Educación subió su propuesta de aumento, pero los gremios de profesores la rechazaron por insuficiente
Una oferta que sigue lejos del reclamo
En la séptima reunión paritaria, el Gobierno les propuso a los docentes universitarios un incremento del 22 por ciento en cuotas. Los gremios evalúan no iniciar las clases tras el receso.
Imagen: Daniel Paz

La séptima reunión paritaria que mantuvieron ayer los profesores universitarios con los funcionarios del Ministerio de Educación terminó con un nuevo fracaso. La Secretaría de Políticas Universitarias mejoró en dos puntos su oferta de aumento salarial en cuatro cuotas y la llevó al 20 por ciento, que treparía al 22 si se tiene en cuenta un programa de jerarquización ya comprometido. Todos los sindicatos de profesores rechazaron la propuesta y reiteraron su pedido de un aumento del 35 por ciento, que sirva para paliar la inflación de este año y recuperar lo perdido el año pasado, que calculan en el 10 por ciento. La paritaria de los docentes universitarios venció hace casi cuatro meses, el 28 de febrero. Las federaciones Conadu y Conadu Histórica están realizando esta semana una consulta entre sus bases para definir si empiezan o no las clases en el segundo cuatrimestre: las conducciones gremiales impulsan el no inicio de las clases.

“Pretenden que nuestro salario esté atado al déficit trimestral del gasto público, un requerimiento de los organismos internacionales de crédito. Todos los trabajadores del Estado debemos tomar nota”, dijo a PáginaI12 Antonio Roselló, secretario adjunto de la Conadu Histórica, quien señaló que los docentes son el único sector del Estado que no acordó paritarias. Roselló afirmó que no van a firmar “la convalidación de una reducción salarial”. 

La oferta que presentó ayer Políticas Universitarias para los 190 mil docentes se distribuye así: 4 por ciento en marzo, 6 en junio, 6 en septiembre y 4 en diciembre, más otro 2 por ciento de jerarquización docente también en diciembre.  

Federico Montero, secretario de organización de Conadu, dijo a este diario que, aunque la oferta tuvo un leve aumento y “se rompió el techo del 20 por ciento”, sigue siendo insuficiente y no satisface el 35 por ciento que exigen. Desde Conadu remarcan que, más allá de la cuestión salarial, también quieren discutir cuáles son los objetivos de Cambiemos para con la educación pública. “El nuevo sistema de créditos que se aprobó –dijo– equipara a las universidades públicas con las privadas, es muy grave.”

Hasta este jueves, Conadu y Conadu Histórica convocan a sus afiliados a votar si el segundo cuatrimestre debe comenzar o no, al no haber acuerdo salarial. “Es una nueva etapa del conflicto”, definen. La propuesta de los dirigentes de las federaciones es clara: “Las clases no deben comenzar”. Afirman que, si el Gobierno no atiende los reclamos, la única opción que les queda es radicalizar las medidas.

“El 22 por ciento de aumento es insuficiente por el proceso inflacionario del país. Desde que asumió Mauricio Macri los docentes universitarios hemos perdido el 14 por ciento de nuestro salario”, argumentó, en diálogo con PáginaI12, Daniel Ricci, secretario general de Fedun, otras de las federaciones de docentes universitarios. “Hace 13 años tenemos paritarias –dijo–, pero es la primera vez que los responsables de garantizarlas están más preocupados por sus candidaturas que por la educación.”