La diputada del Mercosur Benita Díaz dijo en AM Del Plata que "el pueblo tiene desconfianza"

Bolivia: piquetes y protestas contra una nueva postergación de las elecciones presidenciales

Mientras "festeja" los 195 años de independencia, el país vive una crisis social, política y sanitaria. Los dirigentes hicieron responsables a las autoridades de las consecuencias de las protestas.

Hoy Bolivia "festeja" su 195 aniversario de la independencia en medio de una crisis social e institucional. Desde el lunes pasado, cuando la Central Obrera Boliviana (COB) convocó a un paro por tiempo indefinido, hay manifestaciones y bloqueos de accesos a ciudades en diferentes zonas de El Alto, Cochabamba y Santa Cruz. Los manifestantes exigen que las elecciones presidenciales se celebren el 6 de septiembre y no el 18 de octubre, como anunció el Tribunal Supremo Electoral.

"Estamos en un momento crítico de la historia, con el sistema de salud colapsado por la pandemia y una situación social convulsionada: las principales arterias del país están bloqueadas porque la población organizada exige una fecha para las elecciones y desconfía que la nueva fecha sea definitiva", dijo en La Mañana de Del Plata  Benita Díaz Pérez, parlamentaria supraestatal de Bolivia y representante del Movimiento al Socialismo (MAS) en el Parlamento del Mercosur y en el Parlamento latinoamericano.

Luego de una reunión con los miembros del tribunal electoral que terminó sin acuerdo, los líderes sociales anunciaron que continuarán con las protestas y responsabilizaron a las autoridades de cualquier eventual consecuencia de las protestas.

Las dos fechas de elecciones anteriores, en mayo y septiembre, fueron aprobadas por ley de la de Asamblea Legislativa. Esta, no y "eso tiene al pueblo en incertidumbre", dijo Pérez. "En el MAS no tenemos certezas de que se vaya a respetar la nueva fecha", agregó.

En cuanto a los efectos del coronavirus, la diputada afirmó que "la curva de contagios está creciendo, los centros de salud públicos y privados no dan abasto y los cementerios colapsaron". Bolivia tiene un promedio de 1.500 infectados por día y un total de 83.000.

"Es un momento muy difícil para los bolivianos. Apelamos a retomar la mesa de diálogo con la COB y el Pacto de Unidad para establecer una fecha de elecciones sin proscripciones, con las protecciones de bioseguridad necesarias y con la participación de la comunidad internacional, la iglesia y otras instituciones como veedores. Mientras tanto, nuestra democracia se achica día a día", concluyó.


Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ