Compra de pistolas Taser para la policía provincial 

Una política de shock desde Seguridad

"No hagamos fetichismo del armamento", sostiene el ministro Sain al explicar que está en estudio el nuevo dispositivo.
Sain trabaja en nuevas estrategias de seguridad.Sain trabaja en nuevas estrategias de seguridad.Sain trabaja en nuevas estrategias de seguridad.Sain trabaja en nuevas estrategias de seguridad.Sain trabaja en nuevas estrategias de seguridad.
Sain trabaja en nuevas estrategias de seguridad. 
Imagen: Sebastián Granata

"Lo importante no son las armas sino cómo se usan:  podés con un arma letal producir un hecho que impida una consecuencia ulterior mucho más gravosa que dio lugar a la intervención, o podés con un arma no letal o de baja letalidad generar una catástrofe. Todo depende cómo se lo use. Plantear que el arma de fuego, la Taser o el gas pimienta son peligrosos en sí mismo sin dar cuenta de cómo se usa y de qué manera se usa, es una tontería". Con la frontalidad que lo caracteriza, el ministro de Seguridad, Marcelo Sain, fijó posición ante Rosario/12 sobre el debate generado a partir de la decisión del gobierno provincial de analizar la posible compra de las pistolas de descarga de un shock eléctrico para la fuerza santafesina.

El ministro argumentó: "Lo único que sí es cierto es que hoy el policía porta una arma de guerra, técnicamente hablando, que es una nueve milímetros, un arma de puño de fuego y en el medio para poder utilizar en un escenario donde la utilización de su argucia y de su físico no es suficiente, lo único que le resta es ese arma de fuego. Habría que discutir fuera de los casos específicos qué tipo de armamento entre su físico y su arma de puño hay, como para poder interceder en situaciones donde vos no necesitás hacer uso de un arma de fuego, pero sí necesitás neutralizar una persona que está en un acto de agresión. No importa si es una Taser, si es gas pimienta o si es otro tipo de arma, pero plantear que el arma de fuego, la Taser o el gas pimienta son peligrosos en sí mismo sin dar cuenta de cómo se usa y de qué manera se usa, es una tontería". 

Para Sain "los instrumentos que utiliza cualquier policía son letales o no letales dependiendo del uso que se le da. Pero además en algunas circunstancias deben ser letales y está bien que lo sean, el principio rector de un policía es el de intervenir de manera tal de conjurar una situación de riesgo para personas o evitar consecuencias mucho más gravosas. Ese es el primer principio. El segundo, fundamental, es que sólo puede causar un daño cuando ese daño impide que el otro cause un daño mayor,  es un poco la lógica de la legítima defensa. Entonces el instrumento que utilice para eso cualquiera es válido, pero no hagamos fetichismo del armamento". 

Y recordó: "Por ejemplo el año pasado un policía le pegó un tiro en la pierna a un ladrón que iba armado en una esquina céntrica de Rosario (Italia y Montevideo) y con eso impidió un mal mayor. Ahora en el caso del policía federal Juan Roldán, en el caso de la ciudad de Buenos Aires, claramente si hubiera habido una pistola Taser o de un arma no letal, se hubieran impedido dos muertes: la del policía y posteriormente la del agresor. Así que no yo no creo en ese tipo de discusiones, con los que dicen 'Taser sí" como (la ex ministra de Seguridad) Patricia Bullrich pero después bancan un homicidio calificado como el del policía Chocobar donde el asesinado ya estaba neutralizado, sin riesgo y sin peligro para nadie y fue asesinado, fue quemado, fue rematado por el policía Chocobar. O sea que es muy complicado el tema".

Por otro lado, Sain explicó la nueva organización de "Estrategias de Seguridad Preventiva para los centros urbanos". "Lo que debe orientar el accionar policial es la problemática delictiva, la idea rectora del trabajo policial es el problema criminal, pero hoy la policía actúa haciendo control poblacional pero no control criminal.  Solamente se choca con el delito cuando éste ocurre pero no tiene en su lógica de funcionamiento y en su estructura organizativa, la problemática criminal como eje orientador".

"Lo que estamos haciendo ahora es georreferenciando los delitos predatorios bajo un precepto fundamental: se cometen en un tiempo y en un lugar. Así que identificar ese tiempo y ese lugar te permite, bajo el precepto de que son reiterativos, desplegar la policía en esos lugares de manera tal que impida la comisión de los mismos. Es ahí lo que técnicamente se llama disuasión criminal. Nunca vas a resolver por qué ese ofensor comete el delito, sencillamente vas a generar condiciones situacionales que impiden que cometan delitos o si lo está cometiendo, tenés una respuesta inmediata mucho más próxima. Yo siempre digo: la policía es la guardia de un hospital, sirve para salvar una vida, para atender un emergencia pero nunca va a resolver la cuestión de fondo". 

El otro tema importante es que el delito patente predatorio de calle, robos y hurtos, cometidos por personas que no están en carrera delictiva e incluso en aquellos que si ya lo tienen casi como oficio, son muy rústicos. Notablemente en Argentina en este tipo de delitos se incrementan cuando hay problemas de alto nivel de desigualación en un corto período de tiempo, y en zona urbana. Esto es así desde hace 30 años, está súper estudiado y hoy estamos afrontando esa situación".

En el nuevo proyecto Sain preve conformar seis núcleos de carácter netamente analítico-operacional denominados “Centros de Análisis y Operaciones Policiales” (COP) que estarán geográficamente localizados en Santa Fe, Rosario, Rafaela, Reconquista, San Lorenzo y Venado Tuerto. Tendrán la misión de producir análisis criminal, planificar operaciones e intervenciones policiales focalizadas y evaluar el desempeño operacional policial posterior.

Se establecerá un Centro Provincial de Análisis y Operaciones Policiales (“COP Central”) que estará situado en Rosario, dependerá de la Subsecretaría de Prevención y Control Urbano y se abocará a efectuar análisis criminal y planificación y evaluaciones operacionales de manera centralizada con alcance provincial.

  

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ