Tiene el dibujo de un ángel que pisotea el cuello de un afrodescendiente encadenado

La medalla británica "altamente ofensiva" y "racista" que se asemeja al asesinato de George Floyd 

Mientras en Estados Unidos proliferan las protestas para retirar varias de las estatuas de personajes históricos ligados al racismo, en Gran Bretaña se renovó una polémica por la medalla de la Orden de San Miguel que entrega la reina para reconocer a aquellas personas que participaron de algún acto honorable a ojos de la Corona. Algunos aseguraron que el dibujo ubicado en el centro de la insignia recrea el asesinato de George Floyd, porque muestra al arcángel San Miguel aplastando el cuello de “satán”, representado en un hombre con rasgos afrodescendientes, aparentemente encadenado. Para los antiracistas, la imagen tiene muchas similitudes con el crimen de Floyd, quien murió sofocado por la rodilla de un policía del Estado de Minneapolis

Miles de personas firmaron una petición al parlamento británico en Change.org pidiendo el rediseño de la insignia, por sus imágenes "racistas". “Esta es una imagen altamente ofensiva, también recuerda el reciente asesinato de George Floyd por el policía blanco de la misma manera presentada aquí en esta medalla”, indica el texto, que ya reunió más de 9 mil firmas.

Bumi Thomas, un cantante nigeriano británico, activista y especialista en comunicaciones visuales, explicó a The Guardian que las imágenes en la placa eran claras. “No es un demonio; Es un hombre negro encadenado con una figura blanca de ojos azules de pie sobre su cuello. Es literalmente lo que le sucedió a George Floyd y lo que le ha estado sucediendo a los negros durante siglos bajo la apariencia de misiones diplomáticas: mensajes activos y subliminales que refuerzan la conquista, la subyugación y la deshumanización de las personas de color”.

La Orden de San Miguel y San Jorge es otorgada por la Reina a los embajadores y diplomáticos por su distinguido servicio. Es la sexta más antigua en el sistema de honores de la Corona. El nombre de la medalla, que se remonta al siglo XIX en conmemoración del protectorado británico sobre las Islas Jónicas y Malta, responde a dos santos militares: San Miguel y San Jorge. Fue utilizada más de una vez por la reina Isabel II.

El impacto de las críticas hacia la insignia fue tal que la Casa de los Comunes emitió un comunicado en el que aseguró que es evidente que la imagen "puede ser ofensiva". Sir Simon Woolley, director de la Operación Voto Negro, también se refirió a la polémica: "La imagen original puede haber sido de San Miguel matando a Satanás, pero la figura no tiene cuernos ni cola y es claramente un hombre negro".

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ