Medios y comunicación
El retiro (in)voluntario de los medios públicos
Ezequiel Rivero denuncia la política de “retiros voluntarios” en Encuentro, PakaPaka y DeporTV como parte de la decisión del Gobierno que apunta al desmantelamiento de estas señales.

La política de “dotaciones óptimas”con la que el Gobierno busca reducir la planta de estatales se extiende ahora con más fuerza a los medios de comunicación. Tras el envión de octubre,el Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos (SFMyCP), ente que administra las señales Encuentro, PakaPaka y DeporTV, junto a otras estaciones públicas de radio y televisión y algunos proyectos culturales, “invita” a los empleados de esos canales a acogerse al retiro voluntario. La medida resultó efectiva y desde el viernes pasado, más de 100 de los 240 que componen la planta total de empleados, comenzaron a firmar sus retiros, poniendo en duda el futuro de estos proyectos. 

Además de las razones económicas, ¿qué motiva a casi la mitad de los empleados de empresas de vanguardia y prestigio, en su mayoría jóvenes profesionales, a renunciar u optar por el retiro? Para el delegado gremial Sebastián Struciat la opción por los retiros no puede ser leída por fuera de la “presión psicológica de no conocer el destino de las señales, de la poca información y el desinterés que se observa dentro la empresa”.

Las señales Encuentro (2007), PakaPaka (2010) y DeporTV (2012), se crearon con objetivos educativos y funcionaron dentro del Ministerio de Educación de la Nación hasta 2016, cuando el SFMyCP las absorbió asumiendo su manejo y administración. Desde entonces comenzó un periodo de transición signado por una interna política entre Esteban Bullrich, entonces Ministro de Educación, y Hernán Lombardi, que tomó la forma de un doble comando que ralentizó decisiones administrativas y de producción, y sembró incertidumbre entre los empleados, muchos de los cuales quedaron sin tareas.

La conflictividad gremial se había iniciado en marzo de este año tras el despido de seis trabajadores de planta permanente de distintas áreas. Luego de 45 días de paros, asambleas y movilizaciones, una persona fue reincorporada. Sin embargo, “el conflicto generó mucho desgaste. Durante ese mes y medio estuvo poblado de aprietes por parte de los directores, amenazas e incluso en un momento fuimos grabados por parte de los directivos al momento de manifestarnos, con una intención clara de amedrentar”, recuerda Sebastián “el japonés” Struciat, delegado de base de los tres canales.

Valeria Dotro, responsable de Contenidos de PakaPaka hasta diciembre de 2016, explica que decidió renunciar porque “desde la llegada de la nueva gestión comenzó a desdibujarse el proyecto sin una idea clara de cuál era el nuevo proyecto”. El organigrama dejó de ser claro y el área de contenidos a su cargo, perdió incidencia en la toma de decisiones: “en los últimos meses yo prácticamente no trabajaba. No tenía trabajo para hacer”, agrega la ex funcionaria, que participó de la creación del canal.

En la misma línea, Julián Reynoso, un ex empleado de Programación en PakaPaka, asegura que “bajo la nueva gestión sufrimos un congelamiento de las tareas, una desaparición total de objetivos”. Según Reynoso “se desmantelaron los objetivos educativos del canal”, pero no se establecieron cuáles serían los nuevos lineamientos. “La sensación fue de ´casa tomada´, pasamos a ser ajenos en el lugar que nosotros mismos habíamos construido como parte de la sociedad”, agrega. 

Al agotamiento por la falta de tareas y la virtual parálisis que generó la conducción bifronte, se sumó la incertidumbre sobre la renovación de los contratos a plazo fijo, que comenzaron a firmarse a tres o cuatro meses; según explicaban las autoridades, por la inminente transferencia de las señales a la órbita del Sistema Federal, lo que hacía imposible tomar decisiones de largo aliento. Para Sebastián Rodríguez Mora, “el desmantelamiento es eso: la imposibilidad de hacer, lo cual te desmantela a vos como trabajador y creativo las ganas de estar ahí”, afirma este ex integrante del área de Accesibilidad , quien el viernes pasado firmó su retiro “voluntario”. 

“Nunca pensamos que tantos trabajadores se irían”, lamenta Christian Stauffacher, Delegado gremial y coordinador de Posproducción en Encuentro y PakaPaka. Con la planta de empleados diezmada la operatividad de algunos sectores estaría al límite de sus posibilidades. En efecto, la baja de otros 21 contratos a plazo fijo previstos para este mes fue pospuesta hasta fines de febrero de 2018 para no afectar completamente la puesta al aire de los canales. “Desde hace meses venimos preguntando cuál es el destino de los canales pero nunca obtuvimos ninguna respuesta clara”, afirma Stauffacher. Consultados sobre los planes oficiales para estas señales, desde el SFMyCPno se emitieron comentarios.

* Magíster en Industrias Culturales (UNQ). Becario Doctoral Conicet (CEA-UNC) y doctorando de la Facultad de Ciencias Sociales (FSOC UBA). En Twitter @skielrivero 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ