco Central de altas tasas de interés para inversiones en letras de corto plazo como las Lebac y las Leliq. Desde el Gobierno plantean ahora que llegó el momento de redistribuir estas ganancias para colaborar en la recuperación del mercado interno. Se trata de un cambio de paradigma en el que se pasa de una lógica especulativa a un modelo basado en la producción. 

Propuestas escasas

Los bancos le llevaron esta semana una propuesta al equipo económico para reducir las tasas de las tarjetas. Las autoridades consideraron que esa propuesta no era suficiente para garantizar un nivel razonable de intereses para los usuarios. En el Banco Central decidieron ir por la vía normativa para acelerar la baja de las tasas de los bancos. Lo consideran una medida clave para reimpulsar el consumo de la población.

El Banco Nación –la principal entidad pública del país- se adelantó a la decisión del Central de este miércoles y en la jornada previa ya había anunciado una baja en las tasas para tarjetas desde el 67 al 49 por ciento. Esta reducción implica que el costo financiero total -el cual se compone por la tasa más otros costos y gastos- retrocede del 120,2 a un 78,5 por ciento. La medida impacta en 2 millones de tarjetas que administra el principal banco del país. Las bajas empezarían a regir a partir del 1 de marzo.

Proyecto de Ley

La decisión del Banco Central de ponerle un tope a la tasa de interés del 55 por ciento en las tarjetas de crédito no fue la única propuesta de estos días para limitar los abusos de la banca en el costo del financiamiento a los clientes. El senador Oscar Parrilli directamente propuso un cambio en la Ley de Tarjetas de Crédito con el objetivo de establecer que “la suma de las tasas de interés compensatorios y punitorios y resarcitorios, en caso de corresponder, por financiación de saldos que apliquen las entidades bancarias y no bancarias, no podrá exceder la tasa de referencia que establezca el Banco Central”.

El resultado de esta modificación en la Ley, en caso que prosperase este proyecto, implicaría que el tope para la tasa que los bancos pueden cobrar para financiar los saldos de tarjeta sería del 40 por ciento. Es decir, la tasa que define la autoridad monetaria para las inversiones en las letras de corto plazo Leliq. En la normativa actual con el que se regulan las tarjetas de crédito se dispone que las tasas de financiamiento no pueden exceder en un 25 por ciento a las tasas para préstamos personales cobradas por el mismo banco. Esto le generó margen a los bancos para cobrar intereses excesivos a sus clientes.

Más protección

El Banco Central por su parte anunció este miércoles a última hora que extenderá su política de protección para los usuarios de débitos en cuenta. La entidad prohibió el uso de los débitos directos interbancarios y el débito inmediato (Debin) recurrente para el cobro de cualquier concepto vinculado a préstamos.

La medida es clave porque evitar el abuso de las financieras que dieron créditos y aprovechan para barrer el dinero de las cuentas de los deudores sin contemplar situaciones individuales. Para el resto de pagos de servicios e impuestos será posible continuar usando estas herramientas de débito. “En línea con otras regulaciones, se prioriza la protección de los derechos de los usuarios de servicios financieros”, dijeron en el Central.

Las autoridades del Central mientras tanto autorizaron a los bancos a descontar en encajes hasta el 35 por ciento de los préstamos Ahora 12. Hasta ahora la cifra era del 20 por ciento y los bancos pedían subirlo al 50. El total podrá representar hasta 4 de los encajes: era de 1,5 por ciento y los bancos lo querían en 6.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ