En el Ramos Mejía los trabajadores de salud piden barbijos, guantes, camisolines

Coronavirus: Reclamos por falta de insumos en hospitales porteños

En el Ramos Mejía los trabajadores de la salud reclaman por insumos.En el Ramos Mejía los trabajadores de la salud reclaman por insumos.En el Ramos Mejía los trabajadores de la salud reclaman por insumos.En el Ramos Mejía los trabajadores de la salud reclaman por insumos.En el Ramos Mejía los trabajadores de la salud reclaman por insumos.
En el Ramos Mejía los trabajadores de la salud reclaman por insumos. 
Imagen: Bernardino Avila

“Nos están mandando a una guerra sin armas”, advirtió Claudio Gómez, enfermero del hospital Ramos Mejía, en el marco del reclamo que este miércoles por la mañana llevaron a cabo trabajadores de todas las áreas del establecimiento para dar cuenta de la falta de insumos, las malas condiciones de trabajo y la necesidad de incorporar más profesionales al equipo del hospital. “Estamos peleando contra un virus desconocido, necesitamos los elementos necesarios para protegernos”, señaló Gómez a Página|12. Algunos con barbijos y otros sin, alrededor de las diez de la mañana enfermeros y médicos del hospital se reunieron para manifestarse. “Más insumos y material. Capacitación y licencias por grupo de riesgo”, llevaba escrito uno de los carteles.

“Desde el fin de semana hay 3 pacientes confirmados que tienen el virus, si llegan más no tenemos barbijos para cubrir no sólo a los pacientes sino también a los cuatro turnos de enfermeros que implica su cuidado durante las 24 horas”, aseguró el enfermero del hospital Ramos Mejía. Barbijos N95 y descartables, protectores antisecreciones para los ojos, camisolines, cofias, salas que permitan distancia entre las camas y boxes individuales para el aislamiento, son algunos de los requerimientos que un establecimiento de salud necesita para poder abordar los casos de pacientes que presenten síntomas sospechosos del coronavirus o bien se confirme su diagnóstico. “Se están por inaugurar nuevos consultorios para atender a pacientes febriles en el marco de la pandemia y todavía no han incorporado nuevo personal de enfermería, en lugar de eso, nos informaron que 3 enfermeros de cada turno --mañana y tarde-- tendrán que ir a atender a pacientes que se encuentran aislados en camas de hotel”, relató Gómez. 

Si bien el hospital cuenta con salas de internación en cada área, su forma “apabellonada” no permite los cuidados necesarios como, por ejemplo, tener los vestuarios junto a la entrada para cambiarse la ropa antes de ingresar. Además, según explican los trabajadores del hospital, “en muchas salas las camas no llegan a estar a más de un metro y medio de distancia, como indica el protocolo para evitar contagios”.

“Apelar a la idea de la vocación es riesgoso: no somos héroes, somos trabajadores precarizados”, advirtió una de las profesionales del centro de salud de atención comunitaria (CeSAC) ubicado en el Bajo Flores, y contó que “todas acá tenemos dos o más trabajos, ya sea en clínicas privadas o en otros sectores públicos, porque no nos alcanza la plata. El bono que nos van a dar ahora justamente habla de esa precarización laboral”. Al igual que otros de sus compañeros, además de ir al CeSAC varios días por semana, ella atiende en un consultorio privado y en el programa de atención domiciliaria de la Ciudad de Buenos Aires. “Nos mandan al epicentro de la pandemia sin las protecciones correspondientes. No necesitamos que nos aplaudan sino que nos traten como personas que somos, con familias, con necesidades, con sensibilidades”, señaló la trabajadora del centro de salud, donde si bien hasta ahora no hubo casos confirmados de coronavirus, “los casos de dengue siguen en aumento, sumado a las problemáticas que nuestro centro tiene por estar cercano a uno de los barrios más vulnerables de la Ciudad”.

La superposición de trabajos es un fenómeno que se repite, no solo en los equipos de trabajo de los CeSAC sino también en los hospitales de la Ciudad de Buenos Aires. Este miércoles, una de las enfermeras del hospital Ramos Mejía presentó síntomas sospechosos del virus: fiebre y dolor de garganta. Hasta recibir el resultado de la prueba, la trabajadora se encuentra internada y aislada de otros pacientes. Una situación similar ocurrió en el hospital Santojanni, ubicado en Mataderos, donde una enfermera presentó síntomas del virus tras haber atendido a pacientes contagiados en una clínica privada. Después de varios días aislada, la prueba le dio negativo, pero la mayoría de los enfermeros del hospital se encuentran en riesgo por mantener múltiples trabajos en simultáneo. "Lo que muestra la pandemia no es nuevo: en enfermería, el sobrecargo horario y la precarización es algo que ya sucedía desde hace mucho tiempo. Yo, por ejemplo, hoy salgo a las tres de la tarde, a las seis ya estoy corriendo para volver a la guardia", relató Julio, uno de los enfermeros de la Guardia del hospital. 

“El riesgo de contagio crece muchísimo al estar saltando de clínica en clínica para poder sobrevivir”, advirtió Celia Benítez, enfermera de neonatología en el Ramos Mejía, que también trabaja como enfermera de terapia intensiva para una empresa de medicina prepaga. “Si vamos a dar la vida por esto, al menos queremos cobrar un salario digno”, señaló. Benítez es enfermera hace ocho años, y ante la medida de aislamiento obligatorio del viernes pasado tuvo que llevar a sus tres hijos, de 7, 9 y 17 años, a la casa de su padre en la localidad de González Catán. “No voy a verlos al menos por un mes, quizás más. Tuve que priorizar su salud sabiendo que yo puedo ser un foco de contagio. Es una decisión muy difícil”, relató. 

En el informe de este miércoles del Ministerio de Salud, la Secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizotti, recordó que las personas jóvenes y activas son las que están más expuestas a hacer circular el virus ya que pueden generar un contagio “aunque no sepan que están infectados o no presenten síntomas”. En el ámbito de los trabajadores de la salud, esta condición se agudiza: “estamos en lugares donde potencialmente vive el virus. No podemos estar midiendo los elementos de seguridad según el tipo de paciente que atendemos, deberíamos estar protegidos como cualquier persona que tiene que circular en contexto de cuarentena”, advirtió la trabajadora del CeSAC, y agregó que la semana pasada tuvieron que pedirle barbijos al área de odontología porque en los consultorios de febriles – donde se atienden los pacientes que presentan los síntomas del coronavirus – no quedaban más. “Todas las medidas que tomamos fueron de forma autogestiva, y después los funcionarios de la Ciudad dicen que están orgullosos del sistema de salud que tenemos. No somos soldados de la patria, somos trabajadores”, aseguró. En su centro de salud, días atrás una de las médicas presentó los síntomas y evaluaron cerrar el establecimiento hasta corroborar que no tuviera el virus. “Al final su malestar pasó y comprobamos que no lo tuviera, pero puede pasar en cualquier momento, tenemos que estar protegidos y achicar al máximo la posibilidad de contagio”, señaló.

“Cuando hay una alerta amarilla, cualquier profesional de cualquier sector tiene que estar disponible para atender”, explicó Benítez y detalló que, por eso, todos los médicos y enfermeros que están dentro del grupo de riesgo deberían obtener su licencia. “Si bien el decreto lo indica, en el ámbito de la Ciudad esto queda a decisión de la dirección de cada hospital, y en el nuestro aún hay mujeres embarazadas y trabajadores con enfermedades crónicas que siguen yendo a atender a los pacientes”, señaló la enfermera del Ramos Mejía. En este establecimiento, según Benítez, el 70% de las enfermeras son madres solteras que no cuentan con una ayuda para que alguien cuide de sus hijos: “no solo ponemos en riesgo a pacientes, sino también a nuestras propias familias”, aseguró. 

Informe: Lorena Bermejo.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ