Ronald Noble pidió declarar en la causa por la denuncia de Nisman
Un testigo con la verdad del caso
El ex secretario general de Interpol solicitó ser citado a declarar en la causa por la firma del Memorándum con Irán. En el escrito que presentó ante la Justicia consideró que es su "deber cooperar" con la investigación y que siempre estuvo dispuesto a hacerlo. Reiteró que la Argentina nunca pidió que se levantaran las notificaciones rojas de los iraníes acusados por el atentado a la AMIA.

El ex titular de Interpol Ronald Noble presentó un escrito al juez federal Claudio Bonadio en el que pide declarar como testigo en la causa por el Memorándum con Irán y en el cual reiteró que la Argentina no pidió el levantamiento de las alertas rojas que pesan sobre los iraníes sospechados del atentado a la AMIA. “No tengo ninguna razón para querer perjudicar o beneficiar a las personas investigadas en esta causa”, enfatizó Noble, cuyos aportes pueden desbaratar el argumento central con el que el magistrado ordenó el procesamiento y detención de funcionarios del gobierno anterior, inclusive de la ex presidenta, la senadora Cristina Kirchner.

El escrito de cuatro carillas llegó al despacho del titular del Juzgado Federal 11, en el edificio de los Tribunales de Retiro, y consta de  diez puntos en los cuales Noble fundamenta los motivos por los cuales su declaración testimonial en la causa podría ser un elemento clave. “Estoy dispuesto a concurrir inmediatamente a la Embajada o al Consulado Argentino en Emiratos Árabes Unidos donde resido” y “sería un error que el señor juez ponga en duda mi profesionalidad e imparcialidad”, enfatizó. Incluso se ofreció a declarar “por escrito o por videoconferencia” y dejó claro que declarará “sin ampararme en ninguna inmunidad”.

El ex secretario general de Interpol aseguró haber conocido al ex titular de la UFI-AMIA, Alberto Nisman, y remarcó que el propio fiscal fallecido mencionó que él, en su carácter de titular de la Policía Internacional, fue “quien impidió que se levantaran las alertas rojas”. Lo que dice la denuncia, prosigue, es que el ex canciller Héctor Timerman intentó “convencer a Noble para que ceda y autorice el cese de las notificaciones de Interpol”, algo que según Interpol no ocurrió.

“Argentina y sus representantes siempre le expresaron a Interpol que las notificaciones rojas debían mantenerse”, reforzó Noble y destacó que el organismo recibió en febrero de 2013 una nota firmada por Timerman “donde específicamente se requería se mantuvieran las notificaciones rojas, acompañando una nota protocolar conjunta de la Argentina y la República Islámica de Irán que daba cuenta que los dos países habían firmado el Memorándum". Es más, volvió  a explicar que el único pedido para que el levantamiento de las capturas fuera tratado por la Asamblea General de Interpol debía provenir del juez de la causa, Rodolfo Canicoba Corral.

Noble admitió, también, que “es cierto que desde ese momento la República Islámica de Irán consideró que el punto 7 de Memorándum exigía la remoción de las notificaciones rojas”, pero aclaró que “para evitar toda confusión ordené que se agregara un texto en las mismas notificaciones rojas dejando en claro que estas no eran afectadas en su vigencia por la firma del Memorándum”. Agregó, además, que “conversé sobre el tema con el propio fiscal Nisman, quien respaldó mi iniciativa y quizás su reconocimiento a mi rol se refería a esta decisión”.

Noble consideró que es un “deber cooperar” con la Justicia argentina y solicitó que su declaración “se agregue rápidamente a esta causa judicial donde hay personas detenidas provisoriamente”. “Creo que es importante que los jueces de la Cámara de Apelaciones que revisen su decisión puedan tener en cuenta la posibilidad de contar con mi testimonio para proseguir con la investigación”, añadió.

No es la primera vez que Noble explica al dedillo las razones que pondrían en jaque las acusaciones de Bonadio contra funcionarios y ex dirigentes sociales y que ofrece pruebas de ello (que por ser de carácter confidencial no las hace públicas sino que se las ofrece al juez de manera privada). Desde que el magistrado procesó a CFK y ordenó detener a Timerman y al ex secretario Legal y Técnico Carlos Zannini, Noble utilizó su cuenta personal de Twitter para decir y probar que la resolución de Bonadio “es falsa y engañosa”.

“Si bien entiendo que solo el señor juez puede incorporar material a la causa judicial, envío también una copia al email oficial de la Cámara de Apelaciones a fin de que ellos conozcan las pruebas que se podrían agregar a esta causa”, indica otro de los puntos del escrito que esta mañana llegó a Buenos Aires.

En uno de esos anexos, agrega, “le explico en detalle los antecedentes del problema, los detalles de las reuniones mantenidas y los documentos que avalan mis dichos”. De la misma manera, sostuvo que “esos datos deben ser tomados en cuenta en esta causa” porque “pueden contribuir a establecer la verdad”.

Por otra parte, dedicó varios párrafos a explicar que conocía la labor de Nisman y dijo haber lamentado “el violento fin de su vida”. Por ello dejó claro que es “imperio conocer cómo se produjo” esa muerte y subrayó que “esa penosa circunstancia no va a afectar la veracidad de mi testimonio”.

También lamentó “profundamente” que el Juzgado Federal 11 no se haya podido comunicar con él durante estos años y para dejar clara su voluntad de colaborar remarcó que si el juez lo cita “voy a explicarle en detalle lo ocurrido para que toda inferencia errónea de que no deseo colaborar con la investigación se pueda disipar”.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ