Rechazo a la creación de la Universidad de Formación Docente de la Ciudad
En marcha contra la reforma
Frente a la Legislatura porteña, los rectores, docentes y estudiantes de los 29 institutos de formación docente reclamaron su continuidad y criticaron el proyecto oficial por “autoritario e inconsulto”. “Buscan eliminar el pensamiento crítico y la pluralidad de voces”, denunciaron.
Una vigilia frente a la Legislatura de la Ciudad para defender los institutos docentes.Una vigilia frente a la Legislatura de la Ciudad para defender los institutos docentes.Una vigilia frente a la Legislatura de la Ciudad para defender los institutos docentes.Una vigilia frente a la Legislatura de la Ciudad para defender los institutos docentes.Una vigilia frente a la Legislatura de la Ciudad para defender los institutos docentes.
Una vigilia frente a la Legislatura de la Ciudad para defender los institutos docentes. 

Estudiantes, docentes y rectores de los 29 Institutos de Formación Docente (IDF) de la Ciudad se concentraron ayer frente a la Legislatura porteña en rechazo de la creación de la Universidad de Formación Docente de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (UniCABA), que reemplazaría a los 29 institutos estatales. El proyecto para la fundación de la UniCABA fue enviado a la Legislatura por el ejecutivo de la Ciudad el 1º de diciembre y será tratado en marzo, según precisaron fuentes de la Legislatura. Frente al palacio legislativo se realizó una sesión abierta del Consejo de Educación Superior de Gestión Estatal de la Ciudad (Cesge), conformado por los rectores de los 29 institutos, de la que participaron, además, los docentes, los centros de estudiantes de todos los establecimientos y representantes de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) y Asociación Docente de la Ciudad de Buenos Aires (Ademys). En la asamblea se votó de manera unánime “ratificar el rechazo al cierre de los 29 institutos: profesorados, psicopedagogía, traductorados y pedagogía social” y “exigir a las autoridades ministeriales que retiren el proyecto de ley, creación de la UniCABA, de la Legislatura”. Los reclamos fueron plasmados en un documento, entregado al legislador Maximiliano Ferraro, de Vamos Juntos, presidente de la Comisión de Educación. 

“No vamos a aceptar un proyecto que significa la destrucción de nuestros institutos, en los que venimos trabajando y debatiendo desde hace muchos años”, dijo a PáginaI12 Patricia Simeone, presidenta del Cesge y rectora del Instituto Joaquín V. González. “Un proyecto de este tipo tiene que ser debatido y consensuado con toda la comunidad educativa. Esto está lejos de ser una propuesta educativa y pedagógica seria”, remarcó luego. Simeone explicó que los rectores de los 29 institutos “colaboramos y pensamos en proyectos de reformas constantemente, pero nunca se nos presentó una propuesta para cambiar la estructura de los institutos. El 22 de noviembre nos levantamos y nos encontramos con que querían disolver todos los establecimientos”. Para evaluar cómo continuarán con el reclamo, el lunes habrá una reunión del Consejo de la que participarán los rectores y representantes de UTE y Ademys.  

El documento leído ayer enumeraba como fundamentos del rechazo al proyecto que la iniciativa “representa el cierre y desintegración de los 29 institutos”; “presenta un carácter autoritario e inconsulto”, ya que “no se han habilitado los espacios de discusión en donde se planteen las problemáticas reales de la formación docente, así como las problemáticas que atañen a nuestras cursadas cotidianas que van desde temas académicos hasta de infraestructura”. Luego apunta que “el gobierno plantea la necesidad de una homogeneidad académica que elimina el pensamiento crítico y la pluralidad de las voces”; “no queda claro el status jurisdiccional o nacional de esta nueva supuesta Universidad”; y “encubre un recorte presupuestario considerando la educación como un gasto y no como una inversión a futuro”.

La presidenta del Cesge sostuvo que detrás del proyecto hay “evidentemente causas económicas; la creación de la Universidad va a implicar un recorte importante: de 29 equipos directivos va a pasar a haber uno, puesto por el Ejecutivo”. Pero, además, según Simeone esto está relacionado con “la desarticulación de los consejos directivos de los institutos”. “Nuestras instituciones son muy ricas democráticamente y consideramos la vida política y democrática dentro de las mismas como parte de la formación de pensamiento crítico para los estudiantes. El proyecto las destruye de cuajo”, aseguró. 

En la misma línea, la secretaria de Educación de UTE, Angélica Graciano, advirtió en comunicación con este diario que los institutos “tienen un grado de autonomía y para el gobierno de la Ciudad son inmanejables, y eso no lo toleran”. “Son instituciones históricas en la formación docente. El sistema de institutos en la Ciudad es muy rico, diverso y de gran desempeño”, añadió. Para Graciano, en suma, una de las consecuencias del proyecto es que “se van a perder muchos puestos de trabajo con este proyecto”, y señaló que “desde que asumió el gobierno de Cambiemos vienen repitiendo que en Argentina hay muchos institutos de formación docente. Ya se ve cómo los están destruyendo. En Jujuy no hay inscripciones para el año que viene en ninguno de los institutos, en Mendoza pasa algo similar y ahora en Buenos Aires presentan este proyecto para disolver los 29 institutos”. 

Mariano Romano, presidente del Centro de Estudiantes del Joaquín V. González, apuntó que el proyecto “se enmarca en un programa más general de reformas que está llevando adelante el gobierno, en el que es necesario modificar el sistema educativo en su conjunto y en ese marco la formación de los docentes”. 

Informe: Juan Funes.