Remontada histórica, gol "regalado" y denuncia de arreglo previo. Esa combinación bastante extraña tuvo lugar este fin de semana en el fútbol de Colombia, cuando se definía el ascenso a Primera división con el partido entre Llaneros y Unión Magdalena. Este último club, ascendido a la Liga BetPlay 2022, perdía por 1 a 0, pero a dos minutos del final marcó dos goles que le dieron la victoria y le permitieron ganar el cupo de ascenso. Lo que podría haberse entendido como una hazaña terminó en un escándalo y el encuentro fue calificado como una “vergüenza nacional”.

Sucede que, las imágenes de los jugadores de Llaneros FC parados en el campo de juego y sin intención de detener el ataque de los adversarios fueron muy evidentes, al punto que rápidamente se viralizaron en las redes sociales y causaron indignación. Incluso, el público local, de Llaneros, insultó a sus jugadores cuando se retiraban del estadio.

“¡Eso no se hace, ladrones, vendidos!”, los acusaron. “¡Cuánta plata les dieron!”, se escuchó gritar entre los fanáticos.

Si bien el resultado hizo que Unión Magdalena, con 11 puntos en el Grupo B, ascendiera a la máxima categoría -por delante del Fortaleza (10) que perdió 2-1 como local frente a Bogotá- el escándalo por la sospecha de “arreglo” fue tan grande que de inmediato la Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales pidió una investigación sobre las circunstancias que rodearon el encuentro.

Luego de lo sucedido, Nelson Florez, el entrenador del Fortaleza –el segundo equipo en la tabla, que disputaba el ascenso-, rompió en llanto durante la rueda de prensa y aseguró sentirse robado. “No me da vergüenza llorar, porque me siento robado”, dijo. “Podemos perder, pero no de esta manera”, agregó.

"Hoy no cumplimos con la tarea. Teníamos que ganar, pero más allá de eso, los anhelos de un grupo de jugadores no se pueden ver truncados por la corrupción que tiene este país", concluyó.

Reacciones

El hecho desató reacciones de todo tipo y de distintas partes del mundo. Entre los testimonios más destacados aparece el Juan Guillermo Cuadrado, jugador de la selección colombiana y actual capitán de la Juventus de Italia, quien calificó el gol de Unión Magdalena como una “falta de respeto”. 

Por su parte, su compañero en la selección Matheus Uribe, respondió que el acto es “una vergüenza para el fútbol colombiano”.

En esa misma línea, el exfutbolista Juan Pablo Ángel, escribió: "Es una VERGÜENZA, no podemos normalizar y mucho menos premiar la trampa, la deshonestidad". Y agregó: "Aquí lo menos importante es si Fortaleza hizo o no la tarea, lo ocurrido en el partido del ascenso entre Llaneros y Unión Magdalena es DESHONROSO desde cualquier punto de vista".

En tanto, el exarquero David González, recordado por atajar en Independiente Medellín y Deportivo Cali, señaló: "Duele en el alma que esto pase en nuestro fútbol. Tantas cosas por cambiar y tan poquita gente luchando por que cambie".