Otra "privatización desbocada"
Macri pone a la venta la Isla Demarchi
El Presidente dio de baja el proyecto para crear un Polo Audiovisual en la Isla Demarchi –que había sido impulsado por la ex mandataria Cristina Kirchner- y puso sus terrenos en venta para desarrollos inmobiliarios. Según una ONG, la operatoria debería pasar por el Congreso. 

El Gobierno continúa desmantelando el patrimonio del Estado. Luego de haber puesto en venta 53 inmuebles en 2016, el Ejecutivo se propone vender ahora la Isla Demarchi y sus terrenos aledaños. La decisión fue establecida vía decreto, firmado por el presidente de la Nación, Mauricio Macri.

Sin embargo, según el Observatorio del Derecho a la Ciudad (ODC), Macri no cuenta con facultades para tomar este tipo de decisiones. “El Congreso Nacional es el único con competencia para vender y disponer de tierras nacionales”, indica un comunicado del ODC. 

La isla Demarchi es un predio de 12 hectáreas lindero a Puerto Madero y ubicado en la Dársena Sur frente al barrio de la Boca. Allí funciona la Dirección de Construcciones Portuarias y Vías Navegables, y la Escuela Naval Fluvial. En 2012, la ex presidenta Cristina Kirchner proyectó transformar la Isla en un Polo Industrial Audiovisual, que incluía la construcción de la torre más alta de Latinoamérica. 

Ahora, Macri prevé destinar esas tierras al negocio inmobiliario y crear allí un polo de Desarrollo Urbano, del que aún no se tienen mayores precisiones. “Con el Polo de Desarrollo Urbano se pretende expandir Puerto Madero hacia el Sur para llegar a la ribera del Riachuelo. El nuevo Código Urbanístico que plantea el Pro para la Ciudad autoriza la construcción de torres a lo largo de esa ribera”, indicaron desde el ODC. 

El presidente ya fue denunciado penalmente por el Observatorio del Derecho a la Ciudad y por Izquierda Popular por autorizar la venta de 53 inmuebles sin autorización del Congreso Nacional.

Desde ODC adelantaron que presentarán “otra denuncia penal (...) contra el Presidente de la Nación para que la Justicia frene la privatización desbocada desconociendo toda autoridad del Congreso”.