Pañuelazo en Salta

Más de 2500 personas marcharon por el derecho al aborto legal

La bandera de la Campaña Nacional por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito encabezó la columna que reunió a redes feministas, organismos de derechos humanos, organizaciones sociales y partidos políticos.
Imagen: Gentileza de Ana Müller

El año feminista empezó con un Pañuelazo Federal en toda la Argentina y en países como Ecuador, Chile, Venezuela, España y República Checa. En la capital salteña se congregaron más de 2500 personas que recorrieron las calles con lbandera de la Campaña Nacional por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito encabezando la columna.

La consigna reunió a redes feministas, organismos de derechos humanos, organizaciones sociales y partidos políticos en Salta.

La consigna “el derecho al aborto está en las calles” también se destacó en la provincia ya que al pañuelazo se le sumó una movilización que tuvo como primera parada la catedral de Salta. Al canto de “Iglesia y Estado, asunto separado”, se encendieron bengalas de color verde que se levantaron ante la mirada atenta de quienes salían del edificio religioso.

La referente de Géneros y Disidencias de Nuevo Encuentro, Abigail Velázquez, describió a la marcha como “masiva” y “positiva”. “Una vez más salimos a las calles para pedir por nuestra salud, porque esto es una cuestión de salud y de poder decidir”, consideró. 

Las expresiones se replicaron en los departamentos de General Güemes, Orán y Cafayate en donde se repartieron folletos y se concentraron en las principales plazas de esas localidades. 

Velázquez afirmó que el escenario político dista de lo que se vivió en el 2018. “Este año la Campaña presentará un proyecto y el Ejecutivo otro, allí vendrá la dinámica de la política misma en donde se tendrá que estar atentas para que lo que se acuerde sea garantía de nuestra salud y nuestras vidas”, expresó.

Por su parte, la militante de la Campaña Nacional por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito, Mónica Rodríguez, sostuvo que “desde la Campaña pedimos que se trate nuestro proyecto y que se vuelva a tratar como lo fue históricamente en el 2018”.

En referencia a la convocatoria de Salta, dijo que “se logró realizar un pañuelazo con todas las redes, organizaciones y compañeras autoconvocadas. Vi demasiados pañuelos viejos y militados”, describió. También destacó que la participación de las organizaciones políticas “fue positiva”. “No queremos dejar de visualizar que el movimiento transfeminista tiene una diversidad política y que hay espacio para todos”, añadió.

El segundo momento destacado de la marcha se dio en la Central de Policia. La referente de Mujeres Trans Argentina en Salta, Luz Bejerano repudió la persecución y represión de los efectivos policiales hacia la comunidad trans y pidió por el cupo laboral.

También enfatizó en la derogación del artículo 114 del Código de Contravenciones, que enuncia que "serán sancionados con arresto de hasta veinte días o multa equivalente las personas que demandaren u ofrecieren servicios de carácter sexual por dinero u otra retribución en la vía pública o espacio público”. Son reiterados los casos en donde las detenciones que se realizan bajo este artículo son arbitrarias e involucran a las personas trans.

Al grito de “lo dijo Lohana y Sacayán, al calabozo no volvemos nunca más”, la marcha continuó por las calles hasta llegar a su tercera y última parada en la plaza Güemes frente a la Legislatura de Salta. Lugar que el movimiento feminista salteño tomó de referencia.

Cerca de las 20, el pañuelazo se hizo en la ciudad y el pedido por la legalidad del aborto se entonó en diferentes canticos. Luego se dio paso a un micrófono abierto en donde se presentaron referentes de redes y partidos políticos.

En ese aspecto, desde la Red de Docentes por el Derecho al Aborto, leyeron un documento en donde señalaron que “las niñas no pueden ser madres”. Agregaron que, “son niñas con derechos a jugar, aprender y soñar” y resaltaron la importancia de la aplicación de la ley de Educación Sexual Integral en toda la provincia.

“Es fundamental, ya que permite reconocer abusos sexuales en la infancia, denunciarlos y prevenir gestaciones no deseadas”, alertaron. Y señalaron que como Red apelan a “sacar de la clandestinidad pedagógica el derecho al aborto y lo hacemos porque pensamos la educación como una práctica liberadora”.

Indicaron que la provincia debe adaptar los contenidos de la ESI a la “modalidad intercultural bilingüe para garantizar el acceso a derechos reproductivos y no reproductivos de todas las niñas, adolescentes y jóvenes de los diferentes pueblos indígenas que habitan la provincia de Salta”.

Instaron a que exista “ESI con perspectiva de género en todos los profesorados de la provincia, incluidos los universitarios, como espacio curricular obligatorio”. Además de ampliar el acceso a la formación gratuita de posgrado en ESI a “quienes ya son docentes y – sobretodo- a quienes están a cargo de espacios de formación de formadores”.

En las intervenciones se resaltaron las consignas que se acordaron en las asambleas previas, como ser la responsabilidad del Estado por las muertes de los 7 niños a causa de desnutrición en las comunidades wichí.  

La asamblea feminista exigió la inmediata adhesión al nuevo Protocolo de interrupción legal del embarazo (ILE) presentado por Fernández. En un primer momento, la ministra de Salud de la provincia, Josefina Medrano afirmó que Salta iba adherir de inmediato. Esto no solo no se cumplió, sino que el gobernador Gustavo Sáenz se desligó de la decisión y anunció que lo elevaría a las cámaras legislativas.

Para Rodríguez significó “un retroceso importante”. Consideró que "les salteñes no tenemos que ser tratados como ciudadanos de segunda". Afirmó que con la no adhesión, "se está quitando una herramienta a los profesionales de la salud, aún sabiendo la dificultad enorme que existe con los médicos que se declaran provida". 

Otro hecho sucedido en la provincia que marca la necesidad de profundizar el debate del aborto legal como un derecho, fue el caso de una joven toba que tenía una hemorragia vaginal y se le demoró la atención sanitaria en el hospital de Tartagal. El profesional de guardia Patricio Parra Marin, negó la atención porque creía que se había practicado un aborto, según consta en la denuncia radicada por su madre, Clara Pistán.

La jornada salteña también incluyó el reclamo por el cumplimiento de la ley de cupo femenino en los festivales. En el escenario de la legislatura se presentaron y cerraron las actividades las artistas Magna, Amarilla, Viento de Oriente, Celeste Martin, el grupo de malambo La Bulla y las Fuegas Subversivas.

De la convocatoria participaron además la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir Salta, la Asociación de derechos humanos Coca Gallardo, las Socorro Rosa, el Movimiento Evita, el Frente Feminista Queer de Seamos Libres, La Cámpora, Las Rojas, el Partido Obrero, el MST, Pan y Rosas del PTS, Arpias, entre otras. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ