La senadora y esposa de Mujica se perfila como la futura vicepresidenta de Uruguay
Lucía Topolansky, la dureza femenina
Topolansky sería la primera mujer en ocupar la vicepresidencia de Uruguay. Raúl Sendic renunció al cargo el sábado, luego de denunciar una persecución política de la oposición y de miembros del gobernante Frente Amplio.
Topolansky queda con la responsabilidad de ocupar el lugar de Sendic.Topolansky queda con la responsabilidad de ocupar el lugar de Sendic.Topolansky queda con la responsabilidad de ocupar el lugar de Sendic.Topolansky queda con la responsabilidad de ocupar el lugar de Sendic.Topolansky queda con la responsabilidad de ocupar el lugar de Sendic.
Topolansky queda con la responsabilidad de ocupar el lugar de Sendic. 
Imagen: EFE

La ex guerrillera y esposa del expresidente José Mujica, la senadora Lucía Topolansky, se perfila como la futura vicepresidenta de Uruguay tras la  renuncia al cargo el sábado de Raúl Sendic. Topolansky, de 72 años, es  senadora por el gobernante Frente Amplio (FA) y según la normativa vigente, será la reemplazante de Sendic, quien denunció una persecución política de la oposición y de miembros conservadores del FA. Al ahora ex vice se lo acusó de gastos dudosos con sus tarjetas corporativas oficiales. 

La Constitución uruguaya prevé que el senador más votado de la lista más votada en las últimas elecciones asuma la vicepresidencia en caso de vacancia. Mujica, presidente entre 2010 y 2015, senador líder del Movimiento de Participación Popular (MPP), que tiene la mayor bancada en la cámara alta, no puede ser vicepresidente ya que en Uruguay no existen los períodos sucesivos de gobierno y un vicepresidente debe poder suplir al titular. Su esposa, segunda en la lista electoral de Mujica, quedará  entonces con la responsabilidad de ocupar el lugar de Sendic.

Topolansky sería la primera vicepresidenta mujer del vecino país. Días atrás, Mujica describió a Lucía como “una trabajadora de esas infernales. No de esas que hacen un hecho histórico, sino de esas que levantan paredes. Tiene una dureza femenina, que es distinta a la dureza de los hombres”. 

Fue el propio Mujica, el principal padrino político de Sendic, quien se encargó de confirmar que Topolansky aceptará el cargo. “No se puede discutir, institucionalmente es así y ta”, le dijo a la televisión local. “Esto es una ‘changa’ que cayó extra. Ni pensábamos pero bueno, hay que aceptarlo”, añadió a la prensa.

Topolansky integró junto a Mujica la extinta guerrilla Movimiento de Liberación Nacional MLN-Tupamaros, que actuó en Uruguay en los años 60 y 70, que fue fundada por Raúl Sendic, el fallecido padre del político renunciante. 

Originalmente del ala dura de la izquierda uruguaya, Topolansky fue de las primeras en defender a Sendic cuando, en febrero de 2016, admitió no tener el título académico de licenciado en Genética Humana obtenido en Cuba con el que se presentaba. Recientemente, un comité de ética partidario criticó a Sendic por no presentar los recibos de gastos que hizo con sus tarjetas corporativas. Si bien varios sectores del Frente Amplio habían pedido al vicepresidente que diera un paso al costado, Sendic se había mantenido firme en su cargo y había anunciado que probaría su inocencia en una reunión partidaria que tuvo lugar el sábado. Pero, delante de sus compañeros de partido, denunció “deslealtades” y les comunicó que renunciaba.