¿Desde cuándo los países tienen el nombre que les conocemos? Mientras que algunas naciones conservan la denominación de los imperios más antiguos, otras se autoproclamaron en honor a aquellos que hicieron posible su independencia, y no faltan las que fueron rebautizadas recientemente. 

En varios países de América, las denominaciones surgieron tras la llegada de los españoles y portugueses. En tanto que en Asia como en Europa una gran cantidad derivan de los imperios más antigüos. Y mientras que en algunos casos está claro de dónde vienen, en otros existen distintas teorías. Muchos nombres derivan de palabras de pueblos originarios, santos religiosos, el latín o la naturaleza. En otros no se sabe con determinación.

Argentina, por ejemplo, proviene del latín argentum, que significa plata, por la asociación entre el territorio y el Río de la Plata. Brasil surge de un árbol que es de un color rojo intenso, y Qatar, de los relatos escritor romano Gaius Plinius. 

También hay casos de modificaciones recientes, como es el caso de Macedonia, que pasó a ser Macedonia del Norte en 2019; el de Holanda, que desde 2020 es conocida como Países Bajos; o el de República Checa, que en 2016 cambió oficialmente de nombre para pasar a llamarse "Chequia".

En América, Asia y Europa, a continuación, la historia de dónde provienen los nombres de los países tal como los conocemos.

América: Argentina, Brasil, Chile, Bolivia y más 

  • Argentina: del latín argentum, que significa plata, proviene de la asociación existente por entonces entre el territorio y el Río de la Plata. El primer registro escrito de la expresión Terra Argentea data de 1554, en una pieza cartográfica del portugués Lopo Homen. En la Constitución Nacional de 1853, se incluyó la denominación República Argentina.

  • Bolivia: responde a una derivación del nombre del militar y político Simón Bolívar, uno de los padres de la independencia de Sudamérica en el siglo XIX. El 3 de octubre de 1825 el país adoptó la denominación República de Bolívar, que varió a República de Bolivia el 29 de diciembre de ese mismo año.

  • Brasil: surge de un árbol que es de un color rojo intenso, que los portugueses llamaron “Brasil”, y así luego al territorio. Existen registros en Italia desde el siglo XI, en España desde el siglo XII, y desde 1511 el nombre “Brasil” se convirtió en habitual en los mapas.

  • Chile: existen varias teorías de por qué el país adquiere ese nombre. Una indica que provendría de la palabra chili, que en quechua significa frío o nieve. Otra, de la palabra “confín”, como los incas llamaban a la parte sur de su imperio. Lo que sí está claro es que se adoptó oficialmente el nombre de Chile el 30 de julio de 1824, con un decreto del director supremo Ramón Freire.

  • Uruguay: proviene del guaraní, aunque existen distintas versiones sobre su significado, como “río de los pájaros pintados” o “río de los caracoles”. O que podría provenir de “Uru”, un tipo de ave que habitaba la zona del río, “Gua”, que significa “viene de” y la letra “y”, que representa el agua. Con la primera Constitución, en 1830, se denominó Estado Oriental del Uruguay.

  • Colombia: surge en referencia a Cristóbal Colón, que encabezó la primera expedición española que llegó a América en 1492. En 1819 los territorios que actualmente son Colombia, Venezuela y Ecuador se conocían como "La Gran Colombia". Desde 1832, Colombia, Panamá y Nicaragua se conocían como "Nueva Granada", y luego, en 1858, "Confederación Granadina" con los países que hoy son Colombia y Panamá. Hasta que en 1886 pasó a ser "República de Colombia", limitándose al territorio que hoy se conoce.

  • Cuba: hay varias teorías en torno al significado del nombre de la isla. Una sostiene que deriva de la palabra Ciba, que para los aborígenes que habitaban las tierras significa “piedra, montaña, cueva”. Otra, una derivación del taíno Cubanacan, que significa “lugar del centro”. Según los historiadores, Cuba fue uno de los primeros territorios que descubrió Colón, que en una carta lo llamó como Cuba, y había manifestado su deseo de sustituirlo por "Juana" por el príncipe español Don Juan; o "Fernandina" por el rey Fernando II de Aragón, nombres que finalmente no tuvieron éxito.

  • Venezuela: hay dos versiones en cuanto al origen de su nombre: la primera indica que los españoles lo llamaron así por su parecido con Venecia, ya que las viviendas de los pueblos nativos en las costas estaban  construidas sobre pilotes de madera. Otra, asegura que existen documentos que sostienen que los primeros navegantes que hicieron contacto con los aborígenes que vivían en una pequeña isla llamada Veneci-uela, lo que indicaría que el nombre es autóctono.

  • Perú: algunos historiadores aseguran que proviene es una deformación de la palabra “Birú”, nombre del cacique de una tribu en Panamá que los extranjeros llamaban Perú. En 1542, la Corona Española nombró al territorio Virreinato del Perú. En 1823, pasó a llamarse República Peruana.

  • Paraguay: algunos creen que deriva de la palabra indígena "payagua" que significa "río de los payaguas". Otros, que significa "agua como el mar", "río de muchas aguas" o "río que origina el mar". Y la expresión República del Paraguay comenzó a utilizarse desde 1840 en declaraciones públicas y documentos oficiales, para indicar la existencia de un Estado independiente y soberano.

  • México: proviene de los términos "Metztli" y "Xictli", del idioma náhuatl, que significan “en el ombligo de la luna”. Los documentos que antecedieron a la independencia usaron el término “América Mexicana”. En 1821, al declararse la independencia, utilizaron la denominación “Imperio Mexicano”.

  • Antigua y Barbuda: las islas fueron denominadas así por Cristóbal Colón en 1493, por la Virgen de la Antigua y las raíces aéreas de las higueras que tenían el aspecto de barbas.

Europa: España, Francia, Italia, Países Bajos y más

  • España: deriva fonéticamente de Hispania, como los romanos designaban geográficamente al conjunto de la península ibérica. Tras la unificación de la mayor parte del territorio de la España peninsular, en la primera mitad del siglo VII, aparecieron los primeros registros de lo que se llamó la "Madre España".

  • Francia: en la Edad Antigua, la región era ocupada por los galos y fue bautizada Galia por los romanos. Tras la caída del Imperio Romano, el pueblo celta de los francos invadieron el territorio y le dieron el nombre de Tierra de los Francos, que derivó en Francia.

  • Italia: hay registros del nombre Italia desde el siglo V antes de Cristo. Los historiadores creen que deriva del término "Viteliu" que significa "la tierra del ganado joven" en idioma osco, que se hablaba en gran parte de la península itálica en la antigüedad.

  • Macedonia del Norte: el país se autodenominó República Socialista de Macedonia en 1991, cuando declaró su independencia. El uso del término “Macedonia” fue rechazado por Grecia por la ambigüedad que creaba entre el país y la región griega. Debido a que el gobierno buscaba mejorar las relaciones con esa nación para unirse a la OTAN y a la Unión Europea, se cambió a Macedonia del Norte en 2019.

  • Dinamarca: la versión etimológica más aceptada indica que el nombre proviene del escandinavo antigüo "Danmark". Mientras "Dan" significa "honrado", "Mark" es territorio, por lo que Dinamarca sería la "Tierra de los Honrados". Los registros indican que se conoce de esa forma desde el siglo IX.

  • Países bajos: es la traducción al español de Nederland, que viene del neerlandés "Neder-landen", que significa "tierras bajas". Se llama así desde 2020, cuando el gobierno decidió eliminar el nombre “Holanda”, con el que se conocía anteriormente.

  • Chequia: en 2016, República Checa cambió oficialmente de nombre para pasar a llamarse "Chequia". Las autoridades habían argumentado que el nombre anterior era demasiado largo para hacer referencia a su marca e identidad. A pesar del cambio, los ciudadanos no lo compartieron y muy poca gente adoptó el nuevo nombre.

Asia: China, Japón, India, Qatar, Camboya y más 

  • Sri Lanka: alcanzó la independencia del Imperio Británico en 1948, y en 1972 cambió el nombre colonial de Ceilán, de origen portugués, por el actual. El término Sri Lanka significa "tierra resplandeciente" en sánscrito, una de las lenguas indias más antiguas.

  • Camboya: fue nombrado Estado de Camboya en 1989, tras librarse de un gobierno controlado por Vietnam, entre 1979 y 1989. En 1993, la denominación cambió a Reino de Camboya, que deriva del reino de Kambuya, como se conoció al territorio durante el Imperio Jemer entre los siglos IX y XIII.

  • China: en 1911 se derrocó la última dinastía imperial del territorio, conocida como Qing, y se estableció la República de China, inspirada en la dinastía Quinn que estuvo en el poder entre el año 221 a.C. hasta el 206 a.C. En 1949, el nombre cambió a República Popular de China, como se conoce actualmente.

  • Japón: los japoneneses llamaban Nippon a finales del siglo VII, que significa “Tierra del Sol Naciente”. En sus viajes, el comerciante y explorador veneciano Marco Polo, comenzó a llamarlo “Cipango”, que fue derivando con el paso del tiempo en “Jipan”, “Japan”, y pronunciado en español como “Japón”.

  • India: deriva del río Indo. En el siglo XIX, las colonias británicas lo llamaron “Indias Orientales Británicas”, hasta que en 1947, de la mano de Mahatma Gandhi, India se independizó, lo que derivó en la división de la India Británica en India y Pakistán.

  • Qatar: el primer relato perteneciente a los habitantes de la península data de mediados del siglo I, en un documento del escritor romano Gaius Plinius, quien se refirió a ellos como los Catharrei, una designación que derivó en el país que se independizó del dominio inglés en 1971.

  • Arabia Saudita: en 1927, Reino Unido reconoció la independencia de los reinos Hiyaz y Nechd. En 1932, esas regiones fueron unificadas como el Reino de Arabia Saudita. Su origen etimológico está compuesto por la casa de Saud—la más poderosa tras la unificación—y la palabra arabia, que hace referencia a “Noble” en lengua semítica.