La norma y la realidad

Imagen: Bernardino Avila

Nadie, -salvo algunos cavernícolas- tiene dudas del momento excepcional, señalaría casi inédito que está viviendo el mundo. Como diría Mario Benedetti, no soy mental, es más, soy incurablemente parcial. Si bien es cierta la dificultad que existe en la prueba contra fáctica, no puedo ceder a la tentación de plantear qué nos sucedería si en lugar de Alberto y Cristina, estuvieran gobernando Macri y Michetti. Para ir yendo al tema del título de la nota, digamos que los DNU 329/20 y 487/20 prohibieron los despidos. Esta prohibición, si no se prorroga, vence el 31 de julio de este año. Ahora, como reza el bolero, preguntémonos ¿Qué nos sucede vida?

Lo que desata la prohibición de los despidos, fue la decisión de Techint de despedir 1450 trabajadores. La prohibición normativamente frenó los despidos. Pero la realidad indica que por otro camino Paolo Rocca logró la desvinculación de esos 1450 asalariados. El Ministerio de Trabajo homologó esos acuerdos, de manera que la patronal logró su pretensión de despedirlos.

El art. 12 de la Ley de Contrato de Trabajo, 20744, establece la irrenunciabilidad de los derechos de los trabajadores. La naturaleza jurídica del salario es alimentaria.

Siguiendo con algunas de las consecuencias que están sufriendo muchos trabajadores, cerca de medio millón padeció la rebaja salarial (Tiempo Argentino 15/3/19). De enero de 2019 a enero de 2020, se perdieron 88.719 de empleos (Clarín 01/04/20).

Ha crecido por la pandemia la cantidad de trabajadores que hacen reparto en motos o bicicleta (delivery para los angloparlantes), trabajo precario como el que más, atenuado mínimamente, por la creación de una organización sindical que los representa. Sin embargo, se frustró el intento de una ley que los proteja contemplando su especificidad que estuvo a cargo de tres especialistas designados por el Ministro de Trabajo.

Si me permiten la disgregación autorreferencial, me hace recordar un relato que me narró el general Perón: Le preguntaron cómo solucionar el problema de los inmigrantes ilegales, y les contestó: Es muy fácil, legalizándolos.

Con este trabajo de reparto la premisa, la base, es la aplicación de la Ley de Contrato de Trabajo y luego se podría analizar alguna reglamentación específica. Pero hay que poner coto a la precarización y al abuso de quienes se quedan con la rentabilidad de ese trabajo.

Sólo en el mes de abril se perdieron 91.000 empleos (Clarín del 1/6/20). El gobierno acudió en ayuda a las empresas con un subsidio por trabajador de hasta dos salarios mínimos vitales y móviles ($35.500) y el 60% de los hogares recibieron el bono de ANSES de $10.000.

Es muy valiosa la decisión oficial de subvencionar a las empresas a través de los ATP con el objeto de evitar despidos. De inmediato se anotaron, diría que primerearon, las grandes empresas. Poco después, el gobierno (calculo que para evitar ventajitas) reglamentó eso: puso a las empresas las siguientes condiciones: 1) no comprar dólares mediante operaciones con acciones, 2) no repartir dividendos, 3) no tener condiciones directas o indirectas con paraísos fiscales.

A raíz de los condicionamientos, adivinen: ¿Quién se bajó primero de los ATP? - ¿Adivinaron?: Techint. Y ¿quiénes los siguieron? Las multinacionales. Más de 193.000 empresas que accedieron a los beneficios previstos en el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP). La asistencia estatal para el pago de salarios de mayo alcanzará alrededor de 1,8 millones de trabajadoras y trabajadores del sector privado. La administradora de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, destacó que, en el 2008, el Programa de Recuperación Productiva (REPRO) lo cobraron 230.000 personas (Clarín 3/06/20). La contracara, YPF no despidió ni suspendió trabajadores, pese a las mal intencionadas versiones (Página12 02/06/20).

En definitiva, creo que a esta pandemia se le puede encontrar un mínimo aspecto positivo. Esto me recuerda la anécdota que se le atribuye a Jesús, que, frente al desprecio de algunas personas, al perro sarnoso muerto, ponderó la belleza de sus dientes blancos.

Y lo positivo es la actitud del pueblo argentino que, en una notable mayoría según todas las encuestas, valoró la decisión del Gobierno de priorizar la salud, rechazando las falsas antinomias, cumple con todas las prevenciones indicadas por nuestros mejores sanitaristas. Por último, creo que el desafío es lograr que la realidad acompañe a la norma porque la única verdad es la realidad.

* Abogado Laboralista. Presidente F.U.E.N.T.E.S.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ