El procurador del Tesoro bajo la lupa
Saravia Frías, imputado

La causa penal por el acuerdo del Correo Argentino tiene un nuevo imputado señalado en un dictamen del fiscal Juan Pedro Zoni. Se trata de Bernardo Saravia Frías, el procurador del Tesoro designado en reemplazo de Carlos Balbín, quien volvió a su trabajo como camarista contencioso en la Ciudad de Buenos Aires. Zoni le pidió al juez Ariel Lijo que disponga medidas para investigar si la designación de Saravia Frías respetó los requisitos del procedimiento y si continúa trabajando para empresas del Grupo Macri como abogado, algo que él niega. 

El expediente es una derivación de diferentes presentaciones que hizo la fiscal Boquín en el fuero comercial y así como la Procuraduría de Investigaciones Administrativas (PIA). Tiene como imputados al propio Mauricio Macri, al ex ministro de Comunicaciones Oscar Aguad, a su ex asesor jurídico Juan Mocoroa (encargado de firmar el acuerdo con el Correo en 2016), la jueza comercial de primera instancia Marta Cirulli, que autorizó al Correo retiros de dinero por cerca de 2 millones de pesos, parte de los cuales habrían sido utilizados en provecho de empresas del Grupo Macri. Los directivos de Socma y Sideco también están bajo la lupa. 

Poco antes de que comenzara la feria judicial, declaró como testigo Guillermo García, el ex jefe de auditores de la Procuración del Tesoro. Su testimonio es fundamental, ya que desde dentro de la estructura del Gobierno hizo un informe que derivó en la salida de su jefe, Balbín, quien declarará en los próximos días por escrito. García ratificó todas las conclusiones de su auditoría: advertía que se habían utilizado artilugios para evitar que el Correo Argentino pagara su deuda millonaria con el Estado a lo largo de todo el proceso concursal, desde  2003. Advierte que los representantes legales del Estado en el proceso no hicieron nada para frenar las anomalías a lo largo del concurso de acreedores. El acuerdo para casi condonar la deuda era la conclusión de ese proceso. El análisis de García coincidía con los planteos de Boquín. Al declarar, según pudo saber PáginaI12, confirmó que Balbín le dijo que lo echaron por su postura.