Doce muertos en un edificio en medio de la ola polar que azota a Nueva York
El peor incendio a 10 grados bajo cero
Un nene de tres años jugando con la hornalla de la cocina desencadenó el peor incendio de los últimos 25 años en la ciudad. Es el que más víctimas ocasionó, con excepción de los provocados por los atentados de septiembre de 2001.
El fuego tomó rápidamente las cinco plantas del edificio porque las escaleras actuaron de chimenea.El fuego tomó rápidamente las cinco plantas del edificio porque las escaleras actuaron de chimenea.El fuego tomó rápidamente las cinco plantas del edificio porque las escaleras actuaron de chimenea.El fuego tomó rápidamente las cinco plantas del edificio porque las escaleras actuaron de chimenea.El fuego tomó rápidamente las cinco plantas del edificio porque las escaleras actuaron de chimenea.
El fuego tomó rápidamente las cinco plantas del edificio porque las escaleras actuaron de chimenea. 

Un feroz incendio que en la noche del jueves dejó 12 personas muertas y destruyó varios apartamentos en Nueva York, el peor registrado en la ciudad en 25 años, se inició con un niño que jugaba con una cocina, informaron los bomberos ayer. “Verificamos que el fuego se originó en una cocina del primer piso. Fue iniciado por un niño, de tres años y medio, que jugaba con la hornalla de una cocina”, informó a la prensa el jefe del Cuerpo de Bomberos de la ciudad, Daniel Nigro. El edificio, en la avenida Prospect, cerca del zoológico del Bronx, tenía 25 departamentos. Según el alcalde, fue levantado hace más de un siglo y no tenía “nada problemático” que representara riesgos para la seguridad.

De acuerdo con el funcionario, una vez que comenzó el fuego “la madre no lo percibió. Ella apenas se dio cuenta por los gritos del niño”. Inmediatamente, dijo Nigro, la mujer abandonó el apartamento con sus hijos de tres y dos años, dejando la puerta abierta. El fuego rápidamente se expandió a los pisos superiores del edificio de cinco plantas, ya que las escaleras actuaron como chimeneas.

Las llamas se propagaron tan rápidamente que muchas familias que vivían en los pisos superiores apenas tuvieron tiempo de escapar y ponerse a salvo. De acuerdo con el funcionario, los bomberos tardaron poco más de tres minutos en llegar al edificio en llamas. “Había por lo menos veinte personas en las escaleras de incendio (situadas en la parte exterior del edificio) cuando nuestros equipos llegaron”, dijo. “Cuatro personas que resultaron gravemente heridas aún están hospitalizadas y luchan por sus vidas”, añadió.

El alcalde Bill de Blasio había informado de la muerte de 12 neoyorquinos en el incendio, al que calificó de “indescriptible tragedia”, y destacó especialmente que se haya producido en medio de las fiestas navideñas. Entre los muertos hay tres niñas de entre uno y siete años y un adolescente no identificado, dijo la policía. “Este es el peor incendio que hayamos tenido en esta ciudad desde al menos un cuarto de siglo”, afirmó el alcalde.

Los bomberos pudieron rescatar a doce personas fallecidas pero aún continúan registrando el edificio en busca de otras posibles víctimas, señaló. Cinco de las víctimas perecieron repartidas en las cinco plantas del edificio, unas por quemaduras y otras por el humo, dentro del edificio al extenderse rápidamente las llamas, y el resto cuando eran trasladadas al hospital o recibían atención médica. El máximo responsable de los bomberos insistió en la necesidad de que cuando sucede un accidente como éste se cierren las puertas para evitar que el fuego se extienda.

“Fue muy duro. Todavía tengo las imágenes en la cabeza, no me las puedo borrar”, dijo Joel Rodríguez. Este hombre de 40 años vive en la planta baja del edificio y pudo salir sin problemas, aunque el humo puso “completamente negras” las áreas comunes. Rodríguez no olvida a sus vecinos huyendo del fuego “desnudos” o “expuestos” por las quemaduras que sufrieron. Pasó la noche entre su auto y el hospital, donde su mujer se recupera tras haber inhalado humo.

Desde el edificio de enfrente, Rafik Al-Jabali presenció el incendio: “Ocurrió así de rápido”, dice a la vez que chasquea los dedos. Este vecino de 47 años, que atiende una tienda de comestibles cercana, asegura que para cuando sintió el humo y se asomó a la ventana ya estaban allí los bomberos y poco después vio que sacaban a una mujer en una camilla: “Ya estaba muerta”, dijo, bajando la mirada.

“Murió gente en varios pisos y su edad va de un año a más de 50”, aseguró también el jefe de bomberos Nigro. Varios medios consignaron que fueron encontradas dos personas muertas en una bañera llena de agua en la que parece que intentaron refugiarse de las llamas. “Esta tragedia es histórica sin ninguna duda debido a su magnitud”, destacó Nigro.

Una escuela que se encuentra cerca del lugar del siniestro fue transformada en centro de emergencia para los habitantes del inmueble incendiado, ya que la temperatura era extremadamente fría, de alrededor de 10 C bajo cero, por la ola polar que azota Nueva York.

El incendio se produjo no muy lejos del zoológico del Bronx, uno de los lugares más visitados de la ciudad. Hace diez días, una mujer y sus tres hijos perdieron la vida en el incendio de su vivienda en Brooklyn, otro barrio de Nueva York. En marzo de 2007, diez personas murieron, también en el Bronx, en el incendio de una casa en la que vivían dos familias malíes.

El incendio con más víctimas se registró el 25 de marzo de 1990, cuando 87 personas perecieron por un fuego que se desató en la discoteca Happy Land, del Bronx, un distrito con una fuerte presencia de representantes de la comunidad latina.

El del jueves a la noche fue el peor incendio ocurrido en la ciudad desde 1990, sin contar los producidos por los atentados del 11 de septiembre de 2001, que costaron la vida a más de 2600 personas.