Dejó trascender en el mercado que busca un acuerdo negociado con Argentina

BlackRock rechaza, pero quiere negociar

El fondo descarta por ahora la posibilidad de litigar y quiere retomar las conversaciones con el gobierno. Fuente apoyó de los líderes del G20 a la Argentina. 
El fondo dijo el miércoles que la oferta de la Argentina es un paso en la dirección correctaEl fondo dijo el miércoles que la oferta de la Argentina es un paso en la dirección correctaEl fondo dijo el miércoles que la oferta de la Argentina es un paso en la dirección correctaEl fondo dijo el miércoles que la oferta de la Argentina es un paso en la dirección correctaEl fondo dijo el miércoles que la oferta de la Argentina es un paso en la dirección correcta
El fondo dijo el miércoles que la oferta de la Argentina es un paso en la dirección correcta 

La negociación de la deuda sigue abierta y los inversores tienen tiempo hasta el 4 de agosto para aceptar la propuesta. El fondo Blackrock dejó trascender este jueves en el mercado que se encuentra abierto a retomar las negociaciones y lograr un acuerdo consensuado. El fondo ya había difundido el miércoles un comunicado en el que mencionó que la oferta de la Argentina es un paso en la dirección correcta pero que continúa habiendo diferencias.

La Argentina recibió en los últimos días un importante apoyo de la arquitectura financiera internacional. Este jueves 70 economistas internacionales defendieron las cláusulas contractuales propuestas por el país. En la reunión ministerial de alto nivel del G20 la directora del Fondo Monetario planteó además la necesidad de cerrar en forma exitosa la reestructuración de la deuda y convocó a los inversores para que encuentren un punto de acuerdo.

El Gobierno argentino en sus distintas ofertas fue acercándose al pedido de los bonistas y en la última enmienda enviada a la SEC propuso un valor de recupero cercano al 53 por ciento. En el equipo económico aseguraron que este es el límite de lo que puede pagarse sin poner en riesgo la sustentabilidad y la capacidad de repago del país.

Algunos bonistas aseguraron al Gobierno que aceptarán la propuesta. Se trata de los fondos de inversión entre los que participan gestores como Gramercy, Fintech, Greylock y Oaktree. Estos inversores hace meses que tienen buen diálogo con el equipo económico. El principal problema es que no tienen participación suficiente para asegurar el éxito de la renegociación.

La Argentina necesita el 75 por ciento de aceptación en el canje para los bonos del 2005 y del 66 por ciento para los títulos emitidos a partir de 2016. Esto le incrementa la capacidad de negociación de los bonistas agrupados en el comité de acreedores Ad Hoc y Exchange. Estos bonistas liderados por el fondo BlackRock aseguran tener 1 de cada 3 dólares de la deuda que se encuentra bajo reestructuración (66 mil millones de dólares).

En un informe de este jueves de la consultora Ecolatina se mencionó que el alivio para la Argentina en materia de vencimiento de deuda –en caso que se concrete esta oferta de canje- será de 29.500 millones de dólares.

En el informe se detalló que “descontado con exit yield de un 10 por ciento, el valor presente de los bonos se eleva hasta el 53,5 dólares. Comparado con la oferta anunciada en abril, la mejora en términos de valor presente es casi el 35 por ciento, o de 13,5 dólares. En el medio hubo otras dos ofertas que no prosperaron con valores de 47 y 51 dólares (más un cupón)”.

Estos datos muestran el esfuerzo del equipo económico para alcanzar un acuerdo con los bonistas. El Ministro de Economía Martín Guzmán dejó claro que ahora la pelota se encuentra del lado de los inversores para terminar de definir un acuerdo. No está descartada una negociación parcial en la que no se superen los umbrales de participación. La Argentina aseguró que no tiene la capacidad financiera de continuar mejorando el valor de recupero.

El reclamo de BlackRock de modificar la cláusula de acción colectiva de la deuda tampoco parece tener margen. El Gobierno ofreció una cláusula de participación mínima para alinear las expectativas con los bonistas pero no aceptará, según el ministro Guzmán, dejar afuera las cláusulas recomendadas por el FMI y la asociación internacional de capitales que permiten a los Estados una mayor protección legal contra fondos buitres.

Más de 70 economistas y académicos encabezados por el premio Nobel Joseph Stiglitz, Thomas Piketty y John B. Taylor instaron este jueves a la comunidad internacional a respaldar a Argentina en el proceso de reestructuración de deuda y advirtieron que "los acreedores soberanos no deben reescribir las reglas durante la pandemia". 

"En las negociaciones de deuda en curso, Argentina está utilizando la cláusula hábilmente y un grupo de acreedores ha propuesto retroceder y está presionando a Argentina para que la elimine", subrayaron.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ