Pichetto pidió que las Fuerzas Armadas tengan "presencia disuasoria en la Patagonia"
Con aire castrense
El jefe del bloque de senadores del PJ también habló de "reconciliación" con el Ejército. Lo hizo al referirse a la desaparición de Santiago Maldonado y en ese marco se enroló, además, en la estigmatización a los mapuches: dijo que en el sur de la cordillera hay “mucho promontonerismo” y grupos “preinsurreccionales” con “tufillo a Sendero” Luminoso.
Imagen: DyN

El titular del bloque de senadores del PJ-FpV, Miguel Ángel Pichetto, se anticipó al cumpleaños de sus declaraciones xenófobas, con las que había calificado de “resaca” a los ciudadanos peruanos que “toman” las villas, y lo festejó con una arenga a favor de la estigmatización de las comunidades mapuches y de la “reconciliación” con el Ejército. Con una elocuente jerga castrense, recomendó que las Fuerzas Armadas deben “tener una presencia disuasoria en la Patagonia” porque, advirtió, en esa zona hay “mucho promontonerismo” y grupos “preinsurreccionales” con “tufillo a Sendero” Luminoso.

Los calificativos fueron dirigidos a la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), el grupo al que el Gobierno de Mauricio Macri le endilga tareas vinculadas al “terrorismo” y sobre el cual echó un manto de sospechas por la desaparición de Santiago Maldonado.

De hecho, el estallido marcial de Pichetto fue precisamente cuando se refirió al joven cuyo paradero se desconoce desde el 1 de agosto. El  senador pidió “que se sepa la verdad” sobre ese hecho porque la defensa de los derechos humanos en el país "es un estándar de la sociedad". Pero, no obstante, recomendó que “una vez esclarecido” este hecho, “hay que dar el debate sobre lo que significa la RAM: un grupo violento y preinsurreccional".

"En la cordillera hay tufillo a Sendero (Luminoso). Hay mucha voluntad de luchar por las nobles causas, pero hay mucho protomontonerismo en la frontera", lanzó. Luego de este exordio dio su conclusión: “Recuperar las Fuerzas Armadas para tener una presencia disuasoria en la Patagonia.” Para ello, recomendó promover la “reconciliación” y el “perdón” del Ejército con la sociedad; dos argumentos largamente rechazados por los organismos de derechos humanos.

Las declaraciones castrenses de Pichetto fueron hechas durante su participación en un encuentro denominado "Proyecto Nacional de Desarrollo: la Argentina que Viene", que tuvo lugar en el Hotel Castelar y que fue organizado por el titular de la Asociación del Personal de Organismo de Control (APOC) y director de la revista Movimiento 21, Hugo Quintana. Allí se amontonaron dirigentes peronistas, algunos retirados y otros en acción pero todos críticos al kirchnerismo, para conversar sobre la interna del justicialismo.

En ese marco, Pichetto les recomendó “leer a Perón de nuevo, al del ’74, cuando volvió” y tuvo a su lado al influyente ministro de Bienestar Social, José López Rega, creador de la organización criminal Triple A (Alianza Anticomunista Argentina).

No es la primera vez que el senador peronista se expresa de esta manera. En noviembre del año pasado lo había hecho con otra minoría cuando llamó a “controlar la inmigración” en el país. Perú, dijo por entonces, “transfirió a todo el esquema narcotraficante” a “las principales villas de la Argentina, que están tomadas por peruanos. La Argentina incorpora toda esta resaca”.

También le dedicó una frase discriminatoria a Bolivia: “El problema es que siempre funcionamos como ajuste social de ese país”, dijo en alusión a los inmigrantes. Un tiempo más atrás tildó de “mafia senegalesa” a esa comunidad africana en la Argentina criticó esta vez la “cultura igualitaria” vigente en el país desde 1853.

Pichetto, que durante el último año y medio permitió que el Gobierno tuviera más aliados de la oposición que legisladores propios en la Cámara alta, aprovechó el encuentro y habló de estrategia política. Dijo que la administración de Cambiemos “ha tenido la necesidad y va a seguir teniéndola, de seguir dialogando y abriendo caminos de concertación para avanzar en reformas".

También consideró que los gremios son “garantes de la gobernabilidad” y recomendó a la Casa Rosada a “mirar con más respeto y atención el rol de la CGT”. Sobre el rol del PJ, indicó que "el peor error que puede cometer el peronismo es subestimar al Gobierno" y aconsejó “trabajar con mucha inteligencia”.