albumina
Destinos digitales con sello propio

Dicen expertos trotamundos que los hay especialmente anhelados, como el de la micronación Akhzivland, en la costa norte de Israel, cuya población total consta de apenas 3 habitantes. Aunque si de los más bonitos se trata, apuntan el cultivado dedo hacia Arabia Saudita o Camboya. O bien, habiendo además de regiones turísticas y monumentales, mencionan los de la isla de Pascua o Machu Pichu, sin más funcionalidad que reconocer que el explorador ha estado ahí. Lo cierto es que no existe almita errante que no adore sumar más y más sellos en el pasaporte, vedette de ocasión, indeleble marca -suvenir y registro- de haber cruzado fronteras, ir más allá. Pues, consciente del fervor que los sellos despiertan, la diseñadora e ilustradora germana Anna Dittmer (aka Ribbit Knight) decidió crear una peculiar colección con vuelta de tuerca: marcar el paso hacia otros mundos, sitios ficcionales que solo existen en ciertas huestes digitales… 

“En ocasiones, los videojuegos nos hacen sentir que estamos visitando tierras lejanas. A medida que los sistemas gaming se vuelven más poderosos, los universos que presentan se vuelven más inmersivos y envolventes, como en los casos de Horizon: Zero Dawn, Watch Dogs, o Skyrim”, advierte la web arty The Fox Is Black al presentar las estampas que Dittmer ha bosquejado para documentar sus viajes a mundillos gamer… Por caso, a terruños de Final Fantasy, Super Mario, The Legend of Zelda, Donkey Kong, Mega Man o Star Fox, algunos desarrollos por la artista tomados amén de destilar sus paisajes en simples -aunque encantadores- gráficos, que dejan asentados en forma “táctil” y emotiva sus travesías virtuales. “Cada diseño está dedicado a cierta locación o lugar de interés de distintos videogames, y son a la vez un recuerdo personal de mi propia historia como jugadora”, sintetiza la muchacha de Düsseldorf, Alemania, acerca de Pixel Passport, la encantadora serie en cuestión.  

Más en ribbitknight.com

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ