"Sin participación ciudadana, el Defensor no será para el pueblo"
Candidatos sin legitimación social
Los candidatos a ocupar el cargo de Defensor del Pueblo, vacante desde hace ocho años, se presentaron en la Comisión Bicameral de la Defensoría del Pueblo desoyendo los pedidos de 40 organizaciones no gubernamentales que les solicitaron que no aceptaran la postulación ante la falta de audiencias públicas, la publicación de los antecedentes en materia de defensa de derechos y la apertura de un proceso de impugnaciones.
Imagen: Télam

Amparados en la Ley de Defensoría, la bicameral avanzó sin consulta pública y la terna de mayoría llegará al recinto de la Cámara alta la próxima semana, donde el expresidente del bloque de diputados peronistas durante el menemismo Humberto Roggero, el diputado provincial del Frente Renovador Jorge Sarghini o el Defensor del Pueblo de la Ciudad, Alejandro Amor, deberán conseguir los dos tercios de los votos. 

"Los candidatos dieron discursos de diez minutos en los que en ningún momento plantearon la impugnación a las candidaturas, ni la posibilidad de declinarlas, ni respondieron al comunicado de las organizaciones", lamentó Mercedes De los Santos, coordinadora del área de instituciones y gobierno de Directorio Legislativo. "En una exposición de diez minutos es muy difícil juzgar la idoneidad de un candidato para cumplir con el rol de la defensa de derechos. Lo que debía haberse hecho era un proceso previo participativo de evaluación", completó en diálogo con PáginaI12.  

Ante la repentina convocatoria de la presidenta de la bicameral, la senadora del PRO Marta Varela, a una audiencia para avanzar en la elección de los candidatos "a espaldas de la ciudadanía", una decena de organizaciones, entre ellas ACIJ, FEIM, Poder Ciudadano y el CELS, advirtieron que "sin participación ciudadana, el Defensor no será para el pueblo". A pesar del reclamo, Cambiemos, el PJ y el Frente Renovador aprobaron la iniciativa.

Frente a la terna integrada por Roggero —que cuenta en su currículum una cruzada por el establecimiento de una mesa de diálogo que anulara el proceso de Memoria, Verdad y Justicia sobre los crímenes de la última dictadura militar—, Sarghini y Amor, otras organizaciones no gubernamentales se sumaron al reclamo, y advirtieron la ausencia de candidatas mujeres, exigieron a los candidatos que declinaran las postulaciones "hasta tanto se realice un procedimiento amplio, transparente y participativo", ya que, de lo contrario, estarían "traicionando antes de asumir el mandato que pretenden ejercer". 

En las exposiciones para defender sus iniciativas en caso de cubrir el cargo que está vacante desde 2009, tras la renuncia de Eduardo Mondino, los candidatos no hicieron referencia a las críticas acerca de los mecanismos de la elección de la terna, pero se mostraron de acuerdo en designar mujeres en los puestos de defensores adjuntos, y el actual Defensor del Pueblo de la Ciudad prometió avanzar en una reforma de Ley de Defensoría, que sí contemple audiencias públicas, en caso de conseguir los votos de los dos tercios de ambas Cámaras. 

La presidenta de la bicameral y la titular del bloque del Frente Renovador, Graciela Camaño, quien integra la comisión como vocal, defendieron la designación de la terna al ampararse en la Ley de la Defensoría, de 1993, que no contempla audiencias públicas. Sin embargo, los organismos recordaron que los Principios de París de la ONU y del International Ombudsman Institute, suscriptos por la Argentina, recomiendan abrir instancias públicas, al igual que las prácticas legislativas del propio Congreso, respecto de la elección de jueces, procurador general y otros funcionarios. 

La coordinadora de Directorio Legislativo también recordó que el modo en que la bicameral avanzó en la elección de la terna "incumple con la carta de la Alianza para el Gobierno Abierto, que contempla un proceso participativo para la elección del defensor, y fue firmada por la Argentina en 2016".