Abuso sexual eclesiástico

La Justicia australiana anuló la condena contra el cardenal Pell

George Pell habia sido condenado a seis años de prisión por cinco casos de abuso sexual contra dos adolescentes de 13 años. En segunda instancia fue ratificada la sentencia. Ahora la Corte Suprema lo absolvió
Imagen: EFE

La Corte de Justicia australiana anuló este martes la condena del cardenal George Pell, ex responsable de las finanzas del Vaticano, quien había sido declarado culpable de cometer abusos sexuales contra dos menores durante 1996, cuando tenía a su cargo la Catedral de San Patricio de Melbourne. El fallo que dispuso la Justicia australiana con el argumento de que "existe una significativa posibilidad de que una persona inocente haya sido condenada, porque las pruebas no demostraron la culpabilidad en el nivel necesario", absuelve al cardenal,  quien ya no deberá cumplir los seis años de prisión a los que estaba condenado .

En febrero del 2019 se había dado a conocer el veredicto en el que se declaraba culpable al cardenal Pell, máximo cargo de la Iglesia Católica australiana, por haber abusado sexualmente de dos chicos de 13 años. A mediados de marzo Peter Kidd, juez a cargo del Tribunal del Estado de Victoria, dio a conocer la sentencia --que fue transmitida por televisión en todo el mundo-- donde se condenó al cardenal a cumplir al menos 3 años y ocho meses en prisión. El eclesiástico, que tiene 78 años y manejó la Secretaría de Economía del Vaticano entre 2014 y 2019, se convirtió en el religioso de rango más alto y de mayor edad en recibir una condena por delitos sexuales. Si bien la defensa del cardenal había apelado la condena en junio, en agosto el Tribunal había confirmado la sentencia. Con este nuevo fallo, quedó anulada la condena de Pell, que cumplió solo uno de los tres años dispuestos por la Justicia por los delitos cometidos.

Una de las víctimas, que era monaguillo cuando ocurrieron los hechos, falleció en 2014 mientras que la otra, que se describió como un “trabajador común y corriente”, tras el conocimiento del veredicto pidió que se conservara su anonimato para poder "soportar el proceso judicial en marcha". Los delitos sexuales ocurrieron durante 1996 y 1997, cuando el cardenal promediaba los 50 años. Uno de los hechos sucedió luego de una misa, y otro tuvo lugar en el colegio St. Kevin’s. Los chicos, ambos adolescentes, formaban parte del coro religioso en Melbourne, al sureste de Australia. Según contó el denunciante durante el juicio, uno de los cinco episodios por los que fue condenado el cardenal Pell ocurrió cuando, al salir de la iglesia, los dos compañeros se separaron del grupo de coro y entraron a escondidas en la sacristía. Habían encontrado vino de misa y lo estaban tomando cuando ingresó el cardenal y abusó de ellos.

George Pell había sido designado obispo auxiliar de Melbourne en 1987 y arzobispo de la ciudad en 1996. En 2001 asumió como arzobispo de Sydney, y en 2014 el papa Francisco le asignó la Secretaría de Economía de la Santa Sede, un nuevo puesto destinado a manejar las finanzas del Vaticano. En la condena, el juez Peter Kidd tuvo en cuenta la condición de poder social y eclesiástico en la que se encontraba el cardenal, lo que pudo influir en el silencio de las víctimas.

El papa Francisco, que en diciembre del 2018 retiró a Pell del cargo en el Vaticano, le prohibió el ejercicio sacerdotal y el contacto con menores de edad, este martes, tras la decisión de la Justicia australiana, dedicó su misa matutina a “las personas que sufren un juicio injusto”. A través de un comunicado, el Vaticano afirmó que recibía “con satisfacción la sentencia unánime dictada por el Tribunal Supremo en favor del Cardenal George Pell”. En febrero de este año, Francisco encabezó la cumbre sobre abusos sexuales en la Iglesia , donde aseguró que “se trata de crímenes abominables que deben ser eliminados de la tierra”. Sin embargo, organizaciones de víctimas de abusos dentro de la Iglesia habían afirmado que la reunión no había servido para nada. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ