Hace unos años atrás, Fernando Szereszevsky invadió Twitter de insultos y amenazas. “Si quiero, puedo comprar todos los ejemplares de tu libro de mierda”, azuzó. Se refería a “Rockpolitik”, una obra que analizaba la cultura rock argentina en clave sociopolítica. La tapa relevaba uno de los hitos cúlmines de ese vínculo: allí aparecían Charly García y Carlos Menem. Su conchabo en el Ministerio de Capital Humano demuestra la virtud de Szereszevsky por moscardonear áreas sensibles de gobiernos neoliberales: a fines de los 90 era vocero de Alberto Kohan y, por tal función, se jacta de haber generado el vínculo entre el músico y el entonces presidente, posterizado en un encuentro en la Quinta de Olivos.