¿Cómo se dice lluvia de promesas en japonés?
Macri con Takahara, la promesa de goleador incumplida
Imagen: Télam

El presidente Mauricio Macri se reencontró, durante la cena de gala que le ofreció el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, con el exfutbolista de Boca Juniors, Naohiro Takahara, aquel que el expresidente "xeneize" trajo como una promesa de goleador y como embajador del club de La Ribera al mercado japonés, pero solo jugó seis partidos y marcó un gol. La agencia Télam consignó el encuentro y señaló que la foto de los mandatarios con el exjugador de la selección japonesa fue idea del gobierno nipón.  

En realidad, la aparición de Takahara vuelve a poner en primer plano el fútbol en la gira asiática del expresidente de Boca en busca de la lluvia de inversiones que prometió para su mandato al frente de la Casa Rosada. En su reciente visita a China, Macri hizo espacio en la gira para ir a visitar a Carlos Tevéz, quien juega en el Shanghai Shenhua.

Takahara fue el primer futbolista japonés en jugar en la primera división del fútbol argentino, pero su paso fue para el olvido. El joven delantero había llegado a Boca proveniente del Júbilo Iwata, donde debutó en 1998 y marcó 32 goles en 78 partidos. En 2001, Macri lo presentó como promesa de goleador en una conferencia de prensa en La Bombonera.

El nipón volvería a su país al año siguiente, con sólo 6 partidos disputados, un gol convertido en la goleada de Boca a Lanús por 6 a 1, y unas miles de camisetas compradas por sus compatriotas.   

Tras su paso por Boca, el jugador de 38 años tuvo su mejor año en la liga del sol naciente y luego pasó errático por dos clubes alemanes para volver a Japón, donde ahora es 10, capitán, director técnico, presidente y dueño del Okinawa SV, que milita en la tercera división, y viste una camiseta azul y oro.  

Takahara con la 10 en el Okinawa SV, club del que es dueño, presidente y DT

Además, al describir la reunión bilateral con su par chino Xi Jinping, Macri destacó: "Lo impresioné con mi gol de tiro libre. Me dijo que me parecía a Messi”. El presidente argentino contó así el momento en el que le mostró al mandatario de la potencia asiática un video en el que convierte un gol de tiro libre durante un partido jugado en el country.