Presiones a un destacado físico nuclear por una entrevista de PáginaI12
Persecución política en CNEA
Andrés Kreiner criticó la política de ciencia y técnica y los recortes a la actividad atómica. A raíz de sus declaraciones fue presionado por el Gobierno, lo que motivó la solidaridad de varias organizaciones del sector.
“Con miedo no se puede pensar”, dice el comunicado de ATE que denuncia presiones a Kreiner.“Con miedo no se puede pensar”, dice el comunicado de ATE que denuncia presiones a Kreiner.“Con miedo no se puede pensar”, dice el comunicado de ATE que denuncia presiones a Kreiner.“Con miedo no se puede pensar”, dice el comunicado de ATE que denuncia presiones a Kreiner.“Con miedo no se puede pensar”, dice el comunicado de ATE que denuncia presiones a Kreiner.
“Con miedo no se puede pensar”, dice el comunicado de ATE que denuncia presiones a Kreiner. 

El prestigioso físico nuclear Andrés Kreiner le concedió una entrevista a PáginaI12, publicada el 18 de septiembre, en la que criticó la política de ciencia y técnica oficial y se mostró preocupado por los recortes en la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y la falta de avances en la construcción de la cuarta y la quinta central. Esa misma semana una autoridad de la CNEA lo citó para manifestarle el malestar que habían generado en el gobierno sus afirmaciones. A raíz de la presión que recibió, la Asociación de Profesionales de la Comisión Nacional de Energía Atómica y la Actividad Nuclear emitió un comunicado solidarizándose con Kreiner. Además, ATE-CNEA, Delegados de ATE Bariloche, ATE Verde y Blanca, Masa Crítica, CNEA UyO y Científicos y Universitarios Autoconvocados, entre otras organizaciones, emitieron una declaración en la que denunciaron la presión que recibió Kreiner. “Repudiamos enfáticamente todo intento de impedir este debate y de acallar voces críticas”, aseguraron.

En la entrevista con PáginaI12, Kreiner cuestionó el corte en la incorporación de becarios doctorales y posdoctorales al Conicet. “Fue una decisión política que lamentablemente las autoridades que continuaron al frente del Ministerio de Ciencia avalaron y empezaron a justificar diciendo que el Conicet no podía continuar con ese ritmo de crecimiento, que era insostenible, lo que de ninguna manera es cierto”, aseguró. Para demostrarlo recordó que el número de investigadores por 1000 miembros de la Población Económicamente Activa en Argentina es de aproximadamente 3, la meta prevista en el plan Argentina Innovadora 2020 era de 4,7 y países como Canadá, Estados Unidos y Australia tienen entre 8 y 9.

Kreiner también denunció que a principios de año la CNEA había sufrido un fuerte recorte presupuestario en términos reales. “Exceptuando la construcción del RA-10 y el reactor Carem (primer reactor de baja potencia realizado íntegramente con tecnología nacional), el presupuesto de todos los demás proyectos se redujo a cero. En ese momento, se advirtió que no era posible llevarlos a cero porque había contratos firmados y órdenes de compra emitidas, las cuales hubieran desembocado en juicios. Con buen criterio, las autoridades de la CNEA restituyeron parte del presupuesto, retrayendo dinero de los otros grandes proyectos”, relató.

A su vez, se mostró disconforme con la manera en que el gobierno llevó adelante la negociación para tratar de instalar la quinta central nuclear en Río Negro, iniciativa que terminó siendo rechazada por el gobernador y el parlamento provincial. “Lo que hemos intercambiado con otros colegas de la CNEA es que evidentemente no hubo un manejo inteligente de la cuestión. Se puso como un hecho consumado que la quinta central se instalaría en la provincia sin haber hecho un trabajo previo de esclarecimiento, de debate público, como para disipar dudas genuinas, quizás impulsadas por desconocimiento”, remarcó. Por último, se refirió a la falta de avances en la construcción de Atucha III luego de casi dos años de gobierno. “El inicio de la cuarta central se demoró mucho. Se suponía que ya debería estar en marcha, pero no se ven avances concretos”, sostuvo.

Kreiner es una eminencia dentro del sector nuclear argentino con una amplia trayectoria local e internacional. Por lo tanto, sus palabras tuvieron un fuerte impacto en el sector y provocaron malestar en el gobierno, fundamentalmente en el subsecretario de Energía Nuclear, Julián Gadano, quien el día de la publicación de la entrevista se encontraba en Viena para participar en la 61° Conferencia General del Organismo Internacional de Energía Atómica.

La reacción oficial no se hizo esperar. Esa misma semana las autoridades de la CNEA lo citaron a un encuentro en el que le transmitieron que estaban en medio de una delicada negociación por el presupuesto y que sus declaraciones habían caído muy mal “arriba”. Le remarcaron que como funcionario no debería haber hecho afirmaciones sobre la institución y le recordaron que este año se había invertido mucho dinero en su proyecto. Kreiner respondió que como ciudadano tenía el derecho a expresarse libremente sobre los problemas del país y que no se dejaría censurar.

La Asociación de Profesionales de la Comisión Nacional de Energía Atómica y la Actividad Nuclear emitió ayer un comunicado en respaldo a Kreiner. “La Apcnean rechaza enfáticamente este tipo de presiones por inadmisibles ya que conculcan elementales derechos que hacen a pilares fundamentales de nuestra institucionalidad. Al mismo tiempo, hace llegar su solidaridad al Dr. Kreiner y requiere de las autoridades de la CNEA que se abstengan de reiterar posturas como la adoptada haciendo saber que las mismas no serán toleradas”, dice el texto.

ATE CNEA y otra serie de organizaciones del sector hicieron lo mismo en un comunicado titulado “Con miedo no se puede pensar: reflexiones sobre la libertad de expresión”. “Exigimos a las autoridades de la CNEA el cese inmediato de cualquier forma de censura y persecución, y las hacemos responsables ante cualquier eventual intento de sanción por motivos políticos”, concluye el texto.

[email protected]