El perito informático habló con #LamañanadeVíctorHugo

Diego Lagomarsino: "Llevar una tobillera durante tres años siendo inocente es tortuoso"

El ex empleado de Alberto Nisman, imputado por haber integrado un comando que supuestamente quería asesinarlo, dijo que va a creer que se hizo justicia  el día que lo declaren inocente. 
"Llevar una tobillera durante tres años es tortuoso porque siendo inocente, llevás con vos el cartel de la injusticia", dijo Lagomarsino."Llevar una tobillera durante tres años es tortuoso porque siendo inocente, llevás con vos el cartel de la injusticia", dijo Lagomarsino."Llevar una tobillera durante tres años es tortuoso porque siendo inocente, llevás con vos el cartel de la injusticia", dijo Lagomarsino."Llevar una tobillera durante tres años es tortuoso porque siendo inocente, llevás con vos el cartel de la injusticia", dijo Lagomarsino."Llevar una tobillera durante tres años es tortuoso porque siendo inocente, llevás con vos el cartel de la injusticia", dijo Lagomarsino.
"Llevar una tobillera durante tres años es tortuoso porque siendo inocente, llevás con vos el cartel de la injusticia", dijo Lagomarsino. 
Imagen: Télam

"Llevar una tobillera durante tres años es tortuoso porque siendo inocente, llevás con vos el cartel de la injusticia. Comprendo que en algunos casos sea necesario porque todos somos inocentes hasta que se demuestre lo contrario, pero en este caso era completamente innecesario y después de estos tres años tanto el fiscal como la querella y el juez entendieron que no hacía falta este tipo de seguimiento", dijo Diego Lagomarsino en #LamañanadeVíctorHugo, el programa radial que conduce el periodista Víctor Hugo Morales por AM750.

El perito informático, como informó PáginaI12 en su edición de este miércoles, recibió la noticia de que ya no llevará la pulsera electrónica que se usa para controlar a los procesados a los que se pretende monitorear. La decisión la tomó el juez federal Julián Ercolini.

Lagomarsino está imputado por integrar, supuestamente, un comando que habría asesinado a Alberto Nisman en su departamento de Puerto Madero en 2015. El retiro de la tobillera, que fue avalado por el fiscal Eduardo Taiano y hasta por el abogado Pablo Lanusse, el ultramacrista representante de la madre de Nisman, es un síntoma notorio de que en casi seis años de investigación no pudieron encontrar una sola prueba que vincule al técnico informático con un comando y, en realidad, tampoco encontraron evidencia alguna de la existencia misma de tal comando. La situación procesal de Lagomarsino no cambia, pero es evidente que no piensan en la existencia de un peligro de fuga y no creen que se pueda obtener algún indicio que agrave la acusación. Transcurridos 69 meses de la muerte del fiscal, en el expediente y ahora también en la sociedad sobrevuela la certeza de que Nisman se suicidó.

Así lo entiende también el propio Lagomarsino, que dijo en la nota que "esto no significa que me hayan dicho que soy inocente. Significa simplemente que la causa sigue. Yo sigo a derecho y se entendió que yo siempre estuve a derecho y colaborando hasta con la gente del monitoreo para que la cosa funcione bien. No sólo por mí, sino por el resto de la gente que tiene este sistema colocado. Pero lo más importante va a ser cuando digan que soy inocente. Ahí se va a hacer justicia de verdad".



Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ