Las amenazas y descalificaciones de quienes acudieron al llamado del exministro macrista

Los violentos audios de la patota que convocó Miguel Etchevehere para desalojar el campo de su hermana Dolores

El extitular de la Sociedad Rural llamó a los patrones de campos y estancias a movilizarse contra los campesinos sin tierra e integrantes de organizaciones ambientales que participan del Proyecto Artigas e implementaron un modelo agrario sostenible con el apoyo de su hermana. Los mensajes previos a la movilización dan cuenta del tenor de la misma.
Etchevehere y su gente presionan para forzar un desalogo de la estancia.Etchevehere y su gente presionan para forzar un desalogo de la estancia.Etchevehere y su gente presionan para forzar un desalogo de la estancia.Etchevehere y su gente presionan para forzar un desalogo de la estancia.Etchevehere y su gente presionan para forzar un desalogo de la estancia.
Etchevehere y su gente presionan para forzar un desalogo de la estancia. 
Imagen: Télam

Con la convocatoria de camionetas, jinetes, tractores y un discurso de violencia, Sebastián, Juan Diego y Luis Miguel Etchevehere junto con integrantes de las corporaciones agropecuarias se concentraron en el ingreso de la estancia Casa Nueva para ordenar el desalojo de "intrusos", bajo el argumento de un avance contra la propiedad privada. Dentro del grupo que ocupa el predio se encuentra su hermana Dolores Etchevehere y el resto de los integrantes del Proyecto Artigas.

Desde allí, Luis Miguel Etchevehere, con la narrativa de "somos gente pacífica que nos estamos manifestando al costado de la ruta" y autodenominándose " republicano y respetuoso de la ley y la justicia", ejerció presión para la resolución judicial del pedido de desalojo por delito de usurpación en una propiedad privada al juez de garantías de la Paz, Raúl Flores, a quien el fiscal Oscar Sobko le solicitó la restitución del inmueble a "quienes hasta este momento ostentaban la posesión del bien".

La marcha fue convocada por los tres hermanos Etchevehere; públicamente (Luis Miguel convocó a través de su cuenta de Twitter) y también de forma privada en grupos rurales de Whatsapp. De esos grupos se filtraron audios que evidenciaron un grado de ensañamiento y violencia para con los ocupantes del predio.

Según informaron a Página/12 desde Proyecto Artigas, uno de los audios sería de Sergio Winitzky, miembro de una familia que participó en el remate de los inmuebles del frigorífico regional Santa Elena y adquirió el club de golf, uno de los lotes más importantes, a precio vil. "Cien, doscientas o trescientas camionetas las juntamos en cinco minutos”, dijo dirigiéndose a Juan Diego para luego calificar de “piojosos, sarnosos y punteros políticos” a quienes están en ese campo y prometió: “Yo llevo absolutamente a todo el personal de mi campo y perdé cuidado que más de uno se sale de la vaina por ir armado”.

Sergio es el hermano de Ricardo Winitzky, uno de los publicistas de campaña por la reelección de Fujimori entre 1998 y el 2000 y que cuenta con tres procesos con pedidos de detención en el sistema anticorrupción peruano: por su participación en la campaña de desprestigio de opositores de Fujimori, por haber hecho doble facturación para justificar los ingresos de campaña y por haber recibido entre 50.000 y 100.000 dólares mensuales por su colaboración en la campaña electoral. Fue declarado por la justicia peruana como "reo contumaz".

Desde el Proyecto Artigas informaron además que el audio en el que se pide mandar "a algún guapo con ganas de pegarle a algún negro de mierda, de esos que odiamos tanto” sería de Fabio Alfredo Schneider de la FAA Crespo- Entre Ríos, que cuenta con experiencia en cortes, porque fue una de las cabezas de las protestas del 2008 contra el gobierno.

El tercer audio circulando sería supuestamente de Hector Reniero, presidente de la Sociedad Rural Chajari, Entre Ríos, quien aseguró que "hay conocimiento de que quieren traer dos millones de gente de las villas del conurbano de Buenos Aires”.

En tanto, Dolores Etchevehere declaró "no tener miedo, porque el miedo paraliza, pero sí temor y precaución". Informó que sus hijos fueron amenazados y por ellos se encuentran bajo custodia policial por el juzgado federal.

La disputa familiar entre Dolores Etchevehere y sus tres hermanos tiene larga data, pero tomó relevancia el jueves pasado, con la conformación del Proyecto Artigas, en la que organizaciones sociales, campesinos sin tierra y organizaciones ambientales tienen como objetivo llevar adelante un modelo agrario sostenible en tierras donadas por Dolores, y el despliegue de acciones legales simultáneas en todos los juzgados donde están iniciadas causas contra su familia por actos de corrupción, violencia e impunidad, que incluyen falsificación de firmas, administración fraudulenta, evasión fiscal por cuentas en el exterior no declaradas, lavado de dinero, explotación laboral, acceso a tierras fiscales a precios viles y violencia económica. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ