Ahora esperan que el municipio lo reglamente 

Se aprobó el cupo laboral trans en Joaquín V. González

El intendente tiene 90 días para reglamentar la ordenanza y 10 días para vetarla. Ediles y referentas advierten que esa última opción sería un retroceso.

El Concejo Deliberante de la ciudad de Joaquín V. González aprobó por mayoría el cupo laboral trans. Ahora esperan que el intendente Juan Domingo Aguirre (PJ) lo reglamente, para lo que cuenta con 90 días. También hay 10 días para el veto, aunque, ediles y el colectivo trans señalan que eso sería un retroceso. 

La referenta trans y representante del área de Diversidad Sexual en la Agencia de Mujeres, Género y Diversidad de la provincia, Victoria Liendro, sostuvo que el cupo es una política reparatoria ya que las integrantes de ese colectivo han estado históricamente fuera de la agenda pública.

Liendro manifestó que "sería un retroceso" que el intendente vetara la ordenanza aprobada por el Concejo. Planteó que van a contactarse con el gabinete municipal para bregar por su reglamentación. Indicó que vienen sensibilizando a intendentes y concejales en la provincia sobre los derechos del Colectivo LGBTIQ+.

"No es una cuestión antojadiza, sino una propuesta que viene a reparar el daño que se nos hizo. El contexto es muy complejo pero se tiene que validar la ordenanza. No promulgar sería un retroceso con lo que estamos viviendo a nivel nacional en que empieza a debatirse la empleabilidad trans en la Cámara de Diputados, ya hay más de 10 proyectos en la comisión de Mujeres, Géneros y Diversidad de Nación", sostuvo Liendro. 

El concejal Juan Pablo Cuéllar y la concejala Macarena Navarro (UCR Cambiemos) fueron quienes presentaron la iniciativa en el Concejo Deliberante de González. "Estamos muy contentos porque se logró el acompañamiento del resto de concejales", sostuvo Cuéllar. Votaron a favor la concejala Cintia Cajal (Unidad Ciudadana) y los ediles Sebastián Pérez (Unidad Ciudadana), Pablo Villagra y Nicolás Luna (bloque oficialista, PJ)

Las concejalas Julieta Nieto (PJ) y Ana Silvia Sarmiento (Movimiento Libres del Sur) votaron en contra. El argumento de Sarmiento fue que no era necesario el cupo laboral trans "porque sería una forma de discriminación" ya que cualquier persona tendría que poder trabajar en la Municipalidad y que un cupo sería poner un límite en el acceso. "Tuve que explicar que el cupo establece un minimo no inferior al 1% pero no hay un máximo" sostuvo Cuéllar. Por otro lado, Nieto no habló. 

Mujeres trans de la localidad acompañaron en el recinto el tratamiento del proyecto. Una de ellas fue Nina Francesca Monné, quien es oriunda de Salta Capital pero vive hace tres años en Joaquín V. González donde trabaja como docente de Artes Plásticas. "Estamos felices y expectantes de saber cómo se va a implementar el cupo laboral trans. Es muy reconfortante saber que contamos con visibilización a partir de esto", expresó Monné a Salta/12. Sostuvo que el cupo posibilitará el acceso a "un grupo de riesgo, tan maltratado", y que viene a reconocer derechos.

Monné planteó que será necesario realizar un seguimiento sobre la implementación del cupo y una tarea de empoderamiento con el colectivo trans. Quiso transmitir un mensaje al intendente Aguirre: "tarde o temprano va a llegar el reconocimiento de los derechos de las personas trans". "Nos ponemos al día hoy o será después pero lo mejor es que se haga ahora a través del consenso, puede ser un paso más para abrir canales de diálogo", sostuvo.

La docente indicó que la población trans en la localidad, en particular las mujeres "se encuentran en una situación de alta vulnerabilidad, son de estratos sociales bajos, muchas están en la prostitución a la que históricamente se las relega". 

Monné contó que realizó su transición en Joaquín V. González. "La hice dictando clases, fue muy difícil de asimilar pero cuando lo hice me puse las pilas. Era algo que sí o sí tuve que hacer o no lo haría nunca más. Me parece importante existir como posibilidad en el sistema educativo. Trato con niños, padres, madres, maestras directivos. No llegaban a concebir lo que estaba ocurriendo pero también hubo apoyo y cariño de gente que ha valorado sobre todo mi trabajo", relató. Su DNI con el cambio de identidad de género llegó durante la pandemia. 

Monné sostuvo que González tiene una sociedad machista, misógina, homofóbica y transfóbica que debe cambiar. "Para el colectivo trans falta el acceso a la educación media y superior, al trabajo y hay mucha vulnerabilidad económica". Para Monné, la ordenanza del cupo laboral generará oportunidades. También contó que las compañeras trans "están muy descreídas de que esto esté ocurriendo. Escuchar que alguien haya armado una ley era impensado". Consideró que debe ser el comienzo para la obtención del reconocimiento de más derechos. 

Cuéllar destacó que el tema se debatió en los medios locales. Dijo que es una cuestión "difícil de debatir con católicos y más difícil todavía con los sectores evangelistas que no quieren saber nada". "Será cuestión de tiempo seguir visibilizando y trabajando para que sepan que tienen que aprender a respetar. Cuesta mucho en una ciudad como Joaquín Víctor González donde sigue siendo tabú hablar de la diversidad sexual y de la identidad de género. Las chicas del colectivo trans tienen muchas ganas de trabajar y militar por sus derechos", sostuvo el concejal. 

Consultada la directora del Área de la Mujer de la Municipalidad, Valeria Jaime, se comprometió a plantear la necesidad de reglamentación del cupo laboral trans en una próxima reunión con el Poder Ejecutivo, que sería esta semana. También dijo que están viendo la posibilidad de ampliar el área para que integre "géneros y diversidad sexual".

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ