Sushi y más

Salí

Con sello de Okinawa

La historia de Harakiri De Una empieza con tres amigos -Nicolás, Augusto y Damián-, que juntaron sus ganas en un proyecto que se fue adaptando a los tiempos de la pandemia. Ya habían tenido una primera experiencia gastronómica con un delivery de sushi en la localidad de San Martín y a principios de este año decidieron abrir nada menos que en el corazón de Palermo. La carta tiene el recorrido básico por las piezas puro salmón a las que está acostumbrado el circuito local, pero lo interesante es animarse a explorar “la otra parte”. “La mayoría de los japoneses de la Argentina son descendientes de Okinawa. Mi idea es difundir esa cultura a través de la gastronomía”, comparte Nicolás, que además forma parte del Club GastroJapo. 

En ese plan, entonces, la propuesta es arrancar con el Nikuman clásico, un panecillo al vapor relleno con cerdo, shiitake y nira ($180). Se puede combinar con Ika o Ebi Furai, aros de calamar o langostinos rebozados en panko ($750/$850). Entre los platos fuertes ($850) se destacan el Rafute -panceta tiernizada en suave cocción con salsa de miso- y el Yakizakana -salmón a la plancha con salsa teriyaki-. Los dos se sirven con el acompañamiento estilo omakase, la mejor selección del chef. Incluye tempura okinawense (“tradicional, como lo hacían las abuelas”, apuntan) en el que los vegetales o el kanikama se envuelven en alga nori antes de pasar por el rebozado. También arroz, batatas caramelizadas, ensalada, alguna gyoza o hanjyuku tamago (huevos). Para beber, van muy bien los jugos a base de lychee, longan, mango, maracuyá o melón; así como cervezas Orion o Sapporo ($290 la lata). De postre, la bandeja de Okashi ($450) tiene una selección de dulces con Kurimanju/Dorayaki (relleno de anko, matcha, batata o coco con dulce de leche), Cheesecake japonés y Chinsuko (masitas secas estilo okinawense con matcha y/o chocolate), todo ideal para acompañar con Bubble Tea, una infusión con perlas de tapioca y matcha que se sirve fría y batida con crema. 

Una inmersión en una de las gastronomías más interesantes de Japón.

Harakiri De Una queda en Honduras 4756. Horario: martes a sábado de 18 al cierre; domingos de 12 a 18. Tienen un patio en la entrada y mesas en la vereda. Delivery/Take Away: 11-2514-8474. Instagram: @harakirideuna.

Versión vegana

Melisa Ceratto optó por la alimentación vegana cuando era chica. “En ese momento no existía la cantidad de alternativas que hay ahora y me tenía que preparar todas las comidas. Gracias a eso empecé a amar la gastronomía”, cuenta. Se recibió de chef y trabajó durante muchos años en un restaurante de sushi. “Hasta que llegó un momento en que cocinar animales se me hizo insoportable”, dice. En 2018 tomó la decisión de renunciar para crear su emprendimiento de sushi vegano, Misato sushi. El nombre es un homenaje a su personaje preferido del anime, Misato Katsuragi de Neon Genesis Evangelion. “Una mujer que debe ser fuerte en un mundo apocalíptico, sin perder el encanto... ni el amor por la cerveza”, describe.

Por supuesto, la carta de Misato no incluye animales ni sus derivados. Son más de 30 rolls distintos con gran cantidad de verduras, frutas, quesos vegetales, frutos secos, cereales, algas, embutidos vegetales y hasta ‘atún’ de origen vegetal. Y más allá del veganismo, mantener precios accesibles también es parte de la causa. “Es importante que el sushi deje de ser considerado un alimento caro. La comida no debería ser un privilegio”, destaca. Rolls como el Flora (morrón asado, queso de girasol y zanahoria cubierto con escabeche de porotos) o el Khaleesi (espinaca con salsa teriyaki y tofu sellado cubierto con lámina de remolacha y pickle de rabanito) cuestan $160 x 6 y $300 x 12. El Alfonsina (shitake, hummus y palta cubierto con puerro frito) o el Asuka (con jamón a base de arroz, cebolla morada y palta, rebozado y frito, coronado con salsa cheddar y queso parmesano de un emprendimiento amigo, Feten Vegano), $180 y $340. Las opciones incluyen además Temakis, Harumakis, Niguiris, Geishas y bocaditos de pescado vegetal y calabaza. El combo destacado es el Bimbox ($600), un combinado de 24 piezas diseñado por la Srita. Bimbo (comediante feminista y vegana). 

“Donamos parte de las ganancias de cada caja a distintos refugios animales”, apunta Meli. Para disfrutar con causa y sin pausa.

Misato está en Villa Devoto. Delivery propio en CABA. Pedidos de martes a sábados hasta las 19 a través de Instagram: @misato.sushi y Facebook: MisatoSushiVegano.

Japo-peruana en continuado

El nuevo Páru en Olivos acompaña la gran transformación de la oferta gastronómica del corredor del Bajo Vicente López. De a poco se empiezan a sumar firmas con trayectoria en los polos tradicionales de Buenos Aires, que apuntan a un público más abierto en sus gustos (y en sus gastos). El equipo de Páru Inkas Sushi & Grill -cocina fusión peruano japonesa- ya tenía una propuesta Deli en la zona del Botánico. Y lo que hicieron fue transformar su restaurante de Olivos en un nuevo concepto: Páru Deli Café.

 Incorporaron una carta de cafetería tradicional para cubrir desayunos y meriendas, a la que le sumaron postres típicos de la gastronomía peruana: torta Tres Leches, Suspiro Limeño y Picarones (rosquitas típicas de la comida callejera del Perú), cada uno a $350. Al mediodía ofrecen un Menú Ejecutivo con opciones de uno o dos pasos, en un rango que va desde los $630 a los $1140, siempre con bebida y café, con platos como Tai Rice (arroz oriental salteado con cebollas, pimientos y chaucha; puede salir con pollo o pescado blanco); roll del día; risotto de quinoa; o los clásicos salteados peruanos. En la carta hay un resumen cuidado de los clásicos best sellers de Páru. Tiraditos como el Car-Passión (láminas de salmón en miel de maracuyá y lima servido con hilos crocantes filo y brotes de berros, $1090). El Yellow Cebiche (salmón fresco marinado en ají amarillo peruano, lima y toque especial, $1260). Piezas de sushi como el roll Mosqueta Maki (langostino crocante, palta y queso más láminas de salmón con salsa de rosa mosqueta, $860). O las Kaniwan, unas empanaditas de masa filo oriental rellenas de langostinos, queso y maní con miel de rocoto y maracuyá a $860. 

La coctelería acompaña con carta propia en la que se destacan el Apostolado (gin Apóstoles, Campari, jengibre, tónica y pomelo, $390) y distintas combinaciones a base de maracuyá. De esos sabores para disfrutar al atardecer en la vereda o en la gran terraza rodeada de la arboleda de la zona.

Páru Deli Café queda en Comandante Rosales 2419, Olivos. Horario de atención: lunes a domingos de 9 a 24. WhatsApp: 11-3122-0651. www.paru.com.ar. Instagram: @paru_sushi.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ