Venezuela fue suspendida del Mercosur
En bloque contra Maduro
Con el gobierno de Macri como abanderado de la embestida contra el presidente venezolano, los cancilleres de Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay apartaron al país caribeño del bloque "por tiempo indefinido", mediante la aplicación de la clausula democrática. “A Venezuela no la sacarán del Mercosur jamás, porque nosotros somos el Mercosur”, afirmó Maduro.
Imagen: EFE

Con el gobierno argentino como abanderado de la embestida contra Nicolás Maduro, los cancilleres del Mercosur acordaron hoy suspender “por tiempo indefinido” a Venezuela como integrante del bloque regional. Así lo decidieron en la reunión de urgencia que celebraron en San Pablo, donde presentaron la suspensión como una respuesta a las acciones del presidente venezolano, a quien acusaron de “violar el orden constitucional”. “A Venezuela no la sacarán del Mercosur jamás, porque nosotros somos el Mercosur”, afirmó Maduro y remarcó que Mauricio Macri "es la punta de lanza de la agresión" contra Venezuela.

"La suspensión de Venezuela fue aplicada en función de las acciones del gobierno de Nicolás Maduro y es un llamado para el inmediato inicio de un proceso de transición política y restauración del orden democrático", señala el comunicado difundido tras la reunión de los cancilleres de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

La decisión del gobierno de Nicolás Maduro de convocar el domingo pasado a la elección para la Asamblea Constituyente y su puesta en funciones ayer dio pie para la convocatoria al encuentro de urgencia en San Pablo, que terminó con la suspensión de Venezuela del Mercosur. Del encuentro participaron el argentino Jorge Faurie, el brasileño Aloysio Nunes, el uruguayo Rodolfo Nim Novoa y el paraguayo Eladio Eloizaga.

Los ministros de relaciones exteriores de Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay decidieron aplicar la cláusula por la cual se suspende a un integrante del Mercosur que se considere haya roto el orden constitucional. Los cancilleres afirmaron, en un comunicado, que el apartamiento de Venezuela será efectivo hasta tanto “no haya restaurado el orden democrático y liberado a todos sus presos políticos”.

La postura uruguaya era la más flexible respecto de Maduro, buscando evitar que se llegara la suspensión. Por su parte, Brasil descartó de entrada llegar a debatir la expulsión de Venezuela, bajo la tesis de querer “castigar a Maduro pero no a Venezuela”.

De allí que el gobierno de Michel Temer defienda la postura de querer mantener su embajada en Caracas, con contactos políticos y económicos que perduren pese a los encontronazos entre ambos países.

De todos los países miembros del Mercosur, la Argentina es el que tiene la posición más dura contra Venezuela. Días atrás el presidente Mauricio Macri pidió que “se suspenda definitivamente” a ese país del bloque regional. “Se violan sistemáticamente los derechos humanos”, argumentó Macri e insistió con que el gobierno bolivariano “dejó de ser una democracia”. “La están pasando muy mal, la vida de los ciudadanos ha perdido valor”, agregó el mandatario y consideró que lo que ocurre en Venezuela “es inaceptable”.

Al reclamo de Macri se sumaron diputadas de Cambiemos enviaron una carta a la ONU solicitando su intervención para restablecer la paz en el país caribeño.

Técnicamente, Venezuela había sido suspendida en diciembre del año pasado por no cumplir el Protocolo de Adhesión, una forma más suave de advertir al gobierno de Maduro. Ahora se aplica la cláusula democrática, cuyo antecedente data de 2012, justo cuando Venezuela fue admitida en el Mercosur: en ese momento se suspendió a Paraguay por el golpe parlamentario contra Fernando Lugo. El bloque consideró que en ese caso hubo ruptura del orden democrático.

Un rato que antes que se confirmara la suspensión, Maduro habló desde Caracas. “Nadie nos sacará del Mercosur así tomen medidas ilegales como las que han tomado”, afirmó al programa “Rompiendo moldes” de Radio Rebelde. Aseguró que “a Venezuela no la sacarán del Mercosur jamás, porque nosotros somos el Mercosur”. En el diálogo telefónico con la radio, Maduro saludó al aire a Milagro Sala, quien lo escuchaba desde la cárcel de Alto Comedero en Jujuy y añadió: "Somos Mercosur de alma, corazón y vida. Algunas oligarquías golpistas como la de Brasil o unas miserables como la que gobierna Argentina podrán intentarlo mil veces, pero siempre estaremos ahí."

Maduro advirtió que Macri, a quien definió como "un empleado doméstico de Washington", tiene una “obsesión con Venezuela” y “es la punta de lanza de la agresión” contra ese país. "Ojalá tuviera esa obsesión para terminar con el desempleo y restablecer las pensiones de las viejitas", dijo el mandatario venezolano y señaló que Macri “solamente destruye al pueblo argentino”.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ