Ciberacoso: ¿cómo nació y funciona el triple paréntesis que incita al odio?

(((Echo))): el símbolo nazi para marcar judíxs, gays y feministas en redes 

A partir de un masivo acoso virtual organizado en Twitter, en 2016, a periodistas y políticxs judíxs en Estados Unidos, salió a la luz la creación de un símbolo antisemita para marcar, agredir y construir listas negras. Una extensión de Google Crome permitía a grupos neonazis direccionar el acoso encerrando cada apellido judío con un triple paréntesis. Google Chrome, frente a tantas denuncias, debió deshabilitar la extensión para frenar el ciberacoso. Sin embargo, cuatro años después, la redactora de SOY que escribe esta nota fue marcada y agredida masivamente en Facebook con el mismo método. ¿Cómo es posible que siga funcionando? En esta nota una investigación exclusiva que demuestra que Facebook censura pezones pero hace la vista gorda de amenazas e insultos racistas, xenófobos y homofóbicos. 
Ilustración: Maia DebowiczIlustración: Maia DebowiczIlustración: Maia DebowiczIlustración: Maia DebowiczIlustración: Maia Debowicz
Ilustración: Maia Debowicz 

Formas de perseguir existieron siempre, y en la era de las redes sociales se diseñan nuevas maneras de acosar, señalar y agredir. El 24 de diciembre de 2019 recibí un comentario extraño en un posteo de Facebook. Mi apellido encerrado con un triple paréntesis: (((Debowicz))). Acompañado de una imagen: el estereotipo racista de un judío avaro, esta vez con los agregados de labios pintados de rojo, uñas rosas, piercings en el rostro, un tatuaje feminista y un brazalete con la bandera LGBTIQ en el hombro. Un conocido meme nazi, sin embargo el agresor le agregó la identificación de la disidencia y el feminismo. ¿Qué significa ese comentario? No fue una reacción al azar solo por ser judía: el usuario, un seudónimo que hace alusión al nazismo, respondió ese mensaje enigmático a la tapa de Soy que ilustré con guion de La Diablo sobre el escándalo del Zapata gay en México. La portada del suplemento del 20 de diciembre era un dibujo que presentaba a unos San Martín y Emiliano Zapata queers con el lema "Seamos libres, lo demás no importa nada". A los pocos minutos de aparecido el comentario con mi nombre encerrado entre el triple paréntesis los mensajes de odio llegaron, en mi muro de Facebook como por mensajes privados, en aluvión. Esvásticas, amenazas de tiros en la cabeza, retratos de Hitler, deseos de que muera en un horno crematorio, alternados con los clásicos ''torta'' y ''abortera'', hasta una denigrante caricatura mía que algún energúmeno fascista se tomó el trabajo de hacer. 

Todo empezó en un podcast de supremacistas blancos.

Me pregunté cómo en tan poco tiempo, tantas personas que no tengo como contactos, llegaron a mi publicación para agredirme. La clave estaba en ese triple paréntesis: ¿de dónde surge? En 2014, un podcast estadounidense de ultra derecha llamado The Daily Shoah jugaban a pronunciar apellidos judíos agregando un efecto de eco. Fue a partir de ese entretenimiento siniestro de supremacistas blancos que nació el uso del triple paréntesis para que el símbolo, por un lado, marque a cada judíx para potenciar las agresiones y, por el otro, funcione como motor de búsqueda. Un descubrimiento de la web estadounidense Mic (mic.com) explicaba como el símbolo ((())) encerrando cualquier nombre servía, valiéndose de una extensión creada y subida por una empresa de la derecha conservadora llamada Alt-Right Media, para actualizar una base de datos con personas a quienes acosar. Mayormente judíxs, pero pronto ampliándose a cualquiera que consideren como contrarios de los valores de la Norteamérica más reaccionaria. Descubierto el código persecutorio, que abarcaba desde celebridades, empresas, artistas, periodistas y políticxs, Google Chrome dió de baja esa extensión entendiendo que su uso iba en contra de su reglamento acerca de la promoción del odio y la incitación a la violencia.

El caso llegó a los medios en junio 2016, cuando Jonathan Weisman, subeditor de The New York Times en Washington, recibió el enigmático mensaje «Hello (((Weisman)))». A partir de ahí, fue atacado virtualmente de forma sistemática, justo después de compartir en Twitter una nota sobre el crecimiento del fascismo en los Estados Unidos. Las agresiones llegaron al límite de enviarle una imagen del campo de concentración de Auschwitz que rezaba "Machen Amerika Great". Traducción precaria al alemán del "Make America Great Again", Hagamos a América grande otra vez, slogan electoral de Donald Trump. En ese momento, cuando todavía la extensión (((echo))) funcionaba, se encontró que alrededor de 2500 usuarios habían armado una lista con 8800 apellidos de judíxs. Fue así como la Liga Antidifamación de los Estados Unidos agregó el código (((echo))) a la lista de símbolos de odio de internet. 

Con el fin de desarmar el sistema de búsqueda con el símbolo, el periodista estadounidense Yair Rosenberg, escritor de la revista Tablet y especialista en el tema antisemitismo en la era moderna, lanzó una iniciativa en Twitter: agregar cada unx (sea judíx o no) el triple paréntesis a su apellido en su perfil de la red. "¿Quieres aumentar la concienciación sobre el antisemitismo, el acoso a los judíos, y meterte con los nazis en Twitter?", expresó invitando a que se adueñen por un rato del (((echo))) para imposibilitar que la lista de supremacistas blancos siga creciendo. Al día de hoy, Yair Rosenberg sigue usando el triple paréntesis, al igual que otrxs usuarixs que se los pusieron por solidaridad a las víctimas de las agresiones. Emmanuel Taub, Doctor en Ciencias Sociales, Magister en Diversidad Cultural, investigador del CONICET y escritor de varios libros sobre teología política, se presenta con un triple paréntesis en su bio de Twitter. Es de lxs pocxs argentinxs que lo usan porque no tuvo demasiada repercusión el caso de Estados Unidos en nuestro país. "Los puse contra el antisemitismo a partir de los sucedido en 2016 y ahí quedaron. Para que sepan que soy judío y por solidaridad" me cuenta cuando le pregunto por qué su apellido está encerrado entre tres paréntesis. Al igual que Google Chrome, Twitter también tomó medidas luego de que se denunciara el código (((echo))): no permite realizar búsquedas utilizando ese sistema para evitar que alguien se arme una base de datos con potenciales víctimas de acoso.

Odios antiguos, objetivos nuevos

La teoría conspirativa antisemita que mueve a estos grupos es que lxs judíxs dominen el mundo. Pero lxs odiadorxs han ido sumando blancos de su odio y nuevas conspiranoias. Una de ellas es que los putos planean volver puto a todo hétero. Que las aborteras van a obligar a abortar a todas las mujeres. Que las feministas van a exterminar a todos los machos blancos de la Tierra. Son objetivos populares también lxs afrodescendientes en los Estados Unidos y lxs migrantes que no respondan a características étnicas arias. Para nombrar este amplio coto de ataque y acoso los neonazis de estas latitudes usan el (((ellos))). Unificando a quienes odian en esa terrible ecuación del ''son ellos o nosotros''. Fue cuando llegué a esta información que entendí las modificaciones de la típica ilustración antisemita vuelta meme del dibujante Nick Bougas que me dejaron en mi perfil de Facebook. La imagen que acompañaba el triple paréntesis que encerraba mi nombre y dio inicio a las agresiones en mi muro. El símbolo feminista y un brazalete con la bandera LGBTIQ en el hombro del judío caricaturizado. Lo que me pasó demuestra que, a pesar de que Google Chrome retiró su extensión para detectar coincidencias y cargarlas automáticamente a una base de datos, el (((echo))) sigue funcionando para localizar en internet a enemigxs de la supremacía blanca. ¿De qué manera? Buscando los paréntesis de forma manual en todas las redes que, a diferencia de Twitter, permiten ese tipo de búsqueda. Es llamativo que los robots de Facebook detectores de contenidos inapropiados persiguen de manera implacable pezones, aún cuando estén en la teta de una estatua griega, hagan caso omiso de los contenidos de odio. Perfiles y páginas con simbología nazi, imágenes festejantes del Ku Kux Klan y negacionistas de la dictadura militar argentina. Mark Zuckerberg, creador de Facebook, admitió en 2018 que todos los contenidos de dicha plataforma son responsabilidad de Facebook. Sin embargo, el (((echo))) sigue resonando en esta red social. Mientras así sea, yo tendré que seguir usando el candado. 


Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ