Jonas Kopp vuelve en plan multimedia
“Mi cabeza no para”
Telluric Lines es el proyecto audiovisual del DJ y productor argentino figura de la movida europea: está inspirado en los chakras de la Tierra y lo estrenará en el Mutek.

Luego de la presentación de su nuevo álbum, Photom Belt (2017), en la DJ Night de Fuerza Bruta, en julio pasado, Jonas Kopp se reencontrará con el público porteño para introducir en la vuelta del festival Mutek a Buenos Aires su proyecto paralelo: Telluric Lines. “Está basado en el ambient y las frecuencias sanadoras”, describe el productor y DJ argentino, quien en la performance de esta propuesta audiovisual estará acompañado por el reconocido artista multimedia austriaco (establecido en Berlín) Rainer Kohlberger. “Curan el cuerpo, la mente y el espíritu. Es increíble cómo funcionamos al escucharlas. Cuando me adentré en el tema, empecé a implementarlas trabajando conjuntamente con los diferentes sitios de poder del planeta. Son siete, e intento representar cada uno con los sonidos y lo que me inspiran. Soy como un canal que comunica esta información entre el Universo y la Tierra. O desde la Tierra hacia la gente. Hay que tener ese equilibrio, al igual que buenas raíces para crecer alto.”

Tras llevarlo a la práctica en el Berlin Atonal Festival 2016, Telluric Lines debutará en Argentina con un concepto inspirado en la energía del Monte Shasta, volcán californiano inactivo cuyas frecuencias, según algunos devotos espirituales, ofrecen una llave para abrir los chakras del cuerpo y expandir la conciencia. Así, Kopp reivindica esa tradición de la música electrónica que tiene en el espacio exterior y el esoterismo fuentes de inspiración: “Hay una conexión sutil con todo. Los músicos electrónicos trabajamos con un lenguaje universal que son las frecuencias”, afirma el artista de 36 años. “Uno puede experimentar diferentes estados mentales o corporales según el tipo de track o ritmo. Si hay percusión, conecta más con la Tierra. Mientras que las frecuencias más elevadas remiten automáticamente a la ciencia ficción. La gente sabe apreciar sonidos y estilos. Tenemos esos registros, pero no los recordamos. Vivimos en un sistema que nos hace olvidar lo elemental”.

Al mismo tiempo que luce su flamante emprendimiento musical, Kopp es considerado una de las bandejas argentinas más importantes en el circuito electrónico mundial. A tal punto de que es una de las figuras por las que apuesta una de las instituciones del techno berlinés: Tresor Club, del que es DJ residente y en cuyo sello editó sus dos álbumes. “La primera vez que estuve en Berlín, en 2009, fue para hacer un live en Berghain. Fue un comienzo muy fuerte para uno que viene de Argentina”, reconoce quien, en su veta más orientada al Detroit techno y al Chicago house, basó su nuevo trabajo de larga duración en el Cinturón de Fotones.

“Lo de Tresor fue un sueño cumplido. Me puse en el hombro la responsabilidad de ser una de sus caras representativas. Por eso trato de alimentar la relación con más participación. Aunque me atrae la idea de salir del circuito tradicional de clubes. Por eso estoy preparando varios proyectos sonoros que están más relacionados con el arte. Me interesan los desafíos imposibles para ver hasta dónde puedo llegar. Mi cabeza no para.”

* Viernes 22 a las 19 en Mutek Buenos Aires 2017, Sala Argentina del CCK, Sarmiento 151.