Cómo tener y habitar un cuerpo sexuado adolescente

Los sentidos de una película

Girl, de Lukas Dhont, despliega la problemática trans y deja claro que no es una enfermedad, además de abrir debates

El arte nos posibilita debatir sobre lo que resulta difícil de transmitir con palabras. En esa perspectiva, la película Girl del Director Lukas Dhont, nos muestra problemáticas subjetivas actuales que desplegaremos en el curso virtual del ERINDA, bordeando el interrogante “¿cómo adviene el sexo en los niños y los diversos modos de sexuarse de los jóvenes?”, en tanto en el Inconsciente no hay saber sobre lo masculino y lo femenino.

En dicha ficción fílmica, el protagonista es un adolescente que no se reconoce con el cuerpo biológico que le tocó al nacer. El sujeto tiene la certeza de que nació con un cuerpo equivocado y esa convicción lo determina como trans. Lara se siente una mujer que quedó atrapada en el cuerpo de un hombre. No duda sobre ello al modo de las preguntas que suele hacerse el púber: ¿soy hombre o mujer, me gustan las chicas o los chicos? A Lara su convencimiento la lleva a hacer todo lo que tiene a su alcance para recuperar lo que ella siente que el destino le ha robado.

Lara se siente mujer y quiere que dejen de llamarla Víctor, pues ella se bautizó Lara. Tampoco esto es una cuestión que la lleve a consultar a un psicoanalista. No tiene dudas sobre su sexualidad, sino la certeza de que nació con un cuerpo equivocado; por eso ella recurre a la ciencia médica para que le realicen la emasculación y el tratamiento con hormonas. Espera la ansiada operación que le permita dejar atrás el odio que le provoca su propio cuerpo

Si bien la imagen que le viene del espejo o de la mirada de los otros la aloja a ella como una bella muchacha; y tanto sus familiares como sus pares la aceptan en el uso que ella hace de la mascarada femenina, hay momentos en donde a Lara la invade la angustia extrema y la desesperación ante lo imposible de alcanzar: el dominio del cuerpo.

Lara desea ser bailarina clásica, y en sus prácticas de danza en la Academia se impone sacrificios corporales mediante actos impulsivos al encintarse las zonas genitales y sus pies, al no comer, no beber agua, ni dormir bien.

Un encuentro sexual que precipita ella con un joven vecino no la enlaza a su cuerpo. No puede gozar ni como hombre ni como mujer. Tampoco sabe si le gustan los hombres o las mujeres. Queda sumida en la extrañeza en tanto su órgano peneano no ha sido falicizado. Para ella el pene es un pedazo de carne sin sentido, es algo que está de más y por eso hay que extirparlo. Ella quiere que su transformación sea “ya”.

El psicoterapeuta de la protagonista no estaba advertido del riesgo de inundar con significaciones y consejos a su paciente

Su lucha contra el tiempo y la autoimposición de exigencias superyoicas son impulsiones que no la llevan a cumplir con su sueño de convertirse en una bailarina de ballet, sino que termina yendo contra la realización del mismo al disminuir sus defensas físicas y subjetivas, lo que provoca la decisión médica de postergar la intervención quirúrgica de la invaginación.

Este drama ficcional nos enseña que la problemática trans no es una enfermedad y que las cuestiones sobre cómo tener y habitar un cuerpo sexuado comienzan a corta edad pero se reformulan en el tiempo lógico de la pubertad.

En el debate del film ubicamos la familia de Lara como monoparental, en la que el padre hace a la vez de madre y padre compañero de su hija. De la mamá no sabemos nada pues no se habla de ella. El lazo del padre con Lara es de camaradería, en consonancia con la figura paterna de nuestra época. También hay un lazo maternal de Lara con su hermano. 

El padre se manifiesta sumido en una preocupación maternal permanente por los proyectos de su hija, y en ocasiones descuidando su función como padre, la que equivale a la del hombre que hace de una mujer su síntoma, la causa de su deseo sexual.

Contraponemos la acción del psicoterapeuta que dio significaciones y consejos sexuales a Lara con la función del psicoanalista que es la de causar al trabajo analizante ya que el saber Inconsciente está de su lado, aunque no sin hacer lugar al tiempo lógico para comprender, sobre todo en los casos de niños cuando expresan desde temprana edad sus cuestiones trans. Consideramos que el psicoterapeuta de Lara no estaba advertido del riesgo de inundar con significaciones y consejos a su paciente, empujándola hacia el abismo, lo que desembocó en su automutilación.

*Miembro de EOL y AMP

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ