El sombrío panorama del pugilismo en medio de la pandemia

El coronavirus noqueó al boxeo

Canelo Álvarez tiene prevista su pelea unificatoria para el 2 de mayo. Difícil que se haga en Las Vegas.Canelo Álvarez tiene prevista su pelea unificatoria para el 2 de mayo. Difícil que se haga en Las Vegas.Canelo Álvarez tiene prevista su pelea unificatoria para el 2 de mayo. Difícil que se haga en Las Vegas.Canelo Álvarez tiene prevista su pelea unificatoria para el 2 de mayo. Difícil que se haga en Las Vegas.Canelo Álvarez tiene prevista su pelea unificatoria para el 2 de mayo. Difícil que se haga en Las Vegas.
Canelo Álvarez tiene prevista su pelea unificatoria para el 2 de mayo. Difícil que se haga en Las Vegas. 
Imagen: NA

Como todos los deportes de alta competencia, el boxeo nacional e internacional también detuvo su marcha. Las peleas programadas para abril han sido postergadas o directamente canceladas. Y las carteleras previstas para mayo se sostienen en un modo potencial cada vez más débil. Costará desarrollar la actividad con normalidad en el primer semestre del año. Y lo que pueda suceder en el segundo, por ahora está encerrado entre dos gruesos signos de interrogación.

A nivel local, fue un golpe muy fuerte la cancelación del torneo Preolímpico que iba a desarrollarse desde esta semana en el Cenard. Todas las competencias clasificatorias han sido derivadas al repechaje por ahora programado en París entre el 13 y el 20 de mayo, pero de muy improbable realización.

En cuanto al profesionalismo, las veladas televisivas locales que transmitían TyC Sports y Direct TV Sports han sido bajadas de las programaciones, sin fecha tentativa de regreso. Tanto la Federación Argentina de Box como los promotores más importantes (Osvaldo Rivero, Mario Margossian y Mario Arano) saben que el gobierno nacional aguarda un recrudecimiento del coronavirus a partir de la segunda quincena de abril por lo que es complejo que se levante el 31 de marzo la prohibición de realizar espectáculos deportivos. Tampoco hay voluntad de los empresarios, en el mejor de los casos, de reponer los festivales, aunque sea a puertas cerradas.

También detuvo sus actividades la promotora HDP (Hueso de Perro) de José Jaita y José Reinoso que organizaba veladas mensuales en el bailable Pinar de Rocha de Ramos Mejía con televisación a través de su canal de You Tube. El show previsto para el 14 de marzo fue dado de baja y no hay anuncios para abril, al igual que Chino Promotions, la empresa del ex campeón del mundo Marcos Maidana, cuya reaparición del 18 de abril en Tecnópolis en una exhibición ante el peleador de kick boxing Jorge Cali fue cancelada sin fecha posible de concreción.

Los dos boxeadores argentinos que iban a combatir por títulos mundiales deberán esperar una nueva agenda. Agustín Gauto no peleará el 3 de abril en Panamá ante el puertorriqueño René Santiago García por el interinato minimosca de la Organización y tampoco lo hará Brian Castaño quien el 25 de ese mes en Indio (California) se aprestaba a enfrentar al zurdo brasileño Patrick Teixeira por la corona superwelter de la OMB bajo la organización de Golden Boy Promotions, la firma que lidera el ex campeón olímpico y mundial Oscar de la Hoya. Ambos pleitos aguardan nueva fecha.

En el plano internacional, la Comisión Atlética del estado de Nevada decidirá esta semana si levanta o no la veda a los shows pugilísticos de Las Vegas que fueron suspendidos hasta mañana. Todo parece indicar que la restricción continuará vigente al igual que en California y Nueva York, que mantienen la prohibición hasta fines de marzo.

El 2 de mayo está prevista en Las Vegas la pelea unificatoria entre el mexicano Saul “Canelo” Alvarez y el inglés Billy Joe Saunders por las coronas supermediano de la Asociación y la Organización. Si esa fecha no estuviera disponible, el promotor inglés Eddie Hearn, cuya empresa Matchroom maneja la campaña de ambos, evalúa trasladar el enfrentamiento a Qatar o a los Emiratos Arabes Unidos. Ambos países podrían albergar algunas de las peleas grandes que, por la oleada del coronavirus, no se concreten en EE.UU o Europa.

Hearn todavía sostiene para el 20 de junio en Londres el combate entre Anthony Joshua y el búlgaro Kubrat Pulev por el campeonato de los pesados de la Asociación, la Organización y la Federación y la tercera edición del duelo entre Tyson Fury y Deontay Wilder por la versión del Consejo está programada para el 18 de julio en el MGM Grand Hotel de Las Vegas. Pero las dos peleas penden de un hilo. “Estamos en manos de los gobiernos y de los científicos, la pandemia retrasará todo”, declaró Frank Warren, el manager de Fury.

Si estos dos choques se postergasen y en paralelo declinara la amenaza de una agudización del coronavirus, el segundo semestre de 2020 estará poblado de combates apasionantes. Ya hay contrato firmado para que el 12 de septiembre “Canelo” Alvarez y Gennady Golovkin vuelvan a medirse en Dallas (Texas). El kazajo está pautado para el 6 de junio en el Forum de Inglewood (California) ante el retador polaco Kamil Szeremeta por el título mediano de la Federación. Pero si la pelea no pudiera llevarse a cabo en esa fecha, su manejador, Tom Loeffler, la dejaría pasar para ir directamente contra Alvarez. Siempre y cuando el coronavirus no ponga una mano de nocaut.         

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ