El común denominador entre Colón y Gimnasia y Esgrima es que ambos equipos entrenan bajo amenaza. El plantel sabalero hace más de un mes que recibe intimidaciones anónimas por los resultados del primer equipo y lleva semanas trabajando con custodia policial. La presencia policial en los entrenamientos del equipo de Israel Damonte se extenderá toda la semana y viajará con custodia el jueves a nuestra ciudad. Una situación similar atravesó el plantel de Unión hasta el pasado sábado, cuando el equipo de Cristian González venció a Tigre y aseguró así la permanencia en la máxima categoría.