Aguas(re)fuertes

Fichines vocacionales 

La generación Millennial, y la recién sacada del horno Centennial, crecieron junto al apogeo del videojuego y el nacimiento de tecnicaturas que prometen vagamente una orientación al mundo del fichín. La fantasía tomó color con muestras de desarrolladores locales, medios que dan espacio al mundo nerd y mega-convenciones, como la Argentina Game Show, que escenifican la alfombra roja de la industria gamer.

Pero detrás de las luces led y los stands de durlock hay una realidad incomodísima: el mercado del desarrollo de videojuegos es casi inexistente. El número de escuelas sobrepasa enormemente el de empresas dispuestas a contratar personas del rubro. El recién egresado está condenado a trabajar en una empresa tercerizada por una compañía extranjera o a probar suerte creando su propia IP. 

Y la ilusión de la industria está preparada para que nadie la pinche. Los medios especializados están íntimamente relacionados con las escuelas privadas y quién mejor que ellos para promocionar su propio negocio. No es casual que en cualquier convención los stands de Image Campus o la escuela Da Vinci repartan panfletos. Más allá del prestigio de los profesores de muchos institutos, los aranceles son exorbitantes: hasta ocho mil pesos mensuales. Y no está garantizada una formación que capacite al estudiante para defenderse en el mercado actual. Muchos programas se quedan cortos en formación de manejo empresarial, marketing o administración de proyectos en equipo. Las carreras no ofrecen una formación profunda en programación y la víctima del ciclo termina, con suerte, en un trabajo para el cual no está preparada.

Se puede sacar provecho ignorando caminos express y apostando por programas públicos:  la Universidad Nacional de Tres de Febrero enseña Ingeniería en Computación, la Universidad de La Plata abarca todos los aspectos del desarrollo de un fichín y la Universidad de La Punta (San Luis) tiene una Tecnicatura de Software que permite hacer la carrera y vivir en su campus.

La industria gamer no teme dejar atrás a cientos de personas que invierten dinero para participar. La única manera de hacer frente a esta fábrica de desempleo es tomar consciencia de que existen muchas otras ofertas que no pagan espacios publicitarios.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ