A dos años de su arresto, mañana habrá una movilización en Capital

Marcha y actividades por Milagro

El Comité por la Libertad de Milagro Sala convocó a una movilización desde el Obelisco a la Casa de Jujuy ubicada en Santa Fe y Carlos Pellegrini. Además, a las 9, en paralelo a la marcha, habrá un “tuitazo” nacional con las etiquetas #2AñosPresaPolítica y #LiberenAMilagro.
Imagen: Archivo

A las 9 comenzará la concentración en el Obelisco convocada por el Comité por la Libertad de Milagro Sala, al cumplirse dos años de la detención de la líder de la Tupac Amaru y diputada del Parlasur. Luego partirá la movilización hasta la Casa de Jujuy, donde a las 11 habrá un acto de repudio contra el gobernador Gerardo Morales y las autoridades judiciales jujeñas.

De la protesta participarán organismos de Derechos Humanos, el Foro por la Democracia y la Libertad de los Presos Políticos, el Frente por el Trabajo y la Dignidad Milagro Sala  y distintas organizaciones sociales, sindicales y políticas. En paralelo, desde las 9 se lanzará un “tuitazo” nacional para instalar las etiquetas #2AñosPresaPolítica y #LiberenAMilagro.

En Jujuy también habrá actividades: a las 12 el periodista Víctor Hugo Morales dará una charla en la sede de la Tupac Amaru y a las18 la organización territorial dará una conferencia de prensa.

Milagro Sala fue arrestada el 16 de enero de 2015 luego de protagonizar un acampe de protesta frente a la gobernación de Jujuy. Una vez detenida, el Ejecutivo provincial encabezado por Morales impulsó sucesivas causas para mantenerla en prisión. La dirigente permaneció en el Penal de Alto Comedero y fue puesta definitivamente bajo arresto domiciliario a mediados de diciembre, luego de que la Corte Suprema ordenara el cumplimiento de un fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en ese sentido.

“Mi prisión domiciliaria es más prisión que domiciliaria”, definió la líder de la Tupac en una entrevista publicada ayer en Página/12. Explicó que en la Estancia El Carmen, donde permanece detenida, es custodiada por 26 gendarmes y por 24 cámaras. “Tengo que salir durante el día para que ellos me vean, controlan extremadamente las visitas que recibo y las limitan. Así que esto no es ninguna domiciliaria, esto es un traslado de cárcel a cárcel. La diferencia es que vivo con mi marido”, remarcó Sala.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ